Cuando un barrio pide bibliotecas y centros educativos o culturales por encima de aparcamientos o áreas de ocio, ese barrio está vivo y quiere elegir, porque leer es elegir desde antes del griego y del latín. Cuando ese barrio además sale a calle con pancartas y versos, ese barrio es más que un conjunto de calles, vehículos, votantes o contribuyentes. En ese barrio hay un magma especial y el Día del Libro en Hortaleza ha demostrado que ese barrio es el nuestro.

De hecho, no ha habido un Día del Libro. Podríamos decir que Hortaleza, de forma espontánea, ha tenido su Semana y Pico del Libro y de las Gentes que Aman los Libros y la Cultura, una explosión primaveral que nos ha unido día tras día compartiendo la palabra impresa, el amor por el conocimiento y la búsqueda interminable de otras vidas y otros mundos compartidos.

En estas fechas que evocan a Cervantes y a Shakespeare, nos hemos acordado y mucho de esa gran lectora, mujer que mucho eligió, Josefina Represa, Lectora Ejemplar de Hortaleza, título ganado en miriadas de páginas durante casi un siglo. ¿A cuántas nos inspiró con su silencioso hacer tejiendo vínculos de libertad a mujeres que aprendieron con ella? En marzo, la Junta Municipal instó a que el CAF 2 de la calle Matapozuelos se denomine Josefina Represa.

«ANTEDÍA» DEL LIBRO: 22 DE ABRIL

Nos despertaba la periodista y cronista de Hortaleza, Carmen Delgado, con un plan en que abría el apetito de cualquier lectora o lectora con las «Cosas estupendas y para todos los públicos que se pueden hacer en un día lluvioso como el de hoy en #Hortaleza si tuviéramos una #Biblioteca pública en Mar de Cristal». 

Por la tarde del antedía, las organizaciones tras las que se mueve el concurso literario Cruzar la Antártida (Danos Tiempo, Kultura Komisiyya-Manoteras, Kulture Market, Hortaleza Periódico Vecinal, Radio Enlace) convocaron un acto en Danos Tiempo en el que se hizo entrega del libro de la segunda edición del concurso y se anunciaron las bases de la tercera edición, cuyo tema es «la casa». 

Jurado del certamen ‘Cruzar la Antártida’ en el Espacio Danos Tiempo.

En esta ocasión, no aterrizó una nave espacial como cuando se hizo público el fallo del jurado, pero dos mayordomos hicieron un provechoso repaso de normas editoriales y ortográficas. Buena nota tomaron las y los presentes, que salieron ya afilando su imaginación para participar en la nueva convocatoria, aunque hasta el 31 de agosto hay tiempo para pergeñar más de una narración sobre la casa.

 

EL «DÍA DÍA» DEL LIBRO

El tiempo no se aliaba con los proyectos de la Biblioteca Municipal Huerta de la Salud pero, como dijo en la inauguración su director, Juan Jiménez, había un plan B, así que el acto del Día del Libro estaba garantizado en el anfiteatro del centro de Mayores. Libros y flores elaboradas por los niños de la biblioteca el día anterior daban luz a un acto donde también la música acompañó a los libros.

En Huerta de la Salud, continuó la tradición de años anteriores con un programa de Radio Enlace emitido en directo por Paco Aragón y Mayte Moncayo, con soporte en el estudio de Javier Robles. (En Ivoox se puede escuchar el acto.)

Este año, hubo varias novedades, entre las que destacó la participación musical de Los Julianes, un grupo de dulzaina y tamboril que mantiene la música tradicional de «Castilla la Nueva, que Madrid está incluida». Dos de sus integrantes residen en Hortaleza y, pese a su acento castellano, finalizaron el acto con una emotiva Bella ciao, el himno italiano de la resistencia antifascista que ha vuelto a hacer sonar la serie televisiva La casa de papel.

La participación fue muy alta y, progresivamente, las gradas se fueron llenando y dejando a parte del público de pie. Tras la presentación, inauguró el acto el periodista y escritor hortalino Fernando Olmeda con un poema y una salida urgente ya que se le esperaba en el acto del Ateneo de Madrid. Siguió Eva Losada Casanova, escritora y colaboradora habitual de este periódico, quien leyó un fragmento de sus última novela.

A la mesa de sonido, Paco Aragón durante la intervención de Fernando Olmeda, a quien acompaña Eva Losada. ANA NAFSI

Tras la lectura de Eva, se incorporó Alberto Serrano, concejal presidente de la Junta Municipal, quien se declaró «aficionado a las artes marciales y a la lectura». Había elegido como texto para compartir el fragmento inicial de El extranjero de Albert Camus.

Continuó Agustín Jiménez, actor, guionista, autor teatral y artista hortalino comprometido como pocos con el barrio, además de ser uno de los fundadores de Radio Enlace. ¡Cuánto debemos a Agustín por tantos actos y por tantas cabalgatas que salieron después de las galas en las sala Galileo! Pero esta vez venía con sus libros, incluido Gente «como que no». Guía práctica (y cachonda) antipersonas tóxicas.

Importantísima para el evento fue la participación de la asociación Adisli (inteligencia límite y discapacidad intelectual ligera) y de la fundación Betesda (servicios a personas con discapacidad intelectual y a sus familias), uno de cuyos integrantes recibió el premio de la Biblioteca Municipal Huerta de la Salud por haber elaborado el marcapáginas de la biblioteca.

Una de las noticias más relevantes del acto fue la presentación del sello editorial Con voz propia Hortaleza, una iniciativa Qurtuba Editores y del editor Pablo Schmilovich, quien también colabora en Hortaleza Periódico Vecinal con la sección Menudos hortalinos y otros textos. La presentación de este sello editorial tuvo como protagonista la presentación del libro Historias de Hortaleza del fallecido Juan Carlos Aragoneses, quien fuera memoria del pasado del pueblo de Hortaleza. El libro contiene tanto textos del blog Historias de Hortaleza como de textos publicados en este periódico y fue César Suárez, periodista y amigo de Juan Carlos, quien leyó un fragmento de Mi abuelo, el alcalde Jonás.

Presentación del nuevo sello editorial. De izquierda a derecha en la mesa, Juan Jiménez, Pablo Schmilovich, César Suárez y Paco Aragón. ANA NAFSI

Entre las actuaciones de los Julianes, siguieron compartiendo textos propios y ajenos multitud de personas, como el trabajador social y autor de libros Julio Rubio, cuyo poema denunciaba la violencia institucional. A Julio acompañaba el joven Mario del Ama Navidad, quien leyó un poema de su libro El aroma de las flores y hortalino, un texto que a algunos hizo recordar a aquel joven Miguel Hernández.

Otra de las escritoras que regalo al público un fragmento de su novela fue L. G. Morgan, autora de misterio y aventura cuya imaginación se está sintiendo en el barrio. De hecho, iniciativa en gran media suya ha sido el certamen literario Cruzar la Antártida y el propio Día de los Libros Vivientes.

No podemos dejar de citar a otros referentes de la cultura en el distrito, como la librera Bárbara Villaécija de la Librería de la calle Mar Negro o de la lectura que emocionó a todo el publico de dos lectoras del CEPA Dulce Chacón que también participan en la radio. Toñi Torres a sus 92 años fue capaz de arrancar un sonoro aplauso. Al final del acto, conocimos también a José Luis Belinchón, uno de los creadores del T.B.O. (Teatro de Barrio Obrero) de Vallecas.

El último en salir, como capitán de barco, fue Juan Jiménez. Dejó los libros y las rosas de papel en la biblioteca y volvió a casa tras semana de gestió. Fuera de su horario y fuera de su condición como funcionario, Juan representa el espíritu de la cultura, pero el de la cultura con mayúsculas, que, en realidad, es la del pueblo.

A sus 92 años, Toñi Torres recibió un intenso aplauso tras la lectura de su poema feminista. ANA NAFSI

La Plataforma contra el Parking de Mar de Cristal también quiso celebrar el Día del Libro. De hecho, esta plataforma es, ante todo, una reivindicación de la biblioteca de Mar de Cristal; así que, medio en broma, les proponían un cambio de nombre que incluya el prefijo «pro». Como en Huerta de la Salud, la Plataforma tuvo también un plan B, en este caso el Centro Social Okupado La Animosa, uno de los colectivos de la plataforma que ofreció su local por la previsión meteorológica.

Su jornada fue más larga y desde la 11:00 a las 20:00 horas aquel fue un nuevo reino de los libros. Hubo mucha animación, nos cuenta Raquel Collado, y muchas familias acudieron a entregar y recoger libros, un intercambio anunciado que se convirtió en un acto reivindicativo de la biblioteca. Tras la comida, se proyectó el documental Misiones pedagógicas, que dio paso a un debate sobre la cultura.

El ambiente es lo que destaca Raquel Anula, quien vio en el espacio de libro un animoso lugar de juegos que contó, incluso con un futbolín.

Mesas de intercambio de libros en el CSO La Animosa, una de la actividades del Día del Libro.

«POSDÍA» DEL LIBRO: 24 DE ABRIL

Fue la comisión de cultura de la asociación vecinal de Manoteras (Kultura Komissiya) la que convocó tras dos años de barbecho la nueva edición del Día de los Libros Vivientes, una iniciativa inspirada en Farhenheit 451, la novela de Ray Bradbury donde los libros eran destruidos y un grupo de rebeldes luchaba memorizando sus textos para que no se perdiera la cultura.

La plaza de la Soci se engalanó con portadas de libros que recorrieron todos lo puntos cardinales. Hubo mesas con libros a un euro con el que lo más jóvenes de la asociación comenzaban a financiar su campamento de verano. Además de otros puestos, cómo no, una de las mesas estuvo estuvo dedicada a tres autores de Manoteras que firmaron su ejemplares hasta donde les llegó los suministros: L. G. Morgan, Pablo Ferreras y Almudena Ortega.

Un apartado especial tuvo la sección de libros prohibidos. Se pudieron ver entre rejas ejemplares de los Versos satánicos de Salman Rushdie, el primer número de ¿Dónde está Wally? del dibujante Martin Handford o, entre otros muchos, El mago de Oz de Lyman Frank Baum.

La parte reivindicativa tuvo al otro extremo de la plaza un trono con un retrete a modo de photocall, un lugar como el de cualquier casa en el que también se lee y mucho. Esta iniciativa estaba coincide con la recogida de firmas de la Soci para que en la zona del Parque del Encuentro se instalen unos aseos públicos.

Hubo además dos talleres. En uno se proponía una acción poética para que la literatura saltara a las paredes en negro sobre blanco. El movimiento de la acción poética comenzó en 1969 y es internacional. El taller pretendió transformar cualquier frase o pensamiento en un mensaje poético positivo y llno de esperanza que contagiaran a quienes al pasar lo leyeran.

La acción poética estuvo coordinada por la mismísima criatura de Frankenstein. ANTONIO GARCÍA

El otro taller estuvo dirigido a los más pequeños y lo protagonizó la escritora Almudena Ortega a partir de su libro Yo quiero tocar la luna. Tras el cuentacuentos, con lápices y juegos los más pequeños empezaron a sentir que eran capaces de volar muy lejos y hasta de tocar la luna.

El Día de los Libros Vivientes encontró un espacio para la música, especialmente para esa transformación de poemas en canciones que han hecho que la literatura entre en más hogares. Fueron las voces de María José Perrón y de Miguel Ángel López quienes nos trajeron a Machado, a Hernández y a tantos otros. En ocasiones con el coro de cuanto publico había en el lugar.

Pero llegó el momento de que los libros vivientes hablaran y comenzó un desfile en el que oímos y escuchamos a Sinoé el egipcio acompañado de Nefertari, a la mismísima Melibea pero sin Calixto ni Celestina, a Robinson Crusoe acompañado de su discreto Viernes, a Mary Shelley con su Frankestein, a Pipi Calzaslargas y la bruja o al Viejo y el mar.

Fue en el desfile cuando uno de los libros vivientes anunció una gran noticia para el barrio: el IES Arturo Soria de Manoteras aparecía como el sexto mejor centro educativo de Madrid. Casualidades o no, un gran aplauso definió lo importante que la cultura y la educación es para este barrio que año tras año reivindica su Centro Cívico-Cultural.

Almudena Ortega durante el cuentacuentos con su disfraz de Luna. ANA NAFSI

Y DESPUÉS DEL FIN DE SEMANA DEL LIBRO

Tras el festival del fin de semana, el lunes supimos que el nuevo sello Con voz propia Hortaleza sacaba un libro de relatos en el que Jose Miguel Aragón «presta su voz a quienes no se escucha habitualmente», toda una experiencia de inmersión en la vida cotidiana de personas migrantes en nuestros barrios.

Nuevamente Radio Enlace y el libro se daban la mano el miércoles, esta vez en el CEPA Dulce Chacón. Se trataba de una nueva publicación de Carmen Bengoechea, una intrépida intelectual que recientemente abrió una librería de autoedición y que, volviendo a lo que era el saber en la antigua Grecia, hace de la Filosofía un recurso de guía para las decisiones y los aciertos de cada día.

Portada y contraportada del libro de José Miguel Aragón y presentación del libro de Carmen Bengoechea.

(Visited 374 times, 1 visits today)