La decisión del nuevo gobierno del Ayuntamiento de Madrid de cambiar el horario de los Plenos de distrito a las seis de la tarde para fomentar la participación vecinal ha tenido un efecto inmediato en Hortaleza. El pasado martes 24 de noviembre, más de 60 personas asistieron a la primera sesión ordinaria que se celebraba en el barrio desde las elecciones municipales de mayo, abarrotando un salón de plenos con muchas caras nuevas.

A pesar de las novedades, muchos de los asuntos a debate fueron problemas que vienen de lejos, como la situación de los barrios de la UVA de Hortaleza o el Poblado de Canillas, que llevan décadas esperando una remodelación que nunca llega. Aunque en esta ocasión fue un barrio nuevo, Valdebebas, el que acaparó más propuestas de las presentadas por los cuatro partidos políticos con representación.

Un Pleno sin mayorías absolutas

La nueva composición del Pleno de Hortaleza, equivalente a los resultados electorales en toda la ciudad, ha terminado con las mayorías absolutas de las últimas dos décadas. Ahora Madrid y Partido Popular, ambos con nueve representantes, necesitan el apoyo de PSOE o Ciudadanos, con cuatro y tres vocales respectivamente, para sacar adelante sus iniciativas.

Una aritmética que sin embargo funciona: diez de las doce propuestas presentadas por los cuatro grupos políticos fueron aprobadas, algunas incluso por unanimidad, como la apertura al tráfico de la avenida Francisco Javier Sáenz de Oiza, que conectaría los barrios de Sanchinarro y Valdebebas y permanece cerrada por falta de alumbrado. Hace un año desapareció todo el cable de cobre y reponerlo requiere de una inversión de medio millón de euros. A pesar del acuerdo para que se abra al tráfico en 2016, el portavoz socialista, Jorge Donaire, le reprochó al Partido Popular (que presentó la iniciativa) que reclamara ahora la apertura inmediata de la calle cuando los populares “no consideraban que fuera urgente” el pasado mes de abril, cuando el PSOE llevó al Pleno una propuesta similar.

_SBM9659La concejala de Hortaleza, Yolanda Rodríguez, durante una de sus intervenciones. / Foto Sandra Blanco

No fue el único asunto que generó cierta sensación de déjà vu. El desmantelamiento del instituto público Rosa Chacel volvía al orden del día. Ahora Madrid presentó una proposición para solicitar a la Comunidad de Madrid la revocación del proceso de supresión de las plazas escolares de educación secundaria en este centro, y fue aprobada con el apoyo del PSOE, provocando aplausos entre el público.

Una vez más, el proyecto de la Casa de las Mujeres de Hortaleza, aprobado desde hace años y nunca ejecutado, también reapareció en el Pleno con sendas proposiciones de Ahora Madrid y PSOE que instaban a la Comunidad de Madrid a la desafección del uso escolar del antiguo colegio Rubén Darío de Canillas (abandonado y en un grave estado de deterioro) para que se instale allí la Casa de las Mujeres. Ambas proposiciones fueron aprobadas. Además, la concejala presidenta de Hortaleza, Yolanda Rodríguez, quiere que el antiguo colegio albergue también una futura Casa de Asociaciones. “Es mi deseo, no quiere decir que sea un compromiso”, matizó la edil de Ahora Madrid.

¿BiciMAD en el barrio?

Durante sus respuestas a las preguntas de los grupos de la oposición, Yolanda Rodríguez también desveló que ha solicitado al Ayuntamiento la creación de “una red interna” del servicio de alquiler de bicicletas BiciMAD en el distrito.

Además, la concejala manifestó su intención de que el futuro polideportivo de Valdebebas sea “público y de gestión directa” ante la proposición de Ciudadanos pidiendo un estudio para la construcción de un centro deportivo municipal en el nuevo barrio, que provocó la protesta silenciosa de un grupo de vecinos de Las Cárcavas exhibiendo carteles que mostraban su rechazo a que este proyecto se ubique en una parcela destinada a zonas verdes. Lo hicieron en silencio porque los asistentes tuvieron que esperar cinco horas para tomar la palabra.

_SBM9947Protesta de vecinos de Las Cárcavas durante el Pleno. / Foto Sandra Blanco

El nuevo horario del Pleno tiene ese inconveniente: el turno para preguntas de los vecinos, relegado al final de la sesión, comenzó a las once de la noche. Aquí también reapareció una polémica antigua. El vecino Carlos Crespo, que hace años era un habitual de los Plenos denunciando reiteradamente las irregularidades en la construcción del Palacio de Hielo regresó para recordar el incumplimiento de las sentencias que afectan al centro comercial, “también conocido como Palacio de la Chapuza”, dijo durante su airada intervención.

(Visited 467 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada