Josefa Arquero Hernández pasó toda su vida en Hortaleza. Nació en un pequeño pueblo y falleció 107 años después en el barrio de una gran ciudad, aunque nunca se movió de sitio. Nadie ha vivido tantos años en Hortaleza, por eso, cuando se marchó el 12 de octubre de 2017, a unos días de cumplir 108 años, el barrio la echó de menos de inmediato. Tanto que familia y vecindario se organizaron para que Pepa, de algún modo, permaneciera para siempre en las calles de su querido pueblo.

El pasado verano, sus nietos y la asociación Danos Tiempo pidieron la palabra en el Pleno de Hortaleza para proponer que la plaza de la calle Mar de Japón, donde ‘Pepa’ vivió durante décadas, se dedicara a la abuela de Hortaleza. Se expusieron como argumentos su generosidad, la popularidad de la que gozaba entre el vecindario y por supuesto su longevidad. También que en Hortaleza no existe una sola calle que recuerde a las mujeres que nacieron en el antiguo pueblo. La mayoría de los partidos recibieron con agrado la iniciativa, y prometieron impulsarla.

En diciembre, la concejala de Hortaleza, Yolanda Rodríguez, propuso en el Pleno del distrito elevar a la Junta de Gobierno del Ayuntamiento la asignación del nombre de Josefa Arquero Hernández a la plaza del casco viejo, y fue aprobada con los apoyos de Ahora Madrid y PSOE. Ciudadanos se abstuvo, y su portavoz en Hortaleza, Juan Escrivá, afirmó que Pepa no había reunido «méritos» para ser «merecedora del homenaje». El Partido Popular también lo hizo con similares argumentos.

Pepa, sin embargo, había reunido durante más de un siglo méritos de todo tipo, como recordó su nieto Manuel Martín en esta preciosa carta. «El mérito de mi abuela fue ser una vecina cariñosa, generosa si alguien le pedía ayuda y sensible ante el dolor de los que tenía cerca, de conversación agradable y de memoria prodigiosa, que recordaba todas las historias de Hortaleza, el pueblo del que se sentía tan orgullosa, y a la que todos conocían y saludaban cuando se sentaba a la puerta de su casa, ya anciana, a “tomar el fresco” o cuando ya, en silla de ruedas, acudía a la procesión de la Virgen de la Soledad«, escribió Manuel, que considera el homenaje a su abuela un reconocimiento a «tantas abuelas que no hicieron historia pero que son historia de esta ciudad».

Este jueves, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado definitivamente denominar ‘Jardín Josefa Arquero Hernández’ a la zona verde de la calle del Mar del Japón. La abuela de Hortaleza vuelve para siempre a su plaza, y con ella la memoria de todos esos vecinos y vecinas anónimas que, de forma silenciosa, hicieron el barrio que disfrutamos.

Josefa Arquero / Foto Photoleza

 

(Visited 895 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada