Tras las pasadas elecciones municipales, aunque parece que muy lentamente, se abre una nueva etapa para Hortaleza. Como ocurre con los cambios, siempre son algo convulsos –sobre todo si se trata de la actualidad política– y, ante la posibilidad de que los dirigentes de turno se dejen llevar más por sus colores que por las necesidades de los barrios, la Coordinadora de Entidades del distrito se encargó de dar a conocer a mediados de mayo el Catálogo de Demandas Vecinales de Hortaleza 2019, con el objeto de que sirva de hoja de ruta para el nuevo Ayuntamiento.

No obstante, este periódico ha querido hablar con las vecinas y vecinos de los variopintos barrios que dan forma al distrito de Hortaleza para saber cuáles son las necesidades y problemas particulares a los que deberá dar solución durante los próximos cuatro años el equipo de gobierno de la Junta Municipal, encabezado por el concejal de Ciudadanos Alberto Serrano.

PRINCIPALES NECESIDADES

Sin duda, el problema estrella en toda Hortaleza sigue siendo el mantenimiento y limpieza de calles y zonas verdes –incluida la poda y sustitución del arbolado con inclinación peligrosa y el control de plagas–, así como su adaptación a personas con discapacidad. A este respecto, también destaca la demanda de que el Ayuntamiento recepcione las zonas interbloques, que se encuentran fuera de estos planes de limpieza y conservación, como ocurre en el barrio de Orisa.

El problema estrella en toda Hortaleza sigue siendo el mantenimiento y limpieza de calles y zonas verdes, así como su adaptación a personas con discapacidad

La rehabilitación de viviendas y la instalación de ascensores sigue siendo una de las prioridades de las zonas más antiguas del distrito, como San Fernando, Pinar del Rey, Manoteras y San Lorenzo –donde se ubica la asociación Pueblo de Hortaleza, cuya principal preocupación es la peatonalización del casco antiguo y la conservación de su patrimonio histórico–.

La falta de aparcamientos tanto disuasorios como vecinales empieza a ser urgente en El Bosque, Virgen del Cortijo, Sanchinarro, San Lorenzo y Villa Rosa, así como la necesidad de implementar un plan que mejore la movilidad de estas zonas, algunas aisladas de la ciudad por salidas colapsadas como Sanchinarro y otras sufriendo la incesante llegada de nuevas empresas y trabajadores a la Vía de los Poblados y Ribera del Loira, principal destino empresarial de la periferia de Madrid. También sigue demandándose la ampliación del recorrido de la línea 125 de autobús –que lleva al Hospital Ramón y Cajal– por parte de Canillas y Valdefuentes.

FALTA DE DOTACIONES

A pesar de que la población de Hortaleza supera los 180.000 habitantes, sigue habiendo mucha necesidad de dotaciones, eso sí, “de gestión pública”, como remarca la mayoría del tejido asociativo, que sigue pidiendo que tanto el Espacio de Igualdad como el centro cultural Sanchinarro dejen de estar en manos privadas.

Así, continúa la reivindicación histórica del centro cultural de Manoteras, a la que se suma Valdebebas, que, además, reclama colegios e institutos públicos paras su creciente población infantil y juvenil. También es una demanda urgente la creación de bibliotecas públicas por todo el distrito, comenzando con la prometida en la calle Arequipa –en cuyo diseño participó el vecindario el mes de mayo de 2018–.

A pesar de que la población de Hortaleza supera los 180.000 habitantes, sigue habiendo mucha necesidad de dotaciones, como bibliotecas y centros culturales y de mayores

Para los mayores, llevan años solicitando un centro en Las Cárcavas-San Antonio, demanda a la que también se suman tanto Virgen del Cortijo como Sanchinarro, que se ofrecen a compartirlo, igual que pretenden hacer con el polideportivo Oña-Sanchinarro cuando terminen las obras –lo que está previsto para el próximo mes de octubre– y se encuentre en funcionamiento.

 

(Visited 5.412 times, 4 visits today)

Comparte este/a entrada