La presión vecinal ha sido más fuerte que Iberdrola y ha logrado que el Ayuntamiento de Madrid rectifique y decida recuperar la parcela municipal cedida a la multinacional energética para construir un aparcamiento que desde la semana pasada alberga a 264 vehículos junto al colegio público Juan Zaragüeta de Hortaleza.

El delegado de Desarrollo Urbano del Consistorio, Mariano Fuentes, de Ciudadanos, ha anunciado que revertirá la autorización que su departamento firmó el pasado mes de marzo, tres días antes del decreto del estado de alarma, para ceder un terreno de más de 6.500 metros cuadrados en la calle Tomás Redondo a la empresa, que este verano ha construido un parking privado destinado a los empleados de su sede en el parque empresarial Cristalia, una zona al borde del colapso por la alta densidad de oficinas, levantadas en un antiguo polígono industrial sin apenas alternativas de transporte público.

Fuentes ha confirmado la reversión de la cesión a Iberdrola después de que el Pleno del Ayuntamiento de Madrid haya aprobado este miércoles una proposición del PSOE que instaba a su departamento a cancelar “inmediatamente” el convenio que ha permitido la construcción de este aparcamiento privado sobre suelo público. La propuesta ha salido adelante con el apoyo de Más Madrid y Vox, mientras el Partido Popular del alcalde José Luis Martínez-Almeida se ha abstenido, dejando solos a su socios de Ciudadanos en la defensa del parking de Iberdrola.

“Esto es lo que tiene gobernar en coalición, que no siempre tienen que estar de acuerdo todos los partidos, y cumpliremos el mandato del Pleno puesto que era una autorización temporal, que se da en precario, con la que el Ayuntamiento puede recuperar el suelo”, ha asegurado Fuentes tras la votación en el Pleno, donde había calificado el aparcamiento como un proyecto “correcto a falta de otros proyectos” que “mejora” la movilidad y la calidad del aire en la zona.

El delegado de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento ha defendido que el aparcamiento mejoraba la movilidad y la calidad del aire: "El tiempo nos dará la razón"

“Mejora sin lugar a dudas la calidad del aire del colegio ya que hay 260 coches menos dando vueltas en el entorno buscando sitio para aparcar. Mejora la movilidad de la zona porque no atrae más coches, ya que son los mismos de los empleados que trabajan en el parque empresarial. El tiempo nos dará la razón”, ha dicho el concejal de Ciudadanos en el salón de plenos de Cibeles para justificar la cesión del terreno municipal a Iberdrola a cambio de un canon de 120.000 euros anuales.

Fuentes ha subrayado que la cesión no se hizo «bajo ningún concepto a mala fe o para afectar al colegio”, y ha advertido del coste que puede conllevar la decisión aprobada en el Pleno de Cibeles para “el resarcimiento de las obras realizadas por Iberdrola”, que presupuestó 223.000 euros para acondicionar el descampado de la calle Tomás Redondo. «Ahora hay que analizar como recuperar la parcela de la mejor forma, y evidentemente tendremos que llegar a un acuerdo con ellos», ha añadido el responsable de Urbanismo del Ayuntamiento en alusión a la empresa, que consultada por este periódico ha declinado hacer «ningún comentario».

OBRAS POR SORPRESA

Las obras del aparcamiento, que comenzaron en agosto, provocaron una “desagradable sorpresa” en Hortaleza, como ha recordado la concejala socialista Mercedes González al defender su propuesta en el Pleno. Hasta este verano, nadie en el distrito tenía constancia de la cesión del terreno a Iberdrola firmada meses atrás, como aseguró el concejal presidente de Hortaleza, Alberto Serrano, que a pesar de ser compañero de partido de Mariano Fuentes manifestó su oposición al proyecto.

“La Junta Municipal de Hortaleza no está conforme con esta autorización y solicitará que no se prorrogue. Asumo responsabilidad de no estar suficientemente informado sobre la situación de esta parcela en el Pleno pasado”, escribió Serrano el 21 de agosto en Twitter. El concejal se excusaba así tras el revuelo vecinal que provocaron las obras en la misma parcela que reclamaba el colegio Juan Zaragüeta para crear una zona de ocio y esparcimiento destinada a sus 450 estudiantes ante un curso marcado por la pandemia del coronavirus: los protocolos sanitarios aconsejan actividades al aire libre y sin aglomeraciones para evitar contagios.

Con el respaldo de la comunidad educativa del Juan Zaragüeta, Más Madrid había presentado en el Pleno de Hortaleza de julio una proposición para ceder esos terrenos al colindante colegio. En aquella sesión, tanto PP como Ciudadanos votaron en contra argumentando que convertir esa parcela municipal de uso deportivo en una zona de juegos conllevaba “dificultades técnicas». El concejal Alberto Serrano dijo que la propuesta requería un cambio del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), algo que consideraba “un poco desproporcionado”. Ninguno de los partidos que forman el gobierno de coalición del Ayuntamiento revelaron entonces que el descampado se había otorgado a Iberdrola cuatro meses antes.

Estado de la parcela antes y después de la apertura del aparcamiento de Iberdrola. AMPA JUAN ZARAGÜETA

UN COLEGIO MOVILIZADO

El aparcamiento de Iberdrola abrió definitivamente el pasado 21 de septiembre, en plena Semana de la Movilidad y en víspera del Día Sin Coches, dejando hileras de vehículos estacionados frente al patio del Juan Zaragüeta, un colegio construido en los años setenta cuando todo aquello era campo, pero que en las últimas décadas ha acabado rodeado, sucesivamente, por la autopista M-40, una hormigonera, oficinas y el tráfico que estas generan a diario. Al asediado centro educativo, que este año ha ampliado su capacidad para acoger escolares del barrio de Valdebebas que se quedaron sin plaza en su barrio, solo le quedaba un flanco por el que respirar, repleto ahora de coches.

Desde hace semanas, el parking ha provocado malos humos entre la comunidad educativa del colegio, que tras reaccionar con perplejidad a las obras emprendió una movilización contra el proyecto empujada por las familias del alumnado, que desde el AMPA llevaban seis años reclamando la parcela para ampliar las instalaciones del centro educativo enclavado en un «inhóspito lugar sin parques y casi sin aceras», al que ahora habría que sumar más de 200 tubos de escape «junto a los pulmones de sus hijos», como denunciaban en un reciente comunicado.

El día de la vuelta al cole, el pasado 8 de septiembre, el AMPA del Juan Zaragüeta organizó una protesta en el aparcamiento, colgando en sus vallas lazos verdes y pancartas contra Iberdrola. En las redes sociales, las familias no han dejado de criticar la incoherencia de la multinacional, que lanza campañas apostando por la movilidad sostenible. Muchos de estos padres y madres acabaron bloqueados por Iberdrola en la red social de Twitter.

El pasado miércoles 23 de septiembre, el AMPA organizó una concentración frente a la sede de la Junta Municipal del distrito aprovechando la celebración del Pleno de Hortaleza, donde se debatieron sendas proposiciones de PSOE y Más Madrid para que se instara al Área de Desarrollo Urbano a cancelar la cesión a Iberdrola.

En aquella votación, PP y Ciudadanos se posicionaron en contra, algo que junto a la abstención de Vox provocaba un empate con las formaciones de izquierda. Hubo que recurrir al voto del concejal presidente, Alberto Serrano, que en agosto dijo rechazar al aparcamiento pero en el Pleno no apoyó la reversión del proyecto, y las proposiciones contra el parking de Iberdrola fueron rechazadas.

(Visited 1.333 times, 2 visits today)