El Silo de Hortaleza, el mayor icono arquitectónico del distrito, ha vuelto a cerrar sus puertas apenas un año después de su última reapertura. La emblemática construcción de Huerta de la Salud, convertida en sala de exposiciones y mirador, permanece clausurada «temporalmente» por una avería, según la Junta de Hortaleza, que comunicó el cierre la semana pasada, aunque el Silo llevaba todo el verano sin recibir visitantes.

El pasado mes de julio, el parque de Huerta de la Salud cerró al completo por obras, incluyendo la biblioteca municipal que alberga y el Silo de Hortaleza, una construcción de principios de siglo XX que es uno de los símbolos del barrio. Tanto que incluso da nombre a una cerveza artesanal.

Tras la reapertura en septiembre del parque, muchos usuarios advirtieron que el Silo se mantenía cerrado al público, aunque la Junta no comunicó oficialmente la clausura hasta el pasado 22 de octubre.

Desde la Junta de Hortaleza explican que una tubería inundó el grupo de presión de las bombas de incendios, y debe ser sustituido. «Es una obra importante desde el punto de vista económico», aseguran sin precisar la fecha en la que podrá volver a abrir al público.

REFORMAS, CIERRES Y UN OKUPA

La avería se produce sólo un año después de que culminase la enésima reforma del Silo de Hortaleza. Tras dos años de obras y 300.000 euros de inversión, el barrio recuperaba en 2018 su histórico edificio, que durante el siglo XXI ha permanecido más tiempo cerrado que abierto al vecindario.

En el años 2002, el Ayuntamiento acometió una rehabilitación integral del edificio en la que se invirtió más de medio millón de euros para instalar un ascensor y convertirlo en una sala de exposiciones accesible para todo el mundo. A pesar del dispendio, el Silo fue clausurado unos años después por deficiencias de seguridad, aunque no permaneció vacío durante todo ese tiempo.

Durante el siglo XXI, el Silo ha sido reformado dos veces y ha permanecido más años cerrados que abierto al público

En el 2014, el concejal del Partido Popular Ángel Donesteve cedió el monumento, totalmente gratis, al pintor José Antonio Santos Pastrana, que lo transformó en su estudio particular.

Dos años después, tras la llegada de Ahora Madrid al gobierno del Ayuntamiento, la nueva corporación decidió rescindir este insólito acuerdo de cesión y el artista tuvo que recoger los bártulos. No se lo llevó todo: dentro dejó una cama, porque era habitual que pernoctara en este edificio de propiedad municipal.

Tras el desalojo, la Junta de Hortaleza emprendió una nueva reforma para adaptar la instalación a la normativa de seguridad con la construcción de una nueva escalera protegida ante incendios, entre otras mejoras. En total, se invirtieron casi 300.000 euros para recuperar y adecentar la instalación, de seis plantas y culminada por un privilegiado mirador.

Además, tras la última reforma, el Silo alberga una colección permanente de 84 fotografías de la historia del distrito. El pasado mes de mayo, Hortaleza Periódico Vecinal sumó otro centenar de imágenes durante una exposición fotográfica para celebrar su décimo aniversario.

 

(Visited 4.279 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada