1. A Hortaleza, ¿qué le falta y qué le sobra?

Le falta convertirse un distrito en el que todas pongamos la vida en el centro.

Hace ahora 40 años, en 1979, existía una coordinadora de entidades que elaboró un documento llamado Diez puntos para cambiar un distrito. El movimiento vecinal de Hortaleza nunca se rinde y seguimos desarrollando ideas y propuestas para Cambiar Hortaleza. Nos falta ser más gente, estar mejor organizadas y quizás, confiar más en nuestras propias capacidades.

Le sobra (aunque nunca está de más) entusiasmo, alegría, esperanza, saber estar y respeto a la vida por la mayor parte de colectivos y personas que, de forma organizada, cada día, construimos barrio y procuramos dar buena vida a quienes están más cerca y a quienes más lo necesitan.

2. Y tu candidatura, ¿qué le ofrece al barrio que no ofrezcan el resto de los partidos?

Lo que aporta diferente nuestra candidatura es ese deseo de construir desde abajo, de ser protagonistas todas y cada una de nosotras del futuro que enfrentamos. Poner la vida en el centro.

Yolanda Peña, portavoz de Ahora Madrid Hortaleza, destacaba dos asuntos importantes para abordar con urgencia: la situación de los menores (niños y niñas, jóvenes) que malviven en el Centro de Primera Acogida de nuestro barrio y la emergencia habitacional y vital en buena parte del distrito, con su máxima y clara expresión en el barrio de la UVA de Hortaleza.

Ahora Madrid ha sido una buena experiencia para avanzar en el bienestar de las vecinas, no la única, ni la mejor por supuesto, pero ha sido buena, aunque en cuatro años nos hayamos partido en dos. Por mi parte, siempre procuro leer la realidad de forma constructiva o positiva y me digo que a veces: lo bueno, si breve, dos veces bueno.

3. Hace décadas, se venía a vivir a Hortaleza cuando el sueldo no daba para algo más céntrico, pero ahora muchos jóvenes tienen que abandonar su barrio por el precio del alquiler. ¿Cómo se resuelve esta situación?

En lo inmediato, pienso que el primer paso para resolver la situación es organizarse y luchar por nuestras casas, por nuestros barrios, por nuestras vidas, tal y como ya estamos haciendo miles de personas en todo el mundo, también en nuestra ciudad y en nuestro barrio, el Sindicato de Barrio de Hortaleza, la Asamblea de Inquilinas de La Unión o la asociación vecinal UVA de Hortaleza.

Una parte importante de esa lucha pasa por sensibilizar a nuestras vecinas para que mucha gente se sume a la lucha contra la especulación inmobiliaria y por el derecho a la vivienda. También para reivindicar y caminar el derecho a mantener nuestra comunidad, el derecho a quedarnos en nuestros barrios, ahí dónde se encuentran los lazos humanos y redes sociales que hacen que nuestras vidas merezcan la pena ser vividas. Nosotras queremos vivir, nuestras vidas merecen la pena ser vividas y queremos vivir bien.

"Algunas personas han aprovechado o están aprovechando su paso por las instituciones para mejorar sustancialmente sus propias condiciones de vida"

4. La Operación Chamartín, ¿es una oportunidad de crecimiento o un cataclismo para la zona norte de Madrid, incluida Hortaleza?

Tal y como está proyectada actualmente la Operación Chamartín, sin duda, sería un cataclismo para la zona norte de Madrid, incluida Hortaleza.

5. ¿Te consideras barrionalista? ¿Deberían los distritos ganar más competencias para descentralizar el Ayuntamiento?

No me gustan demasiado las etiquetas pero sí, me siento de Hortaleza, supongo que sería capaz de vivir en otro lugar, pero me siento del barrio, es mi pueblo, o al menos uno de mis dos pueblos, es mi casa, acá está mi gente, con la que quiero seguir viviendo, al menos por ahora.

Y sí, los distritos deberían ganar más competencias (y recursos claro) para ganar más competencias para descentralizar el Ayuntamiento.

6. Tanto Manuela Carmena como Santiago Abascal residen en el distrito. ¿Con quién te entenderías mejor a la hora de pactar?

Con Manuela Carmena, sin duda. No conozco a ninguno de los dos personalmente, y aunque en las negociaciones trate siempre de empatizar con la otra persona, es cierto que las posiciones que defiende Santiago Abascal y lo que su partido representa públicamente, harían muy difícil sentarse a negociar con ellos.

Vox basa su expresión pública en el odio, el desprecio al otro, premia de alguna forma el egoísmo, es egocéntrico. Desde luego no partimos de una lectura parecida del mundo y el mundo mejor al que aspiramos es muy diferente.

El futuro de la humanidad, de cada una de nosotras, puede ser digno y bello, el problema no son los otros, el problema es cómo enfrentamos, desde la solidaridad y la ternura, con nuestro conocimiento de la historia y el progreso tecnológico alcanzado, los grandes problemas que como humanidad hemos de resolver: la exclusión social, la pobreza, la violencia, la falta de salud, tanto la nuestra como la del planeta o la desigualdad.

7. En tu opinión, ¿qué no ha cambiado en estos cuatro años con el ’ayuntamiento del cambio’?

Muchas cosas importantes no han cambiado. No sólo no hemos sido capaz de garantizar algunos derechos fundamentales, como el derecho a la vivienda, si no que además algunas personas del ‘ayuntamiento del cambio’ han renunciado a alzar al menos la voz para decir que los fondos buitres y los bancos también son responsables de la emergencia habitacional existente y que no queremos una sociedad tan desequilibrada en la que, lo que más tienen, son los que aportan menos al común.

Además, algunas personas, han aprovechado o están aprovechando su paso por las instituciones para mejorar sustancialmente sus propias condiciones de vida. No es que me parezca mal que, como personas concretas, aspiremos a vivir mejor en nuestra vida cotidiana, al contrario, es una aspiración que comparto, pero pienso que por un lado es importante que eso que soñamos para nosotras, sea posible para todas.

Pienso que tanto los cargos electos (concejales y concejalas) como los trabajos remunerados indirectos (vocales vecinas, asesores, asesoras..) y toda aquella persona cuyos ingresos provengan de la caja común ha de ser consecuente y dejar lo mejor de una misma en el intento y, si no lo vemos claro o tenemos otras prioridades o necesidades, dejar el cargo y dar ejemplo, mostrar que hay otras formas de hacer política desde las instituciones.

 

(Visited 444 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada