Organizadas por la biblioteca Huerta de la Salud, las visitas guiadas que, en turnos de mañana y tarde, realizaron el 17 diciembre cerca de sesenta personas a algunos lugares del casco antiguo de Hortaleza pusieron de manifiesto que a los hortalinos y hortalinas les preocupa sobremanera el patrimonio histórico del distrito.

Un patrimonio de extraordinaria singularidad que no dejó de asombrar a los que formaban parte de las comitivas, aunque todos los presentes coincidieron en señalar la necesidad de dotar de carteles explicativos a cada sitio visitado.

Todos los presentes coincidieron en señalar la necesidad de dotar de carteles explicativos a cada sitio visitado

MONUMENTOS DE GRAN SINGULARIDAD

Tanto la historia del sillar, o columna solitaria, que abre paso al barrio de Parque de Santa María como la vieja era de trillar en la colonia Orisa, donde los automóviles compiten por aparcar sobre su empedrado, sorprendieron por su historia original y por su papel de sacrificados testigos del paso del tiempo olvidados por las administraciones.

Por incredulidad de la gente, hubo que repetir varias veces que lo que se estaba pisando se trababa, sí, en efecto, de una de las dos eras del pueblo, que data de al menos de mediados del siglo XVIII, y que no se conserva ninguna otra era de trillar en Madrid. Debería garantizarse la pervivencia de al menos algún fragmento de ella, se convino unánimemente.

Antiguo sillar, o columna solitaria, en el barrio Parque de Santa María. BIBLIOTECA HUERTA DE LA SALUD

Pero lo que dejó verdaderamente pasmados a los vecinos y vecinas fue el antiguo lavadero municipal, pues parece mentira que se conserve en tan perfecto estado. Tampoco existe un recinto similar en ningún otro punto de Madrid. “La primera pila que encontramos tras atravesar la puerta era para lavar y la segunda para enjuagar”, apuntó una vecina que frecuentaba el lugar de pequeña.

Entorpeció la visita de la tarde la falta de alumbrado eléctrico, e irritó en todo momento el mal estado de la fachada. Entre todos se vertieron opiniones sobre posibles usos de un “monumento histórico”, como lo definió un visitante, tristemente apenas conocido en el distrito y en Madrid: para visitarlo tal cual, como monumento y para explicar la historia, para enseñárselo al alumnado de los colegios del distrito, como sede de exposiciones, para encuentros periódicos entre el vecindario (al menos anuales)…

Entrada del antiguo lavadero municipal, ubicado en la calle Mar de Kara. BIBLIOTECA HUERTA DE LA SALUD

Solo con el recuerdo de que en buena medida los gastos para su creación –inaugurado en octubre de 1931– procedieron de donaciones de vecinos y vecinas bastó para concluir que un sitio tan representativo de la historia de Hortaleza y de Madrid no podía seguir cerrado para el mundo.

RUTA HISTÓRICA POR HORTALEZA

La era, y los restos cercanos del pozo y la noria, el sillar (y los otros tres sillares idénticos que siguen en pie en el barrio de San Miguel) y el lavadero municipal son valiosas piezas de un patrimonio histórico que hay que conservar y difundir.

El casco histórico del antiguo pueblo de Hortaleza se encuentra recogido en apenas 700 u 800 metros de largo por unos 400 metros de ancho

Junto a otros elementos igualmente ricos que nos ha legado el pasado, como Huerta de la Salud, todos los lugares que recoge el parque Clara Eugenia, la iglesia de San Matías, el cementerio, los edificios de La Equitativa y la antigua escuela del pueblo, entre otros, merecen conformar una ruta histórica que sería única en Madrid, y que daría mayor vida social a Hortaleza.

El hecho de que el casco histórico de Hortaleza se encuentre recogido en apenas 700 u 800 metros de largo por unos 400 de ancho facilitaría la bonita empresa.

 

(Visited 471 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada