OpiniónJavier Díaz

Aprendamos algo de esto

Ahora que vamos a tener tiempo de estar en casa sería bueno dedicarle un rato para replantearnos qué podemos hacer nosotros, pensando de nuevo en colectivo, qué tipo de mundo queremos

La novia de mi amigo imaginario

Es la gran diferencia entre la infancia y la edad adulta: crecer es borrarle el nombre a tu amigo imaginario, aunque, en cierto modo, continúe empadronado en tu cabeza

Holandeses en Hortaleza en los años cincuenta

Desde Holanda, Matty Brokking rememora la historia de sus padres, una joven pareja neerlandesa que emigró en los años cincuenta a España. Su padre encontró trabajo en una fábrica de pan de Hortaleza, y la familia todavía conserva las jarras de vino garnacho como un recuerdo de aquellos años

Se nos ve el plumero

Desde su fundación, este periódico ha heredado la tradición reivindicativa del movimiento vecinal del distrito, asumiendo esos valores como propios, y tiene pocas líneas rojas, como la xenofobia y el racismo. El periodismo de barrio lo hacemos todas y todos por amor y eso marca la diferencia, por eso ‘se nos ve el plumero’

Desnudo integral

El taxi me ofrecía una oportunidad única para charlar sin filtros con perfectos desconocidos, y fue precisamente en esas charlas casuales y azarosas donde encontré un filón literario sin precedentes

Metralla

De lo que hablamos es de una bomba en un edificio con niños dentro. Niños que serán más o menos problemáticos, pero al final niños, a los que cuidan trabajadores públicos porque sus familias no existen o están muy lejos

Ayuda desde Hortaleza para una escuela en Kenia

Alicia Puente García, profesora del colegio Esperanza de Canillas y cooperante de Agua ONG, pide ayuda al vecindario del barrio para financiar la reforma de una precaria escuela de Kenia que necesita obras para evitar su cierre

Lo que no contó Abascal de Hortaleza

El líder de Vox habló del barrio durante el debate electoral con un único propósito: ganar votos a costa de los problemas del vecindario, dibujando una caricatura grotesca de Hortaleza ante millones de espectadores

Fascistas

España siempre llega tarde, pero al final ahí tenemos a nuestros propios ultras 2.0 aullando en el Centro de Acogida de Menores de Hortaleza

Remar no significa apalear, rememos

Los vecinos y vecinas que han sentido la amenaza de un grupo de jóvenes no son los responsables de una solución que tiene que llegar desde la Puerta del Sol, pero tampoco a los menores se les debe degradar y despersonalizar para convertirlos en muñeco de nuestras frustraciones

Cargando

Pin It on Pinterest