El gestor cultural y promotor musical Rubén Caravaca (Madrid, 1959), que falleció el pasado mes de septiembre a los 64 años de edad, dará nombre a un parque de su barrio natal, San Lorenzo. Este pasado jueves, el Pleno de Hortaleza aprobó una propuesta de la asociación vecinal La Expansión de San Lorenzo para que el parque de la calle Manizales lleve el nombre de Rubén Caravaca, que además fue el responsable de cultura de la Junta Municipal de Hortaleza durante los años ochenta. El lugar escogido por la asociación tiene un valor simbólico porque desde hace décadas ha sido escenario de las fiestas populares del barrio.

Emilia Lozano, fundadora de la asociación Somos Acogida y amiga de Rubén Caravaca, fue la encargada de defender en el Pleno esta propuesta para reconocer a un “hijo del barrio de San Lorenzo” de “prestigiosa trayectoria en el ámbito cultural que dedicó sus mejores años a dignificar las condiciones de vida del vecindario y modernizar el distrito”. Una labor que realizó “con una excepcional implicación y buscando siempre el máximo consenso político”, se recordó en el salón de plenos de la Junta de Hortaleza ante la presencia de amigos y familiares de Caravaca. La proposición salió adelante con el apoyo del Partido Popular, Más Madrid y PSOE, el partido en el que militó Rubén Caravaca desde su juventud y hasta los años noventa. Para que la iniciativa sea definitiva, ahora debe ser aprobada en la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid.

El actual formato de las Fiestas de Hortaleza o la escuela municipal de música del distrito son parte del legado de Rubén Caravaca

Rubén Caravaca trabajó en la Junta Municipal de Hortaleza como responsable de cultura desde 1982 hasta finales de la década junto a los concejales Valentín Medel y Pilar García Peña. En ese tiempo impulsó una audaz política cultural que dejó como legado el actual formato de las Fiestas del distrito, una larga lista de conciertos y eventos memorables, así como equipamientos y dotaciones como la primera escuela municipal de la ciudad de Madrid o el auditorio del parque Pinar del Rey, entre otros. Además, desde la Junta de Hortaleza, que entonces administraba el actual distrito de Barajas, Rubén Caravaca estuvo implicado en la restauración del parque de El Capricho. Esta histórica zona verde de la Alameda de Osuna recuperó su esplendor gracias a un programa de inserción laboral en el que participaron decenas de jóvenes desempleados que aprendieron un oficio bajo la coordinación del arquitecto y viñetista ‘Peridis‘.

Tras su paso por la Junta Municipal de Hortaleza, Rubén Caravaca emprendió su carrera como gestor cultural y promotor musical. En 1989, junto su socia Gloria Parra, fundó Yeiyeba, y un poco más adelante Nox Producciones, empresas pioneras en la representación de artistas africanos y latinoamericanos en España. En 2004 fue uno de los impulsores de la creación de la Asociación de Gestores y Técnicos Culturales de la Comunidad de Madrid (AGETEC), que presidió entre 2011 y 2012. Fue también fundador de la Asociación Cultural Fabricantes de Ideas y de Cultura en Red y Movimiento (CEREM) y de los festivales Noches de Ramadán, Tren de la Diversidad, Lavapiés Diverso, ArganzuelaFemFest y Hola, Lavapiés. Además, Rubén Caravaca escribió varios libros, fue un activo colaborador en diversos medios de comunicación y fundó la peña Las Colchoneras del club de fútbol Atlético de Madrid Femenino.

Programa Rubén Caracava scaled

Rubén Caravaca, a la izquierda, en 2019 durante el programa grabado en Danos Tiempo. ANTONIO GARCÍA

En los últimos años Rubén Caravaca participó en este periódico vecinal con textos que evocaban sus recuerdos de aquella Hortaleza combativa y soñadora de los años de la Transición, como el artículo que rememoraba el paso del cantautor Patxi Andión por nuestro barrio. En 2019 fue el protagonista de un programa de radio grabado con público en el espacio Danos Tiempo, titulado La cultura de Hortaleza en los ochenta, en el que embelesó a los asistentes con las fabulosas historias de aquella década repleta de conciertos y eventos culturales. Una joya de grabación que resumirá para siempre su legado en el barrio, alentado por la convicción de que los barrios de la periferia merecían una vida cultural tan estimulante como la del centro de la ciudad. «Gracias al momento histórico, la voluntad política y el compromiso de muchas personas y entidades, fue posible», afirmaba.

(Visited 399 times, 1 visits today)