Hortaleza es un distrito donde la colaboración vecinal es un bien cotidiano. Gracias a la generosidad de sus gentes, el Certamen Historia de Hortaleza Juan Carlos Aragoneses se ha ido enriqueciendo día a día.

De entrada, el restaurante El Garnacho de Valdebebas, la cerveza artesanal El Silo de Hortaleza y la librería Mar Negro no dudaron en integrase en él de manera altruista cuando se lo propusimos desde la biblioteca y este periódico antes de arrancar. Los primeros aportan unos premios con pleno sabor hortalino y la librería, de experimentado paladar literario, entró a formar parte del jurado.

Poco después, fue la asociación Pueblo de Hortaleza la que se sumó a la fiesta. En sus entrañas, las mismas que han alojado a multitud de estudiantes y vecinos desde 1934, se celebrará el acto de entrega de los premios al tiempo que se degustará nuestro famoso vino garnacho. De nuevo esta asociación ha dado un paso al frente para erigirse en perfecta anfitriona en asuntos relacionados con el antiguo pueblo.

Cada participante en el certamen, se llevará un ejemplar de 'Tiempo salvado del tiempo de Manuel Rico y un par de entradas sin utilizar del cine Hortaleza

La colaboración vecinal no quedó ahí. A mediados de noviembre, ha sido un antiguo vecino de Hortaleza el que ha incrementado el capítulo de premios, aunque en este caso se trata de un galardón para todos. El escritor y periodista Manuel Rico, que vivió en la UVA de Hortaleza, Parque de Santa María y San Lorenzo, y la asociación Vallecas Todo Cultura nos cederán ejemplares del libro escrito por el primero Tiempo salvado del tiempo, edición no venal (no destinada a la venta) recién publicada, una magnífica antología poética que incluye algún texto sobre el pasado del distrito. Entregaremos un ejemplar, en el acto en la asociación Pueblo de Hortaleza, a cada persona que haya participado en el certamen.

Incidiendo en nuestro deseo de que nadie se vaya del acto de entrega de premios con sabor a derrota, la familia Ortega Casado nos ha cedido entradas sin utilizar del desaparecido cine Hortaleza, del que fueron dueños. Son entradas guardadas sin fechar para ser usadas en nuevas sesiones que nunca llegaron. A cada participante se le dará también un par de ellas. No podrán emplearse para ver películas, pero sí serán un bonito recuerdo del certamen. Pese a su sencillez, las entradas son pura historia de Hortaleza.

(Visited 238 times, 1 visits today)