El Ayuntamiento de Madrid ha cedido a la empresa Iberdrola una parcela municipal de más de 6.500 metros cuadrados y uso deportivo en la calle Tomás Redondo, donde la multinacional energética está construyendo un aparcamiento privado de 264 plazas que destinará a los empleados de sus oficinas de Hortaleza, ubicadas en la misma calle.

Iberdrola abonará unos 120.000 euros por la cesión durante un año de este terreno, colindante al colegio público Juan Zaragüeta. El pasado mes de julio, los partidos que forman el gobierno municipal, Partido Popular y Ciudadanos, rechazaron en el Pleno de Hortaleza acondicionar esta parcela como zona recreativa para los escolares de un centro que se encuentra encajonado entre la autopista M-40, una hormigonera y oficinas.

La cesión de la parcela se concretó el pasado 11 de marzo, tres días antes del decreto de Estado de Alarma, mediante una resolución de la Dirección General de Gestión Urbanística del Ayuntamiento, que depende del Área de Desarrollo Urbano, que dirige el concejal Mariano Fuentes de Ciudadanos.

Sin embargo, las obras del parking de Iberdrola no han comenzado hasta este mes de agosto. Hace una semana, el 18 de agosto, el partido Más Madrid daba la voz de alarma denunciando en las redes sociales la construcción del aparcamiento. La confirmación de la cesión a Iberdrola por parte del Ayuntamiento se demoró varios días hasta que el concejal de Hortaleza, Alberto Serrano, también de Ciudadanos, lo hizo con un hilo de mensajes en Twitter.

El Ayuntamiento autorizó la cesión de la parcela a Iberdrola el pasado 11 de marzo, tres días antes del decreto de Estado de Alarma

“Efectivamente, la parcela de enfrente del colegio Juan Zaragüeta se está acondicionando de uso provisional para parking”, explicó el edil en esta red social, donde manifestó su rechazo a la decisión del departamento de su compañero de partido Mariano Fuentes.

“La Junta Municipal de Hortaleza no está conforme con esta autorización otorgada por la Dirección General de Gestión Urbanística y solicitará que no se prorrogue”. Además, Serrano señalaba que “la situación no es irreversible” porque se trata de una cesión temporal, y se disculpaba por “no estar suficientemente informado sobre la situación de esta parcela” en el Pleno de Hortaleza del mes de julio.

UN COLEGIO RODEADO DE HUMOS

En aquella sesión, el grupo Más Madrid presentó una proposición para mejorar los accesos al colegio público Juan Zaragüeta y acondicionar la parcela colindante “como zona infantil y de juegos para favorecer la convivencia del centro”.

La comunidad educativa del Zaragüeta lleva alertando desde hace años de los peligros que asedian a este centro, como el incesante tráfico que provoca el complejo empresarial de Cristalia, colapsando la zona todos los días laborales, o el trasiego de los vehículos pesados que salen levantando polvaredas de la planta de hormigón de Mahorsa. Hace unos meses, la Coordinadora de AMPA de Hortaleza reclamó a la Junta de Hortaleza actuaciones “urgentes” para atajar los “graves” problemas de acceso a este colegio.

El Juan Zaragüeta, donde estudian 450 escolares, ampliará su capacidad este próximo curso para acoger a niños y niñas del barrio de Valdebebas que se quedaron sin plaza en el único colegio del nuevo desarrollo urbanístico, saturado con 800 alumnos y alumnas por el retraso en la construcción del Nuria Espert, un centro “fantasma” que existe jurídicamente pero cuyas obras no han comenzado.

El Juan Zaragüeta acogerá este curso a niños y niñas que se quedaron sin plaza en Valdebebas tras el retraso de la construcción de un nuevo colegio

La proposición de Más Madrid presentada en el Pleno de Hortaleza en julio trasladaba la petición de la dirección y el AMPA del centro para acondicionarlo ante los riesgos de pandemia del coronavirus: evitar aglomeraciones y utilizar espacios al aire libre es fundamental para prevenir contagios en el ámbito escolar.

En el Pleno del pasado 15 de julio ninguno de los grupos del gobierno del Ayuntamiento reveló que la parcela municipal de la calle Tomás Redondo se había cedido cuatro meses antes a Iberdrola. Tanto PP como Ciudadanos votaron en contra de la proposición argumentando que convertir esos terrenos destinados a uso deportivo en una zona de juegos conllevaba “dificultades técnicas». El concejal Alberto Serrano dijo que la propuesta requería un cambio del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), algo que consideraba “un poco desproporcionado”.

CESIÓN CONTROVERTIDA

Sin embargo, transformar la parcela municipal en un aparcamiento privado ha sido posible con una simple autorización de ocupación firmada por una funcionaria del Ayuntamiento. “Es un dedazo, todo un dedazo, y el delegado Mariano Fuentes nos tendrá que dar muchas explicaciones”, critica el concejal de Más Madrid Miguel Montejo. En el expediente al que ha tenido acceso este periódico, se establece una cesión a Iberdrola durante doce meses desde la aprobación de la resolución, que data del pasado 11 de marzo, y permite prorrogarla hasta cuatro años más “a solicitud del interesado”.

A cambio de la ocupación “temporal” de la parcela, la empresa abonará al Consistorio 120.384 euros, además de 68.031 euros como garantía de que Iberdrola devolverá el terreno en el mismo estado en el que lo recibió, aunque las obras del aparcamiento ya se han llevado por delante varios árboles que habían crecido en el descampado.

Arriba, la parcela de Tomás Redondo antes de su cesión a Iberdrola. Abajo, estado del terreno tras el comienzo de las obras del aparcamiento.

El vecindario de Hortaleza ha descubierto las obras del aparcamiento de Iberdrola tras apuntarse este verano dos victorias ciudadanas sobre sendos parkings en el distrito. En junio, el Pleno de Hortaleza aprobó la paralización del proyecto de aparcamiento disuasorio que el Ayuntamiento había anunciado en Mar de Cristal. A finales de julio la empresa Ingesport anunció que renunciaba a la construcción de un macrogimnasio en la centenaria plaza de la Iglesia del antiguo pueblo que pretendía derribar varios edificios históricos y contemplaba un parking subterráneo para 300 vehículos.

El Ayuntamiento de Madrid ha reaccionado con letargo a la polémica. Este periódico preguntó al Consistorio la semana pasada por la cesión de la parcela de la calle Tomás Redondo a Iberdrola. La Junta Municipal de Hortaleza aseguró no tener información y remitía al Área de Desarrollo Urbano. La primera respuesta desde Cibeles llegó este lunes, confirmando la cesión “mientras se define, se proyecta y se presupuesta la instalación deportiva o dotacional que vaya a ir en esa parcela”.

El Ayuntamiento asegura que “cuando esto ocurra cesará la ocupación y se hará el polideportivo o lo que se decida”, aunque no hay constancia de ningún proyecto de ese tipo en la parcela. Además, garantiza que la Junta de Hortaleza estaba informada de la cesión a Iberdrola, que se produjo porque no existía ninguna petición del colegio Juan Zaragüeta.

«Es decir, no se le quita al colegio para dárselo a Iberdrola. Evidentemente la situación ha cambiado en estos meses y, como la cesión es reversible, se verá si conviene más otro uso. La autorización es en precario, está sometida a que en cualquier momento el Ayuntamiento puede revocarla, de ahí su carácter provisional. Es reversible en cualquier momento», subrayan desde el Área de Desarrollo Urbano.

El Ayuntamiento de Madrid asegura que la Junta de Hortaleza conocía la cesión de la parcela a Iberdrola, aunque el concejal Alberto Serrano afirma que no estaba "suficientemente informado"

La multinacional española Iberdrola es una de las empresas eléctricas más importantes del mundo (también de las más contaminantes del país) y tiene su domicilio fiscal en Hortaleza, en el número uno de la calle Tomás Redondo, a unos 400 metros de la parcela que ha convertido en un aparcamiento para sus empleados. Desde Iberdrola rehusan ofrecer cualquier información sobre el parking y remiten al Ayuntamiento para conocer los detalles del proyecto.

Las oficinas de Iberdrola se encuentran en el parque empresarial Cristalia, una zona “al borde del colapso”, según la Policía Municipal de Hortaleza, por la densidad de edificios que se han levantado en este antiguo polígono industrial donde tuvo su fábrica Cristalería Española. La situación se agravará cuando el banco ING traslade a sus empleados desde Las Rozas a la nueva sede en la Vía de los Poblados, un inmueble que era propiedad hasta hace unos meses del fondo buitre estadounidense Blackstone.

Desde hace décadas, el movimiento vecinal de Hortaleza reclama la construcción de una estación de Cercanías en el entorno de la Vía de los Poblados que alivie los problemas de movilidad en este parque empresarial sin apenas transporte público. Las vías ya están construidas y rodean por el noreste los edificios de oficinas a apenas unos metros de sus fachadas. Desde sus puestos de trabajo, muchos empleados ven todos los días como pasan trenes que les podrían dejar en la estación de Chamartín en apenas un cuarto de hora.

Un tren de Cercanías a su paso por el parque empresarial Cristalia de la Vía de los Poblados. JAVIER PORTILLO

(Visited 7.823 times, 1 visits today)