La gente nos cae bien o mal por pura química. Después habrá creencias, ideologías o modas que podrán acercarnos o refractarnos más o menos. Sin embargo, esta relación en las redes sociales es más laxa y fomenta interrelaciones, a veces, poco comprensibles.

Por ejemplo, en Facebook hay grupos de lo más variopinto que hacen conectar a gentes muy diversas. Grupos como ‘Creo que las palomas traman algo‘, ‘Tomo Ibuprofenos como si fueran Lacasitos‘ o ‘Amantes de comer lentejas el día después de cocinadas‘ tienen en el humor una clave que sirve de argamasa saludable.

Sin embargo, encontramos nombres que se presentan en una supuesta clave que quizá pretenda ser graciosa pero que entristece, escandaliza y hace daño. Así descubrimos ayer un grupo que desde hace algunos meses se denomina ‘Todos remamos juntos contra los putos menas‘.

La palabra “putos” no deja duda sobre el talante del grupo y no vale excusarse con la etimología, es decir, que puto procede del latín puttus y significa ‘niño’. El puto que precede a menas tiene, claramente, una intención denigratoria.

Pero, ¿a quién denigran? ¿A los menas, menores no acompañados? ¿A niños y niñas de 0 a 18 años cuya patria potestad corresponde a la Comunidad de Madrid? Son niños, niñas y muy jóvenes que carecen de un hogar. ¿Puede ser este un objetivo contra el que se manifiestan en la web y ante el centro de acogida?

Gente así, del barrio, no puede ser quienes se sumen a perseguir a niñas, niños y jóvenes para apalearlos porque carecen de familia. ¿Qué está ocurriendo?

Ojo que ha habido grupos violentos que han tratado de definir “remar” como sinónimo de apalear. Así nos lo mostraron en un vídeo dos enmascarados que en la UVA de Hortaleza trataron de apalear a dos niños que solo estaban esperando un autobús en la parada. Presumiblemente, por su aspecto magrebí, dos victoriosos energúmenos quisieron hacer una demostración de cómo se “rema” contra “los putos menas”.

¿Es realmente a los menores que carecen de familia a los que hay que apalear? Eso parece. De hecho hubo un asalto organizado al centro de menores y después tres muchachos fueron apaleados en la calle por residir en el Centro de Primera Acogida de Hortaleza.

Entramos ese en el grupo de Facebook que parece apoyar y promocionar la salvajada de perseguir y apalear a menores. Entonces reconocemos muchos rostros del barrio. La mayoría muestra su foto e imágenes de sus familiares. Han estudiado en colegios e institutos del barrio y son de edades muy diversas. Es gente normal como a la que cantaba Antonio Machado: “gentes que danzan o juegan,/ cuando pueden, y laboran/ sus cuatro palmos de tierra”.

Gente así no puede ser quienes se sumen a perseguir a niñas, niños y jóvenes para apalearlos porque carecen de familia. ¿Qué está ocurriendo?

En la zona de los centros de acogida ha habido robos y son muchos los vecinos y vecinas que tienen miedo. El barrio está cansado de los sobresaltos que algunos jóvenes han protagonizado

No seamos maniqueos. ¿Cómo gentes del barrio, madres y padres de familia van a pretender que se persiga y agreda a los menas? ¿Por qué entonces han entrado en un grupo que propone la violencia?

Hay un antes y unas razones. En la zona de los centros de acogida ha habido robos y son muchos los vecinos y vecinas que tienen miedo. Algún grupo de menores procedente del centro de acogida ha protagonizado algún acto delictivo, aunque la mayor parte de los menas no tengan nada que ver con la violencia. El barrio sí está cansado de los sobresaltos que algunos jóvenes han protagonizado.

Fue público y todos los grandes medios de comunicación se hicieron eco de la situación de estos menores desde hace años. El desamparo de estos niños y jóvenes era manifiesto. Los responsables de la Comunidad de Madrid se lavaron las manos y hubo grupo reducido de niños que pernoctó en el parque, que iban y venían sin control, que inhalaban sustancias tóxicas a escasos metros de sus tutores, la Comunidad de Madrid.

Hace ya meses, cuando la cuerda se tensaba hasta lo indecible, hubo un grupo cívico que planteó una manifestación en apoyo de estos menores del centro de acogida. Era una exigencia a las autoridades para que estuvieran atendidos. Pese a las declaraciones de los responsables, las condiciones del centro empeoraron por la masificación y la falta de monitores.

Las políticas en Madrid del Partido Popular prepararon una bomba de odio y culpabilidad que ahora Vox quiere explotar. Réditos electorales a costa de los más débiles

La dejadez de la administración de los gobiernos regionales fue el procedimiento para montar una bomba en el barrio a la que un nuevo pirotécnico recién entrado en escena ha querido prender la mecha. Las políticas en Madrid del Partido Popular prepararon una bomba de odio y culpabilidad que ahora Vox quiere explotar. Réditos electorales a costa de los más débiles.

Para muchos, sus problemas se han centrado en un puñado de niños, niñas y jóvenes que malviven amontonados y desprotegidos en espera de un futuro que no cuida de su dignidad. Con esta bomba construida por la administración y llamada “menas”, nuestro barrio y nuestro país pasan a ser uno más de los espacios racistas y xenófobos del planeta. Sí, también nos ha llegado la indignidad.

Pero en todo ello, los vecinos y vecinas que han sentido la amenaza de un grupo de jóvenes tampoco son los responsables de una solución que tiene que llegar desde la Puerta del Sol. Tampoco a los menores se les debe degradar y despersonalizar para convertirlos en muñeco de nuestras frustraciones.

¿Y qué podemos hacer las vecinas y los vecinos? ¿Qué puede hacer la ciudadanía? ¿Mirar para otro lado? ¿Acudir a concentraciones con ojos de discordia? ¿Exigir mediante un voto que lo arreglen otros? ¿O salir a la calle sin palos ni armas pero cargados de palabra y voluntad de entendimiento?

Debemos rechazar que “remar” signifique apalear y menos a menores. La única metáfora del remo que debemos compartir es la de remar por los Derechos Humanos y la Convención de los Derechos del Niño. ¿Los conocemos? ¿Los compartimos? Entonces, ¡rememos!

 

(Visited 691 times, 3 visits today)

Comparte este/a entrada