El Ayuntamiento de Madrid ha derribado este lunes las chabolas de la calle Gregorio Sánchez Herráez, levantadas hace tres años junto a las tapias de Huerta de Mena, la también conocida finca de Los Almendros, ubicada a medio camino entre el barrio de San Lorenzo y el de Las Cárcavas. En el momento del derribo había nueve hombres y una mujer en estas precarias construcciones, y todos «optaron por alternativas habitacionales» ofrecidas por el Samur Social, según fuentes municipales.

La actuación ha sido ordenada por el Servicio de Disciplina Urbanística del Área de Urbanismo del Ayuntamiento. Agentes de la Policía Nacional y de la Municipal han vallado la zona a primera hora de este lunes. Tras el desalojo de los ocupantes (que habían sido notificados, asegura el Ayuntamiento) una retroexcavadora ha demolido la decena de minúsculas chabolas, construidas con maderas, plásticos y otros materiales de desecho.

Las personas que vivían en las chabolas derruidas llevan años instaladas en el barrio. Hasta 2021 estuvieron establecidas en la parcela municipal situada al norte de Huerta de Mena y encajada entra la M-11 y la M-40, a la que solo se puede acceder por un puente para peatones que sobrevuela esta última autopista. Hace tres años, la Junta Municipal de Hortaleza decidió cerrar el paso por el puente con el objetivo de acabar con el núcleo chabolista, aunque las infraviviendas se trasladaron al otro lado de Huerta de Mena, al terreno que se extiende entre las tapias de la centenaria finca y la calle Gregorio Sánchez Herráez, que también utilizan como aparcamiento trabajadores de las oficinas de la Vía de los Poblados.

Las Madres Adoratrices, actuales propietarias de la histórica Huerta de Mena de Hortaleza, quieren construir más oficinas en los terrenos de la quinta, que tiene siglos de antigüedad. A finales de 2021 trascendió que las religiosas habían pedido al Ayuntamiento la aprobación de un Plan Parcial para vender la finca a “un gran grupo empresarial” que levantaría las nuevas oficinas en una zona ya saturada, con problemas de movilidad y carencia de transporte público. Más de 4.500 personas han firmado una petición para salvar la antigua quinta que hace un siglo, cuando fue propiedad del dramaturgo Carlos Arniches, se convirtió en un efervescente lugar de encuentro de la intelectualidad madrileña por el que pasaron casi todos los nombres más relevantes de la Generación del 27.

Huerta de Mena desde el aire

Imagen aérea del palacete de Huerta de Mena, también conocida como la finca de Los Almendros. PLANORÁMICA

(Visited 648 times, 1 visits today)