A principios del siglo XXI, una campaña publicitaria acuñó el término ‘Blue Monday‘ para calificar el tercer lunes de enero como el día más triste del año, aunque la bajona en Hortaleza se ha anticipado. El barrio ha amanecido este lunes, el segundo de 2021, con cielo despejado y una tormenta de contratiempos. La copiosa nieve que ha dejado la borrasca Filomena se petrifica aguardando la peor ola de frío de los últimos años. El hielo y los cientos de árboles caídos hacen intransitables casi todas las calles de un distrito sin autobuses y con la vuelta al cole tras navidades pospuesta. El temporal ha acabado imponiendo a la fuerza las restricciones de movilidad que la Comunidad de Madrid ha decretado en medio distrito por el repunte de contagios de coronavirus: al confinamiento de Sanchinarro y Virgen del Cortijo hoy se sumaba el de toda la zona de Canillas. Como para no salir de la cama.

El ‘Blue Monday’ hortalino habría sido todavía peor sin la solidaridad vecinal. Ayer, cientos de personas de todo el distrito renunciaron al descanso dominical y salieron a la calle, blandiendo palas por el bien común, para abrir caminos en las aceras antes de que el termómetro se desplomara. Este lunes, ante la imposibilidad de acudir al trabajo, muchos han dedicado la jornada laboral a romper el hielo con espontáneas brigadas vecinales ante la insuficiente respuesta del Ayuntamiento a la hora de capear el temporal.

Vecinos y vecinas abriendo caminos entre la nieve este domingo en Hortaleza. SANDRA BLANCO

A primera hora de la mañana, se contaban con los dedos de la mano las calles del distrito despejadas de nieve, y barrios como San Lorenzo, Manoteras, Las Cárcavas o El Encinar de los Reyes seguían incomunicados por carretera. La aparición de máquinas quitanieves y operarios de limpieza han aliviado la situación, aunque a lo largo del distrito prevalecen demasiados puntos negros con el manto blanco de la nevada todavía inmaculado.

No es el caso del polémico parking de Iberdrola construido junto al colegio público Juan Zaragüeta: una excavadora trabajaba este lunes para que regresen los coches de los empleados de la multinacional, los mismos que el Ayuntamiento aseguraba que estarían fuera de esta parcela municipal a principios de año.

BALANCE DE DAÑOS

Hortaleza recibió el pasado jueves los primeros copos de nieve con la ilusión infantil que provoca este fenómeno meteorológico inusual en el barrio. No nevaba desde 2018, y hay que remontarse a muchas décadas atrás para recordar algo parecido a lo que cayó desde el viernes al mediodía hasta el sábado por la tarde sin cesar. Fue lo nunca visto, como el trineo tirado por perros que recorrió las calles de San Lorenzo llevando a informativos de todo el mundo el nombre de Hortaleza, que también fue ‘trending topic’ en las redes sociales.

La borrasca ha tumbado decenas de miles de árboles en toda la ciudad, según el Ayuntamiento

Durante el finde hemos llenado los móviles de imágenes insólitas y descacharrantes, como la del pescadero de la calle Manizales despachando sobre el hielo o los esquiadores domingueros en la cuesta de los Paúles. La visita de Filomena ha sido una fiesta que lo ha dejado todo patas arriba, y ahora cuesta limpiar el barrio. Son incontables los árboles tronchados en rincones de todo el distrito. Pinos, sobre todo, como los que yacen sobre la calle López de Hoyos como si en vez de copos hubieran caído bombas. El Ayuntamiento estima que la borrasca ha tumbado decenas de miles de árboles en toda la ciudad, una cifra devastadora.

La rama de un gran pino, desplomada sobre un parque infantil de la calle Costa del Sol. SANDRA BLANCO

Los daños también son visibles en todo tipo de instalaciones públicas. La cubierta de la cancha de la avenida Machupichu sucumbió, como las carpas de pádel del polideportivo Luis Aragonés o las tuberías del tejado del centro cultural Carril del Conde. En el colegio público Garcilaso de la Vega y en el instituto Conde de Orgaz se han desplomado techos, aunque por fortuna estaban vacíos de estudiantes: la suspensión de las clases durante el lunes y martes se prolongará una semana ante la ola de frío.

La normalidad tardará días en llegar, como vaticina la lenta recuperación del servicio de autobuses municipales. El Ayuntamiento ha anunciado que este martes reanuda 28 líneas en toda la ciudad: la única en Hortaleza será la 125 que une Mar de Cristal y el hospital Ramón y Cajal. En la cima de la calle Mar Adriático, estacionados en la glorieta del cementerio de Hortaleza, todavía reposan autobuses que encallaron durante la tarde del viernes. Por todo el barrio hay vehículos particulares aparcados de aquella manera, como si los conductores hubieran huido despavoridos. Más que gasolina se necesita sal, un bien cotizado estos días por su escasez: ha llegado con intermitencia al cantón de limpieza de Mar de Kara, donde se agota al ritmo de papel higiénico en víspera de Estado de Alarma. El desabastecimiento en algunos comercios, sin embargo, no es ninguna broma, y se intuye peor que en aquella fatídica semana de marzo.

(Visited 12.887 times, 1 visits today)