Aunque la industria en Hortaleza continuó siendo escasa tras su anexión a Madrid en 1950, una empresa de la capital, dirigida por un panadero francés de apellido español, el señor Pajares, se instaló a principios de la década en la actual calle Mar Báltico, hasta febrero de 1953 calle del Mediodía, frente a lo que hoy es el centro de salud del casco antiguo, desde donde inició la fabricación del pan de molde en el país hasta que la marca Bimbo, nacida en México en 1945, comenzó su producción en Granollers en 1965.

El local de La callejuela, como se llamaba a la vía donde se ubicaba, desprendía un olor dulce muy característico. En Pan Toast trabajaron infinidad de personas, en especial chicos y, sobre todo, chicas jóvenes del viejo pueblo y de los distintos nuevos barrios de Hortaleza que iban surgiendo. La propietaria de la fábrica era Industrias Selectas del Trigo, SA, con sede en la plaza de los Mostenses número 7, desde mediados de los años cincuenta ya con domicilio en Mar Báltico. En el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial de abril de 1955, figuran imágenes y textos sobre las patentes de presentación de su pan de molde, con un bloque “en forma de paralelepípedo rectangular” con cortes “paralelos y transversales”. El 26 de agosto de 1954, el diario Pueblo señaló que integraban la fábrica unos cincuenta trabajadores.

El vecino de Las Cárcavas Luis Carretero comenzó a trabajar en Pan Toast, para reforzar la plantilla, en la Semana Santa de 1957, dado el éxito que cosechaba el pan para torrijas que preparaban. Luis y su familia acababan de migrar a Madrid desde Jaraicejo (Cáceres). Con solo 12 años, entró en la empresa, donde llegó a ser oficial de masas. Conoció el funcionamiento de dos hornos: uno pastor giratorio que utilizaba fueloil y otro posterior eléctrico Llopis. Luis evoca los espacios que compartían los trabajadores, con mujeres y hombres vistiendo de blanco; la figura trajeada del señor Pajares y la más funcional de diferentes encargados, como el oficial que le enseñó su labor, Victoriano; el jefe de fábrica, el canillense Valentín; el jefe de los talleres de maquinaria, el señor Juan; Malaquías Molpeceres, casado con Florencia Aragonés, hermana del mítico Luis Aragonés, uno de los jefes principales, o el alto y elegante holandés señor Brokking.

pan de molde Pan Toast

Anuncio del pan de molde especial para torrijas de 1961, conservado en la Biblioteca Nacional de España.

Puri Priego, una empaquetadora de la fábrica que vivía en el barrio del Cristo, incide en que el producto más importante que elaboraban era el pan de molde, “de una calidad muy superior a la actual”. Puri compartía las tareas de empaquetado con Maruja. De encargada tenían a Antonia, que “ennovió” con Gregorio Jodra, responsable del almacén. El señor Jiménez era el jefe de personal. De transportistas recuerda a Juanín el Ratón y a Eusebio. Evaristo era el conserje de día, el Guindi un mecánico y Dionisio un amasador. Puri no para de acordarse de compañeras: Encarna; Maruja; Carmen; Pili; Lali; Felisa, madre de Juan Carlos Aragoneses; Juani; Mari, y Luci, hermana de Luis Aragonés.

La llegada de Pan Toast supuso una revolución en el sector panificador español. Se ensalzaban las bondades de sus productos y su higiene y envasado. La empresa fue abriendo delegaciones por toda la península. Una publicidad audaz, a veces con el nombre de Hortaleza escrito, repercutió en la fama de la marca. Organizaba concursos y degustaciones, haciendo hincapié en los beneficios que el pan de molde y el biscotel reportaban para la esbeltez y belleza de la mujer, la nutrición, la digestión, la pérdida de energía; para todo y toda la familia. La sociedad necesitó nuevas instalaciones. En 1961, los arquitectos José María Anasagasti López-Salaberry y Fernando Barandiarán idearon un proyecto de nueva planta en dos alturas con 25 metros de fachada y ventanales de hormigón armado con practicables arriba.

A finales de los años setenta, la empresa Ariete, SA, compró la marca Pan Toast y la fábrica de Hortaleza cerró para siempre

La fábrica funcionaba las 24 horas del día. Por la noche, elaboraba pan común. Creó panaderías propias, como la de Mar de Bering en el local de la tahona del tío Centeno, otra en la calle Luis Carlos Vázquez del barrio de San Juan Bautista (Ciudad Lineal) y una tercera en la UVA de Hortaleza, en la calle Albatana, negocio que regentó Antonio García, que hasta entonces había vendido pan de la fábrica con sacos que portaba a hombros por las casas de este vecindario. Sus tiendas ofrecían también otros productos de Pan Toast, como colines, plumcake, pan rallado, rosquillas, cinamones (caracolas), harina de repostería… La empresa estableció una segunda fábrica en la base militar de Torrejón de Ardoz a la que destinó a parte de su personal de Hortaleza.

El 1 de enero de 1972 falleció el presidente del Consejo de Administración de Industrias Selectas del Trigo, SA, el pasiego Francisco Gómez Cobo, que había transformado hasta tal punto la industria del pan en Francia que fue condecorado por ello en 1957 con la Legión de Honor, máxima distinción gala. A finales de los años setenta, la empresa Ariete, SA, con sede en Torrejón de Ardoz, compró la marca Pan Toast y la fábrica de Hortaleza cerró para siempre.

El 9 de febrero de 2003, el diario La Razón publicaba una carta de un antiguo trabajador de la fábrica de Hortaleza, Federico Mayo Aguilera, en la que se rebatía un artículo de días atrás donde se aseguraba, por enésima vez, que el primer pan de molde fabricado en España fue el de Bimbo: “… Industrias Selectas del Trigo fabricaba un pan de molde, marca Toast, pionero en España, junto a una variadísima gama de productos: biscotes, colines, picos, etc. […] Cuando Bimbo aterrizó en nuestro país (1965), las cafeterías de toda España y consumidores en general llevábamos más de 15 años comprando estos productos”.

pan de molde Pan Toast

Anuncio de los años cincuenta. CEDIDA POR JUAN JIMÉNEZ MANCHA

(Visited 5.255 times, 1 visits today)