La peor tormenta de nieve en medio siglo en Madrid y Martínez Almeida se convierte en el alcalde de España, como gritaban sus corifeos. “¿Dónde están el coletas y Sánchez?”, bramaba el facherío tuitérico, mientras aplaudían al gigante que empujaba coches en medio de la nieve (y delante de una cámara, no sea que se pierda el gesto).

Eso fue hace algo menos de un año y medio. Se le debieron acabar allí las fuerzas para interesarse por las tormentas de nieve y los efectos de Filomena, porque 16 meses después de aquello la pista cubierta de Santa Adela, en Hortaleza, sigue amenazando ruina, así que la tirarán abajo. Y los chicos que se busquen la vida.

Si lo piensas, lo de mancharse los zapatos castellanos para palear nieve tampoco te renta. El pobre Pablo Casado también se puso a ello y su cabeza luce ahora en el salón de casa de Ayuso. Hasta Ignacio Aguado (¿lo recuerdan, aquel señor que era como el cuñado de toda familia de bien y supuestamente vicepresidente de Ayuso?) puso su parte. Y ahora vaya usted a saber en qué clase de mentor de coaching se habrá convertido.

Seguro que ahora que Ayuso y Rodríguez mandan en el PP madrileño tienen dos o tres ideas de mejores candidatos que el opositor Almeida para la alcaldía de Madrid

Así que Almeida, que es astuto como un ratón, se dedica a otras cosas. Como buen opositor (aunque no lo crean por algunas cosas que dice, es abogado del Estado), él sabe en qué asignaturas tiene que hacer más culo y en cuáles no. Por ejemplo, la de preocuparse por los ciudadanos en verano no debe de ser de las más importantes. ¿Piscinas para no ahogarse de calor en Canillas? No, hombre, no, eso ya en tu urbanización. Ah, que no tienes piscina en tu urbanización. Incluso me dices que no tienes urbanización. Pues entonces no molestes, piojoso, que yo estoy a otras cosas.

Congraciarse con Ayuso, por ejemplo. Hubo un momento, no hace tanto tiempo, en el que Almeida era el soldadito de Casado para atacar a Ayuso. Era el portavoz de Génova. Esas cosas que decía, que eran para echarse a temblar. Y Ayuso y su jefe Miguel Ángel Rodríguez tienen buena memoria. Seguro que ahora que mandan en el PP madrileño tienen dos o tres ideas de mejores candidatos que el opositor Almeida para la alcaldía de Madrid. Que solo queda un añito.

Y esto, amigos, son las cosas de comer. Con asignaturas tan importantes como esa, ¿a quién le importan unas canchas o unas piscinas en Hortaleza? ¿Quién se han creído que soy yo? ¿El alcalde de España?

(Visited 67 times, 1 visits today)