La centenaria plaza de la Iglesia de Hortaleza, el único rincón del antiguo pueblo que permanece intacto al paso del tiempo, estaba condenada a cambiar para siempre en 2020. A principios de año, la empresa Ingesport ultimaba los detalles para construir un macrogimnasio privado con 300 plazas de aparcamiento subterráneo a tan solo cinco metros del templo neomudéjar de San Matías y derribando una decena de edificios, algunos con más de 150 años de antigüedad.

Los promotores, propietarios de la cadena Go Fit, prepararon el terreno cedido por la congregación religiosa San Vicente de Paúl talando casi un centenar de árboles el pasado mes de febrero. Sin embargo, el proyecto se vino abajo en verano: Ingesport renunciaba ante la creciente oposición vecinal y tras toparse con el rechazo de la Comisión Local de Patrimonio de Madrid.

Al final, 2020 será el año en el que se salvó la plaza de la Iglesia de Hortaleza, y de manera definitiva. La Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid pretende iniciar en las próximas semanas el procedimiento para declarar a la iglesia de San Matías como Bien de Interés Patrimonial (BIP), e incluirá dentro del entorno de protección tanto el convento de los Padres Paúles como los edificios históricos amenazados por el macrogimnasio de Ingesport, como han confirmado fuentes del organismo regional a Hortaleza Periódico Vecinal.

En cuanto se inicie este expediente, todos los edificios incluidos en la declaración de Bien de Interés Patrimonial quedarán protegidos de forma “inmediata y cautelar”. El procedimiento implica además “la suspensión de aquellas actuaciones que afecten al bien”, salvo obras de conservación que “no perjudiquen” su integridad, según indica la Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid.

La protección de la iglesia de San Matías y su entorno se aprobará, como tarde, seis meses después del inicio de la tramitación del expediente

La Plataforma en Defensa del Casco Antiguo de Hortaleza, que aglutinó la oposición al macrogimnasio de Ingesport, había solicitado a la Dirección General de Patrimonio que la iglesia de San Matías (obra neomudéjar del arquitecto Enrique María Repullés inaugurada en 1879) fuese declarada Bien de Interés Cultural (BIC), lo que implica un grado de protección superior al BIP, aunque el organismo regional nunca respondió a la propuesta. El pasado mes de octubre, el Pleno de Hortaleza aprobó una proposición para reclamaba a la Comunidad de Madrid que resolviera “con carácter de urgencia” esta solicitud vecinal.

Desde la Dirección General de Patrimonio no han detallado si el expediente que protegerá a la plaza de la Iglesia de Hortaleza surge por la solicitud de la plataforma vecinal, aunque asegura no tener constancia de la petición aprobada en Pleno de octubre. En cualquier caso, una vez que el organismo regional inicie el procedimiento, que se notificará a los Padres Paúles como dueños de los inmuebles, existe un plazo máximo de seis meses para su aprobación definitiva. Si finalmente quedan protegidos todos los edificios de la plaza (bajo los que se conservan las antiguas bodegas del pueblo de Hortaleza), los Paúles tendrán la obligación por ley “de conservarlos y custodiarlos”. Además, el Ayuntamiento de Madrid deberá incluirlos en su catálogo de bienes y espacios protegidos.

Portón de unos de los edificios más antiguos de la plaza, que fue desprotegido en 2015 para facilitar la construcción del macrogimnasio. SANDRA BLANCO

DESPROTEGIDOS PARA DERRIBARLOS

Dos de los edificios de la plaza de la Iglesia de Hortaleza que iban a derribarse para la construcción del macrogimnasio gozaban de protección hasta el año 2015. En mayo de aquel año, solo dos días antes de las elecciones municipales que acabaron con la hegemonía del Partido Popular en la capital, la Comisión de Protección del Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Madrid retiró la protección de estos edificios de datan de mediados del siglo XIX, lo que permitió desatascar el proyecto que los Paúles e Ingesport perseguían desde hacía tiempo.

En septiembre de 2016, el Pleno del Ayuntamiento aprobó definitivamente, con los votos de Ahora Madrid y Partido Popular, el Plan Especial de los Paúles que permitía la construcción del macrogimnasio. En aquella sesión, el actual alcalde José Luis Martínez-Almeida defendió con vehemencia este proyecto privado, desdeñando el patrimonio de Hortaleza. “Son edificaciones que no tienen valor, que se pueden descatalogar, y es una actuación que va a redundar en beneficio del distrito de Hortaleza”, dijo entonces, cuando era concejal del PP.

El actual alcalde Martínez-Almeida defendía el derribo de los edificios históricos de Hortaleza porque, en su opinión, "no tienen valor"

En los últimos cuatro años, solo el PP ha mantenido su apoyo a la construcción del macrogimnasio, que el vecindario de Hortaleza llevó a los tribunales y la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid paralizó de forma cautelar para evitar “daños irreparables” en el casco antiguo del barrio. En Ahora Madrid el proyecto pronto generó división, y los representantes de la formación en Hortaleza mostraron públicamente su rechazo.

Los populares, sin embargo, respaldaron el pasado mes de octubre la iniciativa del PSOE en el Pleno de Hortaleza para pedir la protección de la plaza de la Iglesia. La propuesta tuvo el apoyo de casi todos los grupos, salvo Vox que se abstuvo. En la misma sesión del Pleno se aprobó, en esta ocasión por unanimidad, otra propuesta socialista para instalar 22 paneles informativos en el casco antiguo de Hortaleza y en el pueblo de Canillas que pongan en valor la historia y el patrimonio del distrito. La intensa movilización vecinal para preservar la historia del barrio parece haber calado entre representantes políticos de todo signo.

(Visited 3.672 times, 1 visits today)