Desde finales del siglo XIX hasta principios de los años setenta del siglo XX, los vecinos de Hortaleza disfrutaron gracias al vino garnacho de una prosperidad que no habían conocido con anterioridad. Las viñas se extendían por todo el pueblo y su explotación en tiendas, tabernas y mesones facilitaron el trabajo de un buen número de sus habitantes.

Esto se produjo, en gran medida, debido a la gran popularidad que cosechó en esa época el Mesón El Garnacho, regentado por la familia Colino, que atrajo a grandes personalidades del mundo de la cultura, de la política, del deporte y del artisteo en general como la actriz estadounidense Ava Gardner o el general argentino Juan Domingo Perón. Era muy raro que los personajes más populares de mediados del siglo pasado, tanto nacionales como extranjeros, no pasaran por sus manteles.

EL NUEVO GARNACHO

El mítico mesón ha bautizado un nuevo restaurante con el mismo nombre inaugurada este año en el barrio de Valdebebas, en la calle Manuel Fraga Iribarne número 35. “Me he criado con sus historias”, comenta Sandra de Castro, propietaria del establecimiento que de alguna manera intenta que sea la prolongación de la tradición mesonera del garnacho en Hortaleza.

La nueva taberna El Garnacho de Valdebebas / Foto Sandra Blanco

Sandra de Castro nació y ha vivido siempre en nuestro distrito, y ha conocido las historias y anécdotas del antiguo Mesón el Garnacho a través de Andrés Colino, uno de los últimos propietarios de la familia, tristemente fallecido. “Era casi como un padre para mí”, afirma. De hecho en el local se encuentra una foto enorme de la prensa, situada en el mesón antiguo, pisando la uva varios hombres entre los que se encontraba el citado Andrés.

Como no podía ser de otra manera, se sirven vasos de garnacho que actualmente proceden de Cadalso de los Vidrios, con gran aceptación por parte de los clientes. También, para los más veteranos, pueden encontrar en el local, trabajando con ella, a Miguel, antiguo propietario del Bar La Taurina, otro establecimiento legendario del antiguo pueblo de Hortaleza donde también sirvieron un excelente garnacho y que durante un tiempo sustituyó al Mesón El Garnacho tras su demolición.

CASA FLORENCIO

En el casco antiguo de Hortaleza también existe un establecimiento que mantiene la tradición de despachar este caldo. Casa Florencio, bar restaurante fundado en 1963 que se encuentra en la calle Mar Caspio número 39, está regentado por Florencio Elipe, de 80 años de edad, y que siempre ha vivido en Hortaleza. “Venían de Madrid, en muchos casos andando para comprar garnacho”, asegura recordando a la vieja clientela.

Tal era la fama que adquirió este vino, que además de en coches y a caballo, que era lo más común, muchos vecinos de Madrid venían andando para llevarse garrafas de dos o de cuatro litros. Cuando más se incrementaba la venta siempre era durante las navidades.

Florencio Elipe (a la izquierda) con los trabajadores de Casa Florencio / Foto Sandra Blanco

Florencio, que fue amigo desde la infancia de Luis Aragonés, recuerda que su abuela tenía viñas unos metros más arriba de donde se encuentra el establecimiento actual y regentaba el Bar La Favorita, donde también se vendía garnacho. Además, la familia tuvo tienda y taberna en la calle del Mar Negro.

Eran primos hermanos de los primeros propietarios del Mesón El Garnacho, los Colino, y dado que el pueblo estaba rodeado de viñas, las uvas se llevaban a la prensa. Allí se pisaba, pasaba a las tinajas y quedaba lista para su venta en el mesón. Actualmente, al igual que la típica bodega El Garnacho, el vino que se sirve en Casa Florencio proviene de Cadalso de los Vidrios.

BODEGA SANZ

El garnacho también se puede adquirir en la Bodega Sanz, fundada en 1968 se encuentra en el barrio Pinar del Rey, en calle Torregrosa número 7 posterior. Su propietario, Juan Miguel Naranjo, afirma que el caldo se sigue vendiendo “por tradición”. “Lo bueno siempre hay que mantenerlo”, añade tras el mostrador en una conversación en la que terció un parroquiano hortalino indicando que actualmente en Hortaleza que las últimas viñas de uva garnacha de Hortaleza se encontraban junto al actual parque forestal de Valdebebas.

Curiosamente aquí el vino garnacho le traen de un pueblo cercano a Toledo. Esperamos que aquellos vecinos, sobre todo los que se han incorporado más recientemente a nuestro distrito y no han probado este vino denso y algo dulce, puedan probarlo y disfrutarlo en cualquiera de los establecimientos que mantienen viva una tradición que es historia de Hortaleza.

Juan Miguel Naranjo, propietario de Bodegas Sanz / Foto Sandra Blanco

(Visited 2.155 times, 1 visits today)