Tres años después de lograr la aprobación del proyecto, la Congregación Religiosa de San Vicente de Paúl podría conseguir en 2019 las definitivas licencias para construir su polémico gimnasio en la plaza de la Iglesia de Hortaleza, en el corazón del antiguo pueblo.

Para conseguirlo, sin embargo, los Padres Paúles deberían realizar importantes modificaciones de su proyecto inicial, después de que la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid les haya remitido una serie de requerimientos tras evaluar el informe arqueológico y patrimonial de la zona afectada, donde se encuentran algunos de los edificios más antiguos de Hortaleza.

REQUERIMIENTOS

Según ha podido saber Hortaleza Periódico Vecinal, este organismo dependiente de la Comunidad de Madrid trasladó a los Paúles en septiembre la obligación de recuperar los patios de la decena de edificios afectados por la construcción del gimnasio, así como las bodegas subterráneas que se ocultan bajo el antiguo pueblo. Además, todos los jardines actuales se deberían preservar, así como las fachadas de los edificios de la plaza de la Iglesia de Hortaleza, algunos con más de 150 años de antigüedad.

Los requerimientos de la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid interfieren con el plan inicial de los Paúles, que pretendían levantar un macrogimnasio derribando varios edificios, y con un gran aparcamiento subterráneo. Ahora, la congregación religiosa tendrá que adaptar su proyecto, y si obtiene el visto bueno del organismo regional podrá solicitar las licencias de obras. Algo que podría suceder en 2019.

Proyecto inicial del gimnasio de los Paúles en el casco antiguo de Hortaleza

El vecindario, sin embargo, no se resigna a que los Paúles acaben metiendo las excavadoras en el corazón del antiguo pueblo de Hortaleza. A pesar de haber perdido este pasado verano un recurso contra el proyecto en los tribunales, la Plataforma en Defensa del Casco Histórico de Hortaleza ha retomado la movilización.

El pasado 23 de diciembre convocó una concentración en la plaza de la Iglesia, y sigue recaudando fondos para hacer frente a las costas judiciales que generó el recurso. Además, junto a varias entidades y asociaciones del distrito, presentará una solicitud para declarar la Iglesia de San Matías de Hortaleza y su entorno Bien de Interés Cultural (BIC) con el propósito de preservar la centenaria plaza.

BAJO SOSPECHA

El gimnasio de los Paúles será gestionado por la empresa Ingersport, en la que la Comunidad de Madrid dilapidó 2,5 millones de euros de dinero público, según ha denunciado el sindicato CGT y el Observatorio contra los Delitos Económicos en una reciente querella.

Como publicó el diario InfoLibre, tras esas inyecciones de capital, la empresa Corpfin, vinculada a la nuera de la expresidenta regional Esperanza Aguirre, compró títulos de Ingersport por 1,3 millones y declaró luego en 2015 un beneficio de 3,7 millones por su venta.

 

(Visited 513 times, 2 visits today)

Comparte este/a entrada