Las parcelas de titularidad pública deberían dotarse para usos públicos. Es decir, deberían emplearse para satisfacer la necesidad de dotaciones y servicios públicos que tengan sus vecinas y vecinos.

Solo cuando dichas demandas estuviesen satisfechas tendría que considerarse ceder estas parcelas para que se desarrollen en ellas iniciativas privadas. Eso sí, siempre mediante un concurso público y un proceso transparente, ya que estamos hablando de unos terrenos que nos pertenecen a todas y a todos y tenemos el derecho de saber a qué se van a dedicar esos recursos públicos. ¿Es este el caso de Hortaleza?

Son ampliamente conocidas las numerosas demandas vecinales que hay en el distrito. Por citar algunas de ellas, está esa más que necesaria biblioteca pública para dar servicio a un distrito de casi 200.000 habitantes con tan solo tres bibliotecas, haciendo que Hortaleza tenga una de las peores ratios de España.

Así como la creación de un centro de Formación Profesional, justamente demandado por el vecindario para construirse en la parcela de la avenida de Machupichu que ha sido cedida a Nacho Cano para su musical Malinche. Días después de conocerse la noticia, se anunciaba en los periódicos que más de 25.000 alumnos y alumnas se quedaban sin plaza en Formación Profesional en Madrid. Parece que la necesidad de este nuevo centro trasciende al distrito.

Solo cuando dichas demandas estuviesen satisfechas tendría que considerarse ceder estas parcelas para que se desarrollen en ellas iniciativas privadas

También son numerosos los problemas de vivienda en Hortaleza, que obligan a muchas vecinas y vecinos a abandonar el distrito. En septiembre hubo una manifestación en el barrio para defender el derecho a la vivienda y apoyar a vecinas como Raquel y Pili, que pueden perder sus casas por culpa de la especulación privada que está copando el mercado inmobiliario en Hortaleza la primera y por el incumplimiento de la Administración Pública en el caso de la segunda, ya que la Agencia de la Vivienda Social de la Comunidad de Madrid se niega a cumplir una sentencia judicial que la obliga a realojar a Pili y a su familia en una vivienda social.

Por si fuera poco, Hortaleza ha crecido tanto en el siglo XXI que se ha quedado sin espacio para construir vivienda asequibleLa última parcela que quedaba, la 106 de Valdebebas, situada junto al parque forestal, aquella en la que Manuela Carmena quiso ubicar el proyecto Arte-Facto con viviendas de alquiler social y espacios dotacionales en un edificio de titularidad municipal al que se opuso parte del vecindario de Valdebebas, esa parcela pronto va a pasar a manos privadas que darán lugar a un edificio de viviendas de lujo.

Estamos hablando de unos pisos que van a costar la friolera suma de alrededor de medio millón de euros, sin duda la mejor manera que tiene el Ayuntamiento de contribuir a garantizar el derecho de acceso a la vivienda a todos sus ciudadanos y ciudadanas por igual.

Por tanto, ¿están satisfechas las demandas del vecindario de Hortaleza? Esta ha sido una mínima selección de las necesidades del distrito, pero la respuesta a esta pregunta en los pocos ejemplos citados es la misma: No.

La única manera de velar por los intereses del vecindario es tener un tejido asociativo que trabaje para mejorar sus condiciones de vida

Son amplias y variadas las demandas vecinales que siguen sin solución en los distintos barrios que componen Hortaleza, entonces, ¿por qué el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid se empeñan en no atenderlas y en ceder parcelas de titularidad pública a las manos privadas? Y lo más importante, ¿qué podemos hacer como vecinas y vecinos que queremos mejorar nuestros barrios para que nos tengan en cuenta en la modificación del entorno en el que vivimos?

La única manera de velar por los intereses del vecindario es tener un tejido asociativo que trabaje para mejorar sus condiciones de vida. Esas mismas entidades y colectivos, que por suerte en Hortaleza son muchas, que han luchado para mantener viva una Feria de Asociaciones que parecía abocada al fracaso una vez más y que ha salvado in extremis la tenacidad de la Coordinadora de Entidades de Hortaleza: “Los barrios son más fuertes, están mejor cuidados y tienen más actividad cuando hay una asociación detrás velando por los intereses del vecindario y facilitando el encuentro y la puesta en común de demandas y aspiraciones que beneficien al conjunto”.

(Visited 184 times, 1 visits today)