Aena, empresa pública que gestiona los aeropuertos de interés general en España, contará a partir del último trimestre de 2022 con un nuevo parking para los trabajadores de su sede de servicios centrales situada en el sur del distrito de Hortaleza, en el barrio de Palomas. La iniciativa responde, según fuentes consultadas por este periódico, a la necesidad de plazas de aparcamiento para los empleados de Aena, después de que en noviembre de 2018 la compañía pública completara el traslado de la plantilla de sus oficinas ubicadas en Arturo Soria a la sede del Edificio Piovera Azul, en la calle Peonías, donde aterrizó en los años noventa y que ya acogía al grueso de la plantilla.

El nuevo parking para empleados de Aena se está construyendo en terrenos propiedad del Ayuntamiento de Madrid, situados entre las calles Peonías y la Avenida del Arroyo del Santo. La parcela de uso dotacional, que ocupa una superficie útil de 11.000 metros cuadrados y más de 2.000 de zonas verdes, contará con 400 nuevas plazas para turismos, 40 para motocicletas, 16 para recarga de vehículos eléctricos y 12 para personas con movilidad reducida (PMR). Aena cuenta con una autorización del Consistorio de ocupación temporal inicial por cuatro años, a partir del inicio de las obras (ya han comenzado las primeras intervenciones y se completarán a finales del presente año). La gestora de aeropuertos sacó a licitación la obra y se adjudicó a Asfaltos y Construcciones Elsan, S.A. El importe de adjudicación ha sido de 1.914.865 euros y el plazo de ejecución es de ocho meses.

Plano del parking que Aena construye en la calle Peonías, al sur del distrito de Hortaleza.

Los servicios centrales de Aena disponen de un total de 360 plazas de aparcamiento, insuficientes, según la empresa, para acoger a toda la plantilla reunida en la sede madrileña, que suma actualmente más de 1.000 empleados. Durante el primer año, Aena pagará al Ayuntamiento 273.000 euros por uso del terreno. En los siguientes, “abonará las cantidades que anualmente sean aprobadas por el órgano competente”, según figura en el documento de autorización de ocupación temporal del suelo.

LUCHA CONTRA LOS PARKINGS

El macroparking que construye Aena llega después de que otros grandes aparcamientos sucumbieran en Hortaleza por la presión vecinal. Uno de ellos también se construyó en un terreno municipal cedido por el Ayuntamiento a una empresa para que aparcasen sus empleados. Es el caso del parking de Iberdrola en la calle Tomás Redondo, que provocó una rebelión en el aledaño colegio público Juan Zaragüeta hasta que fue desmantelado el año pasado. Además, el vecindario de Hortaleza consiguió detener el aparcamiento disuasorio, de casi 300 plazas, que el Ayuntamiento de Madrid pretendía construir en una gran parcela municipal de uso deportivo en Mar de Cristal. Hace un año, cientos de vecinos y vecinas salieron a las calles para reclamar una biblioteca y zonas verdes en ese terreno ubicado en el centro del distrito.

(Visited 3.640 times, 1 visits today)