En septiembre, es tradición que Hortaleza vuelva a parecerse a un pueblo. El casco antiguo del barrio se engalana con luces de verbena, el vecindario se despierta a ritmo de charanga mañanera, una orquesta pone a las parejas a bailar pasodobles y a medianoche petardean fuegos artificiales en víspera de la procesión a la virgen. Las fiestas patronales de Hortaleza, con siglos de historia, recuerdan el pasado rural de nuestro barrio, cuando terminar la cosecha bien merecía una celebración a finales del verano.

Las Fiestas de la Virgen de la Soledad son las auténticas fiestas de Hortaleza. Su origen es remoto y se pierde en la noche de los tiempos. Hay constancia de su celebración desde el siglo XIX, aunque tras la anexión de Hortaleza a Madrid en 1950 los festejos fueron decayendo. Se dejaron de celebrar en 1963, y hubo que esperar treinta años para que el casco antiguo recuperase sus noches de verbena.

Desde 1993, las fiestas patronales han sido fijas en el calendario del barrio, aunque el año pasado se abrió un nuevo paréntesis. Organizadas por la asociación Pueblo Hortaleza, que integran vecinos y vecinas con árbol genealógico de raigambre hortalina, las Fiestas de la Virgen de la Soledad se suspendieron en 2019 por la previsión de lluvias durante todo el fin de semana en el que se habían programado. Este año, es la pandemia del coronavirus la que mantendrá confinada a la patrona en la iglesia de San Matías.

Con la suspensión de las fiestas patronales, Hortaleza cerrará 2020 sin celebraciones populares: las Fiestas de Primavera, que cumplían 40 años, también se cancelaron

“La opción que habíamos pensado era celebrar al menos una misa, pero el cura ha dicho que no quiere arriesgarse”, explica Marta Guerra, presidenta de la asociación Pueblo de Hortaleza, resignada ante la situación. “Teníamos ganas de celebrar las fiestas, pero no podemos hacer nada por las circunstancias”, apostilla.

NADA QUE CELEBRAR EN 2020

Con la cancelación de las fiestas patronales, Hortaleza cerrará 2020 sin celebraciones populares. A finales de abril, el Ayuntamiento de Madrid suspendió todas las fiestas que organiza en los distritos de la ciudad, entre ellas las Fiestas de Primavera de Hortaleza, que cumplían 40 años asentadas en el parque Pinar del Rey. Ninguna de las asociaciones vecinales que organizan festejos en sus barrios se ha planteado celebrarlos este año, disuadidas por las restricciones sanitarias y el peligro de propagación del coronavirus entre multitudes.

El grueso de las actividades de las fiestas patronales tienen como escenario la plaza de la calle Mar de Japón del casco antiguo. Un espacio renombrado el año pasado como Jardines de Josefa Arquero en homenaje a la abuela de Hortaleza, que fue vecina de la plaza durante la mayoría de sus 107 años de vida.

Este rincón del pueblo de Hortaleza, sin embargo, no se ha quedado huérfano de espectáculos este verano. Con la iniciativa Los Veranos de la Plaza, desde el pasado mes de julio la asociación Danos Tiempo organiza conciertos al aire libre y con aforo limitado en los Jardines de Josefa Arquero, que este domingo 6 de septiembre acogen una nueva actuación, protagonizada por la flautista gallega María Toro junto al pianista David Sancho. Un bálsamo para las heridas que ha dejado la pandemia en el barrio.

Concierto de Los Veranos de la Plaza organizados este verano por la asociación Danos Tiempo. SANDRA BLANCO

(Visited 169 times, 1 visits today)