Algo tan diminuto como el coronavirus demuestra que el bicho trastoca lo que viene siendo así de toda la vida, por ejemplo, la Cabalgata Participativa, uno de los momentos identitarios más esperados por la hortalezanía (ciudadanía de Hortaleza). Los colectivos que trabajan en ella han estado durante semanas ofreciendo alternativas a la Junta Municipal para que la singular cabalgata hortalina se mantenga con todas las medidas y seguridades.

Sin embargo, al cierre de este número, desde el palacio de Villa Rosa siguen diciendo que nones. A esto se llama crisis, la crisis de la cabalgata; pero, tranquilidad, Reyes Magos, lo que se dice Reyes Magos, habrá. Si no, que le pregunten a la Tienda Gratis de Manoteras y a las cartas de l@s pequeñ@s hortalin@s. La cabalgata está en crisis, pero los Reyes Magos y la tradición mágica, no.

De otras meritorias y eméritas majestades no toca hablar ahora, aunque nos gustaría ver posicionarse a la que ejerce como jefazo o mando supremo de las Fuerzas Armadas sobre esos militares que hablan de asesinar a 26 millones de vecinas y vecinos. ¿Cómo es posible cuando aún ni se ha solucionado lo de las cunetas y las tapias de los cementerios? Está claro que el nuevo Certamen Historia de Hortaleza Juan Carlos Aragoneses es más que necesario.

Los colectivos que trabajan en la Cabalgata han estado durante semanas ofreciendo alternativas a la Junta Municipal para que se mantenga

Hemos oído decir que las crisis son oportunidades, que son momentos para reinventarse, que basta con modificar rutinas y poco más. La palabra crisis es un invento griego que se traduce como “acción de separar o decidir”, una palabra procedente de la imaginada lengua indoeuropea cuya raíz krei significaba “cortar”.

Desde luego, la crisis es un corte, un tajo hondo que rebana más a unas que a otras y cercena sueños y hasta vidas. Las crisis, además, llegan con facturas. ¿Quién las paga? Ya se sabe, los de siempre, aunque ahora quieran considerarse clase media. No se es media ni nada cuando se depende de un salario y te lo quitan.

Hay crisis de todo tipo: crisis personales, nerviosas, epilépticas, económicas, financieras, medioambientales, sociales, del sistema, emocionales, laborales, sanitarias, de identidad, del carbono, humanitarias, armamentista, de los misiles y un largo etcétera al que hay que incluir las de Estados como Yemen o Siria, todo esto sin entrar en África.

En estas líneas, lo que corresponde es hablar de las crisis hortalinas, como la de los parkings. Nuestros administradores nos soplan terrenos saltándose una votación ciudadana y los dedican al fomento del uso del vehículo privado, para lo cual pretenden dedicar casi la mitad de las inversiones anuales del distrito. ¿Será que toman a la ciudadanía por puto que pone la cama? Reflexionen y escuchen en el palacio de Villa Rosa. El Parque Cívico de Mar de Cristal debe seguir adelante. Por favor, no confundan parque con parking.

Nuestros administradores nos soplan terrenos saltándose una votación ciudadana y los dedican al fomento del uso del vehículo privado

Hablando de confusiones, ¿qué le habrá pasado al Gobierno regional que ha hecho un hospital en un barrio que pedía un centro de salud? ¿Qué ha pasado que los sanitarios no quieren oír hablar del Isabel Zendal, la primera enfermera de la historia en misión internacional según la Organización Mundial de la Salud? A nuestro Valdebebas parece llegarle todo tarde, inconcluso y estrambótico. Véase la Ciudad de la Justicia o el nuevo hospital sin quirófanos.

No sigamos sacando crisis o meteduras de pata, que ni las unas ni las otras parecen valer para reflexionar, como decían los antiguos griegos. Hay temas que celebrar, como nuestro hortalino en la Academia de Hollywood o algo que se ha atesorado durante diez años y por fin sale en forma de libro, el de nuestro décimo aniversario.

Curiosamente, la cultura y el deporte suelen ser quienes mejores noticias nos traen. Son como un regalo de Reyes Magos. ¡Qué orgullo del XV de Hortaleza, que ha sabido adaptarse a todas las medidas sanitarias para seguir jugando al rugby! ¡Qué bocanada de aire la de esas iniciativas PIBA que han llegado a la UVA de Hortaleza y a Manoteras! Hay más etcéteras, pero que cada cual los piense.

Estas y otras historias que nos gusta contar borran de las miradas esas nubes cainitas que algunos invocan. Esa es la ilusión y el convencimiento de que así será en el nuevo año porque los Reyes Magos no están en crisis y todo lo saben. ¡No olvides tu carta!

(Visited 159 times, 1 visits today)