El músico y empresario Nacho Cano ha decidido no construir el teatro temporal previsto en una parcela pública de Hortaleza para representar su musical Malinche. Según ha avanzado la Cadena Ser, el antiguo músico de Mecano quiere trasladar el espectáculo a los recintos feriales de Ifema, descartando el solar de la avenida de Machupichu que le había cedido el Ayuntamiento de Madrid a cambio de un canon anual de 454.000 euros. Como desveló en exclusiva Hortaleza Periódico Vecinal el pasado 16 de septiembre, Cano pretendía construir allí una pirámide azteca de 29 metros de altura que albergaría un teatro en su interior para representar el musical dedicado a la mujer indígena que acompañó al español Hernán Cortés en la conquista de México.

El Ayuntamiento de Madrid había defendido la legalidad de la cesión directa de esta parcela pública al músico y no contemplaba sacar a concurso, como se reclamaba desde la oposición, el uso de este terreno, el mismo que se concedió en 2002 al ventrílocuo y empresario José Luis Moreno para la construcción del frustrado Coliseo de las Tres Culturas.

El Gobierno municipal de Partido Popular y Ciudadanos había autorizado al antiguo miembro del grupo Mecano la ocupación durante cuatro años de los 19.500 metros cuadrados del solar municipal ubicado al sur del distrito, donde se levantará un teatro provisional de más de 1.000 butacas con aparcamiento de 400 plazas, a cambio de un canon anual de 454.000 euros. El denominado Teatro Malinche generó rechazo entre parte del vecindario: casi 20.000 personas firmaron contra el proyecto.

Nacho Cano y su socio David Hatchwell, que fue representante de Sheldon Adelson cuando el multimillonario estadounidense quiso ubicar los casinos de Eurovegas en Madrid, llevaban dos años negociando con el Ayuntamiento la autorización de uso de la parcela, concedida finalmente el pasado mes de junio sin que la operación trascendiera públicamente. En julio, el concejal presidente de Hortaleza, Alberto Serrano (Ciudadanos), anunciaba en una entrevista a Hortaleza Periódico Vecinal y Radio Enlace que el solar de la avenida de Machupichu albergaría «un gran proyecto musical privado» a finales de año, aunque el edil evitó dar detalles porque le «cortarían la cabeza», advertía. A finales de agosto, el Ayuntamiento confirmaba la cesión a Nacho Cano, como había adelantado el diario El Mundo, aunque los pormenores se conocieron en septiembre cuando este periódico vecinal publicó en exclusiva imágenes del proyecto, que contemplaba la construcción de una pirámide precolombina de 30 metros de altura para albergar en su interior un teatro con aforo para 1.326 espectadores.

POLÉMICA VIRAL

Tras la exclusiva, la polémica fue inmediata, alimentada por la notoria amistad de Nacho Cano con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (PP), y coincidente con la asombrosa intervención de Alberto Serrano en el Pleno de Hortaleza del pasado 15 de septiembre. En tono jocoso y distendido, Serrano relató su estrambótica visita a la “casa” del músico, asegurando que Cano viene a Hortaleza “a perder dinero” con su musical Malinche. “Yo soy más de Rosendo, pero bueno, en fin, qué vamos a hacerle”, remachó el edil de Ciudadanos en aquel Pleno, cuya grabación se propagó de forma extraordinaria por redes sociales y se difundió en medios de comunicación de toda España.

Días después, la discusión llegó al Pleno del Ayuntamiento en Cibeles. Allí, el grupo Más Madrid pidió un concurso público “basado en los principios de publicidad, transparencia, libre concurrencia e igualdad de trato” para decidir el mejor proyecto en la parcela de la avenida de Machupichu, sin descartar “iniciativas municipales de instalaciones públicas de interés general para la ciudadanía”. Por su parte, el PSOE solicitó la construcción de un centro de Formación Profesional en el solar, como reclama desde hace décadas el movimiento vecinal de Hortaleza. Ambas propuestas fueron rechazadas por PP, Ciudadanos y Vox tras un debate repleto de reproches.

Desde Más Madrid, el concejal Miguel Montejo criticó la opacidad de la operación enumerando los encuentros del equipo de Gobierno municipal con Nacho Cano y sus socios: “No nos pueden hacer creer que no hay una colusión entre la facilitación de la autorización de uso de la parcela y la participación de Nacho Cano en la maquinaria propagandística del Partido Popular”.


El delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes (Ciudadanos), responsable de la autorización a Nacho Cano, defendió la legalidad de un procedimiento que se utilizó hasta en 50 ocasiones, aseguró, durante el anterior mandato de Manuela Carmena. En su opinión, las críticas de la oposición se deben a que Cano es “una persona que no les vota”. Y negó que la amistad del músico con Díaz Ayuso hubiera facilitado la cesión. “Soy de Ciudadanos y no le voy a hacer ningún favor a la presidenta de la Comunidad de Madrid”, sentenció Fuentes.

Ramón Silva, del PSOE, puso la lupa en la letra pequeña del expediente: “Tenemos muchas dudas de la tasación que se ha realizado para calcular el canon, que beneficia claramente al adjudicatario”. El Ayuntamiento cifró en 3.887 euros precio medio del metro cuadrado en la zona para calcular el canon de 454.000 euros que la empresa de Nacho Cano deberá pagar cada año por el uso de la parcela. Sin embargo, portales inmobiliarios como Idealista indican que el metro cuadrado en el barrio de Piovera, donde se levantará el Teatro Malinche, asciende a una media de 4.950 euros en el mercado.

(Visited 974 times, 1 visits today)