Levantado en 1928 con paneles de hormigón armado, algo innovador en la época, el silo de la antigua finca de la Huerta de la Salud se erige desde entonces, con sus 20 metros de altura, como uno de los edificios más representativos del distrito, tanto que incluso ha dado nombre a la primera cerveza del barrio.

A principios del siglo XXI, el silo se convirtió en sala de exposiciones, con un mirador que ofrece una espectacular vista del barrio, aunque durante los últimos años ha permanecido cerrado. El silo volverá a abrir sus puertas cuando finalicen las obras de construcción de una nueva escalera en su interior. La reforma cuenta con un presupuesto de 242.000 euros para dotar también a las instalaciones de un nuevo sistema de protección contra incendios.

Las deficiencias en seguridad han sido el motivo del prolongado cierre del silo, aunque el emblemático edificio no ha estado vacío durante este tiempo. Al contrario, hasta el año pasado tuvo un huésped de excepción. Desde septiembre del 2014 hasta febrero del 2016, el pintor leonés José Antonio Santos Pastrana disfrutó completamente gratis de los más de 700 metros cuadrados distribuidos en seis plantas del silo, que convirtió en su estudio y almacén. Un privilegio que obtuvo gracias al exconcejal del Partido Popular Ángel Donesteve, cuya firma autorizó la cesión del silo al pintor, con los gastos pagados y a cambio de prácticamente nada.

El pintor José Antonio Santos Pastrana, junto al exconcejal Ángel Donesteve

CESIÓN GRATUITA

El propio Donesteve, que fue concejal presidente del distrito desde el 2013 hasta pasadas las elecciones municipales del 2015, ha reconocido a Hortaleza Periódico Vecinal que fue suya la idea de ceder el silo a Santos Pastrana. “Lo conocí hace 20 años, y, en el 2014, hubo una feria de arte en Sanchinarro donde nos reencontramos. Es un gran pintor y le pedí ayuda para ver qué podíamos hacer en el silo para aprovecharlo y darle uso. Me dijo que podría ser una sala de exposiciones y que se ofrecía a ser el primero en exponer”, explica el antiguo edil, ahora asesor del Grupo Municipal Popular.

Según el relato de Donesteve, la cesión del silo a Santos Pastrana tenía como objetivo exponer al público la obra del artista, aunque jamás recibió a un visitante. La cesión se firmó a pesar de que el silo requería obras para su apertura porque no cumplía con las normas de seguridad. Tras las elecciones municipales que le dieron el Ayuntamiento a Ahora Madrid, el concejal del PP se marchó del distrito sin emprender la necesaria reforma. Pero el pintor se quedó dentro el silo.

Donesteve asegura que tenía previsto iniciar las obras del silo en junio del 2015, justo cuando abandonó la Junta de Hortaleza para ser relevado por Yolanda Rodríguez (Ahora Madrid). Por ese motivo, se justifica, no rescindió el acuerdo con el artista, que debía, además de exponer sus cuadros, ofrecer un taller de pintura y ceder una obra al distrito como contraprestación por la cesión gratuita del edificio.

Santos Pastrana no llegó a exponer ni ofreció las clases de pintura. La Junta de Hortaleza asegura no tener constancia de que el pintor cediera tampoco ninguno de sus cuadros. Este periódico ha intentado, sin éxito, contactar con el artista para conocer su versión.

Tras el relevo en la Junta de Hortaleza, Santos Pastrana todavía pudo utilizar el silo de Hortaleza durante meses como su estudio particular. Cuando el nuevo gobierno municipal supo que la instalación tenía un inquilino, a pesar de sus “graves deficiencias en materia de prevención de incendios”, revocó la cesión firmada por Donesteve.

En febrero del 2016 se notificó al pintor que tenía que desalojar en 15 días. Santos Pastrana cumplió el plazo y se llevó su obra. Aunque dentro se dejó una cama. No sería extraño que el artista pernoctara habitualmente en el silo. Su domicilio le quedaba lejos de Hortaleza, ya que reside en la provincia de Alicante.

(Visited 1.538 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada