El barrio de San Lorenzo fue una de las primeras expansiones del pueblo de Hortaleza anexionado a Madrid en 1949. Apenas una década después, al este de la pequeña localidad empezaron a levantarse sus bloques de pisos, que fueron el anticipo de la constante urbanización que durante décadas transformó las antiguas tierras rústicas en un barrio de la capital. Su asociación se fundó apenas unos días antes de la muerte del dictador Francisco Franco, el 8 de octubre de 1975, y tuvo un importante papel en el efervescente movimiento vecinal del distrito. Sin embargo, hacía años que su local de la calle Repelón, junto a la morera centenaria de la calle Gregorio Sánchez Herráez, languidecía sin actividad. La asociación estaba muerta por la “falta de relevo”.

Este pasado miércoles 6 de mayo, la asociación vecinal La Expansión de San Lorenzo resucitó. “En este momento de difícil crisis sanitaria y económica, sumado a determinadas realidades presentes en los últimos años como el deterioro y desmantelamiento de los servicios públicos, el aumento de la presencia pública de los discursos racistas, la falta de inversiones en barrios populares, el encarecimiento de la vivienda, etc., un grupo de vecinas y vecinos sentíamos la necesidad de hacer algo”, se anunciaba en un comunicado difundido por las redes sociales.

Entre esos vecinos y vecinas se encuentra Juan González: “Desde hace tiempo, algunas personas del barrio nos preguntábamos por la asociación pues veíamos el local pero siempre se encontraba cerrado y nadie respondía al teléfono y dirección de correo electrónico que encontramos rastreando en internet, y creemos que las asociaciones vecinales juegan un papel muy importante en los barrios y San Lorenzo, una de las zonas más populares del distrito, con una de las rentas medias más bajas de Hortaleza, no podía seguir sin un espacio de encuentro vecinal, sin un altavoz para las demandas y denuncias del barrio. Así que nos pusimos a trabajar para reactivar la asociación, poniéndonos en contacto con socios antiguos de la misma y con otras vecinas con interés en este proyecto”.

Pintadas en San Lorenzo contra la M-40 en los años noventa.

Aquella falta de relevo que condenó a la asociación de San Lorenzo ha llegado tiempo después con “personas de un amplio espectro edad, desde los 18 hasta los 50 y tantos” que ya participan en otras iniciativas y colectivos del distrito y quieren “construir vecindad, es decir, comunidad, recuperar redes vecinales que nos sirvan para encontrarnos, para ayudarnos y para hacer política en mayúsculas, es decir, para que seamos protagonistas en las decisiones que nos afectan”, explica Juan.

La prioridad de la nueva asociación es recuperar un local “que se encuentra bastante deteriorado por estos años sin utilizar y por la borrasca Filomena”. Tarea para la que piden colaboración vecinal. “La reforma va a suponer un importante esfuerzo económico y se van a necesitar muchas manos, horas de trabajo, herramientas y materiales”. Hacia fuera, la asociación se propone “ser un instrumento útil para las luchas ya presentes en el barrio contra el macroparking de Mar de Cristal, contra los discursos de odio o en defensa del derecho a la vivienda, además de intervenir en aquellas que las vecinas de San Lorenzo y socios de la asociación tengan interés”.

"San Lorenzo, una de las zonas más populares del distrito, no podía seguir sin un espacio de encuentro vecinal, sin un altavoz para las demandas y denuncias del barrio"

Se trata de recoger el testigo de las luchas de anteriores décadas que protagonizaron los vecinos y vecinas de San Lorenzo, como cuando el barrio se levantó contra la construcción de la M-40, que dejó una cicatriz mal suturada. “La lucha contra los ruidos que genera la M-40 finalizó con una victoria vecinal pues el Ministerio de Transportes construyó las pantallas que hoy podemos ver junto a la vía ciclista. Aun así, no todos los vecinos quedaron satisfechos con la obra pues los ruidos siguen escuchándose en muchas viviendas”, rememora Juan.

Junto a la reivindicación, la asociación también hizo barrio con la celebración. “Organizaba las fiestas del barrio, ahora desaparecidas, así como diferentes torneos deportivos, actividades culturales y excursiones que dinamizaban la vida social de San Lorenzo”. Todo se puede recuperar con la ayuda del vecindario, apuntan desde la renovada asociación, que prepara una asamblea abierta donde presentarán e informarán del trabajo realizado hasta ahora y empezarán a escuchar las demandas del barrio. Mientras se adecenta el local, La Expansión de San Lorenzo ya ha abierto sus puertas en internet: se les puede contactar a través del correo electrónico asociacionvecinalsanlorenzo@gmail.com, por Twitter en @AVSanLorenzo e Instagram en @av.sanlorenzo.

Espectáculo de marionetas en las desaparecidas fiestas del barrio de San Lorenzo.

(Visited 443 times, 3 visits today)