El Ayuntamiento de Madrid adelanta dos semanas el final de la temporada en las piscinas municipales al aire libre, que cerrarán el próximo 1 de septiembre. Ese mismo día se clausurarán todos los parques de la ciudad de diez de la noche a seis de la mañana. Con estas dos medidas, el Consistorio gobernado por Partido Popular y Ciudadanos pretende contener el repunte de casos de coronavirus en la capital, donde los positivos por Covid-19 se cuentan por miles en la última semana.

“Este número de contagios no nos sitúa en la situación que teníamos en marzo y abril, pero la debemos atajar”, ha explicado el alcalde José Luis Martínez-Almeida, del Partido Popular, este jueves en rueda de prensa tras la reunión de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento. Para el regidor, estas medidas “no son especialmente gravosas, pero van en la línea de concienciar de que no podemos dar un paso atrás”.

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, de Ciudadanos, ha justificado el cierre nocturno de parques “para evitar concentraciones”, en alusión a los botellones. “Nos gustaría no tener que cerrarlos, pero se están produciendo excepciones que nos están preocupando”, ha explicado. Sobre la clausura anticipada de las piscinas de verano, Villacís ha subrayado que estas instalaciones “han sido ejemplo de buena gestión” donde no se han producido focos de coronavirus.

POSITIVOS EN EL LUIS ARAGONÉS

En Hortaleza, este verano solo han abierto las piscinas al aire libre del polideportivo Luis Aragonés, en el barrio de Villa Rosa, donde la semana pasada se registraron dos casos de coronavirus entre sus trabajadores, según confirman desde este centro deportivo municipal. En concreto, se trata de dos operarios que se habrían contagiado fuera del ámbito laboral, aunque sus compañeros de turno se encuentran en cuarentena de forma preventiva.

Estos dos positivos, aseguran desde el polideportivo, no han repercutido en el servicio y la atención a los usuarios de las piscinas, que han colmado a diario el aforo reducido de este verano. El sindicato UGT había reclamado esta semana el cierre “inmediato” de las piscinas municipales ante la propagación “descontrolada” de la pandemia en Madrid y tras la detección de hasta 19 casos de coronavirus entre el personal de estas instalaciones deportivas en toda la ciudad.

La anómala temporada de piscinas de este verano arrancó en julio, mes y medio más tarde de lo habitual, y ahora concluirá dos semanas antes de la fecha prevista inicialmente, el 15 de septiembre. El Ayuntamiento solo abrió 14 de las 22 piscinas municipales al aire libre, y lo hizo con medidas excepcionales para evitar contagios, como reducir el aforo al 30%, dividir el horario en dos turnos para realizar tareas de desinfección entremedias y vender de forma anticipada de las entradas para evitar aglomeraciones y controlar el acceso de los bañistas.

 

(Visited 380 times, 2 visits today)