En concreto, se trata de los terrenos situados entre Julio Casares, Niceto Alcalá Zamora e Isabel Clara Eugenia. Son dos parcelas, una tiene 50.000 metros cuadrados y otra, 11.100. Están calificadas como dotacional de servicios colectivos: con este Plan Especial se recalifican 11.000 metros, que pasan a ser para bienestar social en categoría de seguridad y protección ciudadana.

Las dos parcelas fueron cedidas en 2003 por el Ayuntamiento al club del Estudiantes, que iba a levantar su gran ciudad deportiva, un proyecto que por los problemas económicos nunca vio la luz. En 2015, el terreno fue recuperado por el Consistorio, pero ya había condicionado la construcción de otros equipamientos deportivos en el barrio.

Fuentes del Área de Seguridad y Emergencias señalan que lo anunciado es simplemente un primer trámite, ya que se trata de dar cabida a una base del SAMUR “en un futuro”, sin que probablemente se materialice en esta legislatura. No hay ni proyecto de obra ni coste.

Desde la asociación vecinal Sanchinarro, que se enteró de la noticia “por la tele”, dice Socorro Sáez, su presidenta, que han pedido información a dicha área y a Desarrollo Urbano, porque en la Junta de Hortaleza “el concejal nos dijo que no sabía nada”. Aún no tienen respuesta.

En los Presupuestos Participativos 2017, el vecindario de Hortaleza votó construir un campo de rugby y una pista de atletismo en esas parcelas

De entrada, el proyecto les genera dos dudas. Primero, ¿qué tipo de instalaciones son: oficinas, aparcamiento para ambulancias, una base al uso…? Porque “estaría al lado de viviendas, en una calle estrecha, y podría generar molestias”, apunta Sáez. Recuerda que el barrio ya cuenta con unas cocheras de la EMT, “con más inconvenientes que ventajas, porque causan atascos, más contaminación y ruidos”.

Segundo, ¿qué van a hacer con los 50.000 metros restantes de la parcela? La cuestión es que, en los Presupuestos Participativos de 2017, el vecindario de Hortaleza votó construir un campo de rugby y una pista de atletismo. En 2019, se hicieron los estudios geotécnicos, y según figura en Decide Madrid, en junio de 2020 “a la vista de los informes topográficos y geotécnicos”, se hablaba de modificar el proyecto inicial, que hoy sigue en fase de desarrollo final.

SIN RUGBY NI ATLETISMO

Sin embargo, Paloma Sobrini, directora general de Arquitectura y Conservación del Patrimonio Municipal, en respuesta a una pregunta formulada por Más Madrid el verano pasado, contestó que el presupuesto “cuadriplica” la cifra prevista, debido a que los resultados del estudio geotécnico son “pésimos”: el terreno tiene escombros entre 14 y 16 metros. La conclusión es que la parcela “no resulta adecuada” para construir un campo de rugby.

Según el estudio geotécnico, la parcela “no resulta adecuada” para construir un campo de rugby

Precisamente, las vecinas y vecinos se preguntan cómo es posible que, si el terreno no es apto para un campo de rugby, sí lo sea para levantar un edificio del SAMUR. “Llevamos 16 años luchando por un polideportivo, junto con Virgen del Cortijo, pero se quedó en un campo de fútbol para el Oña: necesitamos instalaciones deportivas”.

El anuncio de construir un polideportivo “idéntico a otros once” de gestión privada que hizo el Ayuntamiento tampoco satisface del todo a los vecinos. “Tenía una piscina y cuatro salas, es superbásico, y nos dicen que se hará por fases”, indica Socorro Sáez. De hecho, han sido bautizados como parkgyms porque tienen más espacio de aparcamiento que deportivo. “No hay nada en el barrio, y hay muchos chavales que no tienen dónde practicar deporte”.

(Visited 492 times, 1 visits today)