La congregación religiosa de San Vicente de Paúl no contempla la posibilidad de vender al Ayuntamiento de Madrid los edificios centenarios que rodean la plaza de la Iglesia de Hortaleza. Según fuentes de la Junta Municipal, los Padres Paúles, como se conoce a la congregación en el barrio, prefieren un proyecto privado “más rentable” en los terrenos donde la empresa Ingesport quería levantar un macrogimnasio que sucumbió el pasado verano tras toparse con un informe desfavorable de la Comisión Local de Patrimonio y el rechazo vecinal.

El concejal presidente de Hortaleza, Alberto Serrano (Ciudadanos), se reunió el pasado febrero con representantes de la congregación para transmitir el interés del Ayuntamiento por hacerse con estos edificios del antiguo pueblo, en cuyo subsuelo existen bodegas que deben preservarse por ley.

Sin embargo, los Padres Paúles descartaron esa posibilidad, e incluso manifestaron su intención de recurrir el informe que había dado al traste con el proyecto del macrogimnasio, aprobado en 2016 con los votos de Ahora Madrid y Partido Popular después de que el Ayuntamiento retirara la protección de dos inmuebles de la plaza de la Iglesia con más de 150 años de antigüedad.

El concejal Alberto Serrano asegura que los edificios "están muy deteriorados, hechos polvo"

En aquella reunión, celebrada en la Junta de Hortaleza y a la que también asistió Miguel Montejo, concejal de Más Madrid, el ecónomo de los Paúles, Roberto Calero, emplazó a Alberto Serrano a conocer por dentro los edificios de la plaza de la Iglesia.

La visita del edil se produjo semanas después. “Están muy deteriorados, hechos polvo”, asegura Serrano a este periódico. La Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid está tramitando la declaración como Bien de Interés Patrimonial de la iglesia de San Matías, que incluye dentro de su entorno de protección los edificios de los Paúles y obligaría a “conservarlos y custodiarlos” impidiendo cualquier actuación que “afecten el bien”.

Durante la visita de Alberto Serrano, los Padres Paúles admitieron que estudian nuevos proyectos privados para “explotar de la forma más rentable” estos inmuebles, que acogieron actividad parroquial durante décadas. El concejal, por su parte, planteó la posibilidad de acondicionar los edificios como una residencia de estudiantes, aprovechando la actividad formativa de la Escuela CES de imagen y sonido, instalada en el antiguo convento de la congregación desde 2012. “Y si quieren venderlos, el Ayuntamiento estará encantado”, insiste el edil.

(Visited 641 times, 1 visits today)