Los edificios centenarios de la plaza de la Iglesia de Hortaleza, que estuvieron amenazados por un proyecto de macrogimnasio que los condenaba a la piqueta, podrían acabar sumándose a las instalaciones de la Escuela CES, que desde 2012 tiene su sede en el colindante convento de los Padres Paúles. La escuela privada especializada en enseñanzas de imagen y sonido negocia con la congregación religiosa la posibilidad de alquilar los inmuebles para que alberguen un “laboratorio de diseño” y un teatro que “también pueda dar uso cultural” al barrio.

El director del CES, Miguel Ángel Muñoz, desveló este proyecto a la Plataforma en Defensa del Casco Histórico de Hortaleza a finales del año pasado durante una visita a a la escuela junto a representantes de Más Madrid, como el concejal Miguel Montejo y la diputada regional Alicia Torija. Se trataría de un alquiler a “largo plazo” que permitiera amortizar la inversión necesaria para acondicionar esta decena de edificios, actualmente cerrados y sin actividad, que se extienden desde la plaza de la Iglesia de Hortaleza a lo largo de la calle Mar de Bering hasta Mar Báltico.

La rehabilitación no supondría el derribo de ninguno de los inmuebles, en cuyo subsuelo existen antiguas bodegas subterráneas protegidas por ley. “Desde un punto de vista de patrimonio no tenemos intención de generar ningún problema, nos vale lo que hay. Queremos mantener lo antiguo para que conviva con lo moderno”, aseguró Muñoz. Durante aquel encuentro, el director del CES indicó que los Padres Paúles se muestran “favorables” al proyecto, aunque desde la escuela afirman que todavía “no hay ninguna novedad” en las negociaciones.

Los Paúles ya ofrecieron el alquiler de estos inmuebles antes del fallido proyecto de gimnasio

La posibilidad de alojar la Escuela CES en estos edificios, algunos de ellos con más de 150 años de antigüedad, viene de lejos. Los Paúles ya los ofrecieron hace diez años cuando sellaron el alquiler del convento a la escuela de imagen y sonido hasta 2034. Una oportunidad que vuelve a aparecer después de que la empresa Ingesport renunciase en verano de 2020 a construir el macrogimnasio privado previsto en el entorno de la plaza de la Iglesia, que generó rechazo vecinal, tras toparse con el rechazo de la Comisión Local de Patrimonio de Madrid.

EL PROYECTO MÁS RENTABLE

Meses después de la renuncia de Ingesport, el concejal presidente de Hortaleza, Alberto Serrano, transmitió a los Paúles el interés del Ayuntamiento por hacerse con estos edificios del antiguo pueblo. Sin embargo, los representantes de la congregación religiosa rechazaron la propuesta porque preferían “estudiar nuevos proyectos privados” para “explotar de la forma más rentable” estos inmuebles, que acogieron actividad parroquial durante décadas. El concejal, por su parte, planteó a los Paúles la posibilidad de acondicionar los edificios como una residencia de estudiantes, aprovechando precisamente, según dijo Serrano, la actividad formativa de la Escuela CES en el antiguo convento de la congregación.

En aquella reunión entre el concejal y los Padres Paúles, en febrero del año pasado, los representantes de la congregación religiosa también anunciaron su intención de recurrir la declaración como Bien de Interés Patrimonial de la iglesia de San Matías, que incluye dentro de su entorno de protección los edificios de los Paúles y obligaría a “conservarlos y custodiarlos” impidiendo cualquier actuación que “afecten el bien”. Finalmente, los religiosos presentaron un recurso contencioso-administrativo en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid que todavía no se ha resuelto.

Portón de uno de los edificios centenarios de la plaza de la Iglesia. SANDRA BLANCO

(Visited 523 times, 1 visits today)