“¿Brocha o rodillo?”, preguntaba Nuria a quien se acercaba con la curiosidad e inquietud de aportar unas cuantas pinceladas a su gran obra en la fachada de la biblioteca Huerta de la Salud de Hortaleza. El pasado jueves 14 de diciembre, la diseñadora e ilustradora Nuria Tort Llorach, más conocida por su nombre artístico Nuria Toll, contó con varios vecinos y vecinas para llevar a cabo su diseño ganador de la iniciativa Compartiendo Muros, que promueve la participación ciudadana para embellecer los espacios públicos.

“Me pareció muy interesante poder intervenir en un espacio tan amable como es una biblioteca”, afirma la artista barcelonesa. Bajo el lema de la iniciativa “La Lectura”, dicho mural tiene el nombre de ¡A la aventura! porque “abres un libro y entonces empieza la aventura, que puede ser en este caso una ballena, un faro, un caballo… porque las aventuras son infinitas y cada libro es un mundo”.

Dos pequeños artistas con chaleco y unos patucos de bolsa de plástico improvisados para no mancharse ni una gota tenían tal concentración que no se separaban de la pared ni para fijarse en su progreso. Al día siguiente, contarían su gran hazaña en la extraescolar de arte, y es que no todos los días hay un plan como este en el barrio. Ante la sorpresa de los viandantes y la curiosidad de los mayores que paseaban por el parque Huerta de la Salud, que se fueran sumando más manos hacía que poco a poco quedaran menos secciones por rellenar.

El mural se queda mirando al Silo de Hortaleza, complementando así el entorno tan especial del parque. “Un entorno perfecto para pintar”, declara María, una muralista madrileña que ha acompañado a Nuria como asistente en todo el proceso que tuvo lugar del 11 al 19 de diciembre. Ninguna de las dos conocía el parque Huerta de la Salud y a ambas les ha encantado la ubicación porque es un lugar donde pasa mucha gente, no hay muchos coches y más de uno se para y queda mirando. “Cuando llegué y vi la biblioteca, me pareció superchula, al igual que el Silo, el parque… No siempre los espacios donde pintas son tan bonitos”, expresa Nuria.

“Cuando llegué y vi la biblioteca, me pareció superchula… No siempre los espacios donde pintas son tan bonitos”

Los extraños símbolos utilizados como cuadrícula iban cobrando sentido a medida que el naranja, morado, lila y azules cogían forma y ganaban protagonismo. Un ayudante que no podía faltar a la cita era el director de la biblioteca Huerta de la Salud, Juan Jiménez Mancha, que afirmó que es un proyecto “muy emocionante porque es nuestra casa y participar es algo que sentimos mucho y que hacemos con el corazón”. Una colaboración “muy bonita” que hace de la biblioteca o, mejor dicho, “la casa de los vecinos” un lugar más atractivo y acogedor.

La artista catalana se alojó en la zona de Parque de Santa María para poder estar cerca de su trabajo y aseguró sentirse “como en casa”. Cuenta con una larga trayectoria y no es la primera vez que Madrid goza de sus creaciones, ya que Metro de Madrid o el festival Pinta Malasaña, entre otros, han contado con ella. Dadas las dimensiones de esta última obra, Nuria Toll diría que es el mural más grande que ha pintado. Ahora la biblioteca Huerta de la Salud no solo derrocha arte por los libros que alberga en su interior, sino también por la belleza de su exterior.

No es esta la primera vez que, gracias a la citada iniciativa municipal, se engalanan las paredes del distrito, pues el artista Dan Ferrer pintó un inmenso mural bajo el campo de fútbol de la Agrupación Deportiva Esperanza en 2018, también con la colaboración vecinal, que lamentablemente el Consistorio borró la pasada primavera al reformar sus instalaciones.

¡A la aventura!

Vecinas y vecinos participando en la creación del mural ‘¡A la aventura!’ de la artista Nuria Toll el pasado 14 de diciembre. ÁNGEL SÁNCHEZ

(Visited 303 times, 1 visits today)