El antiguo colegio Rubén Darío, ubicado en una extensa parcela del Poblado de Canillas, entre las calles Gomeznarro, Campaspero, Matapozuelos y Boecillo, lleva abandonado desde hace una década y se encuentra actualmente en condiciones muy deterioradas, pero alberga también las esperanzas de asociaciones y movimientos sociales que, al calor de una nueva corporación municipal que pretende abrirse a las demandas vecinales, proyectan la reutilización de este espacio, tratando de paliar el déficit de infraestructura pública que sufre el distrito.

Según el equipo técnico de la Junta de Hortaleza, que desde este verano preside Yolanda Rodríguez (Ahora Madrid), de los tres edificios que componen el complejo, uno de ellos se encuentra en condiciones ruinosas y los dos restantes tendrían que someterse a una profunda reconstrucción, con un necesario desembolso de recursos que obliga a planear pacientemente la idoneidad de la obra.

En el distrito se echan en falta dotaciones como un Centro de Día, una biblioteca de dimensiones acordes al tamaño de la población o la Casa de las Mujeres, proyecto aprobado hace años para darle una nueva utilidad a las instalaciones del colegio, uno de los más antiguos del barrio de Canillas. El PSOE también ha reclamado que se ubique una Escuela Oficial de Idiomas, que sería la primera en el distrito.

La asociación de Canillas, recientemente recuperada por sus vecinos, apuesta también por poner en valor este terreno y está dispuesta a colaborar en estrecha relación con la Junta Municipal.

Cierre a los vándalos

A mediados del mes de septiembre, la Junta Municipal tapió los accesos y dotó a las instalaciones de vigilancia para evitar que nadie pudiera acceder al recinto, principalmente para preservar a los vecinos de posibles accidentes que, teniendo en cuenta la ruinosa situación, podría tener graves consecuencias. Además, a lo largo del verano se han producido varios incendios en el interior del colegio que agravan su deterioro.

Según fuentes municipales, tras detener la degradación del centro, el Ayuntamiento pedirá a la Comunidad de Madrid la desafectación de la actividad educativa, un paso imprescindible para empezar a elaborar nuevos proyectos de uso donde podrán participar los vecinos.

(Visited 1.164 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada