Si las inversiones municipales se interpretan como un indicador de prioridades, para el actual Ayuntamiento de Madrid lo urgente en Hortaleza es hacer aparcamientos. Los primeros presupuestos del Consistorio de José Luis Martínez-Almeida tras la pandemia destinan varios millones de euros para construir hasta cuatro parkings disuasorios en el distrito. Con ellos, el gobierno municipal de Partido Popular y Ciudadanos pretende avanzar en su plan Madrid 360 para la mejora de la calidad del aire en la ciudad. Al menos, en el centro de la capital, porque la estrategia castiga a los barrios periféricos donde aparcarán los coches que no son bienvenidos dentro de la M-30.

El plan del Ayuntamiento contempla dilapidar una de las mejores parcelas de Hortaleza, la ubicada entre las calles Ayacucho y Arequipa en el centro del distrito junto a la glorieta de Mar de Cristal, para que estacionen casi 300 vehículos. Un proyecto que costará más de dos millones de euros y asfaltará un terreno donde miles de personas reclamaron zonas verdes y dotaciones en una consulta ciudadana convocada por el Ayuntamiento de Manuela Carmena (Ahora Madrid) en 2017. El nuevo parking, además, se construiría frente al centro comercial Gran Vía de Hortaleza, que tiene cuatro plantas de aparcamiento subterráneo gratuito que nunca se llenan.

“Mucha gente, cuando le cuentas el proyecto y le dices que allí, que es una parcela muy simbólica, van a meter 300 plazas de aparcamiento y que va a costar más de dos millones, se echa las manos a la cabeza. No te creen, porque les parece demasiado disparatado para ser verdad”, asegura Juan González, uno de los portavoces de la Plataforma Vecinal contra el Macroparking de Mar de Cristal, que lleva un año aglutinando el rechazo al aparcamiento disuasorio. El pasado 3 de diciembre, con el apoyo de una veintena de asociaciones del distrito, sacaron a cientos de personas a la calle y desde entonces han instalado mesas informativas casi todas las semanas para recoger firmas contra el proyecto: ya acumulan casi 6.000.

Este sábado 20 de marzo, la Plataforma ha vuelto a convocar una manifestación para demostrar al Ayuntamiento que Hortaleza no quiere más coches en Mar de Cristal, y sí una nueva biblioteca en un distrito que solo tiene tres (y alguna diminuta) para casi 200.000 habitantes. De nuevo, la reivindicación cuenta con el apoyo de la mayoría del tejido asociativo, también de organizaciones ecologistas como Greenpeace y Ecologistas en Acción. Además, la marcha reclamará que la empresa Iberdrola abandone la parcela municipal que ocupa junto al colegio público Juan Zaragüeta para que aparquen los vehículos de sus empleados.

La manifestación partirá del barrio de Villa Rosa a las doce del mediodía, desde el parque del Movimiento Vecinal situado frente al polideportivo Luis Aragonés, para recorrer las calles Mota del Cuervo y Emigrantes antes de rodear por completo el centro comercial Gran Vía de Hortaleza y desembocar en la parcela de Mar de Cristal sobre las 14 horas, donde los organizadores anuncian una performance para cerrar la protesta. La manifestación cuenta con autorización de la Delegación del Gobierno, y los convocantes piden a los asistentes que acudan con mascarilla y respeten la distancia interpersonal durante el recorrido.

“Pocas veces ha habido tantos colectivos unidos contra un proyecto. Estoy convencido de que la manifestación superará la anterior, será mucho más mayor, y desde el Ayuntamiento tendrán que repensarlo”, augura Juan González. En la plataforma no tienen ninguna noticia sobre la evolución del proyecto del parking, cuya construcción está prevista este año, desde el pasado 9 de diciembre, cuando la Junta de Hortaleza organizó un encuentro entre el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante (Partido Popular), con una variopinta representación de asociaciones del distrito.

La reunión fue promovida por el concejal del distrito, Alberto Serrano (Ciudadanos), que se había comprometido a traer a Carabante a Hortaleza para que diera cuenta del proyecto al vecindario. “Fue una pantomima y salimos bastante enfadados”, recuerdan desde la plataforma, porque el encuentro no fue abierto y la asistencia estaba condicionada a la invitación de los partidos políticos con representación municipal. “Invitaron a asociaciones afines para hacer ruido, y fue lo menos participativo posible tal y como entendemos la participación, no tenían intención de escucharnos y nos vendieron el parking, creando además la falsa dicotomía de que había vecinos a favor y en contra”.

El Ayuntamiento afirma que el aparcamiento erradicará "las ocupaciones y asentamientos irregulares de caravanas y camiones" en la parcela de Mar de Cristal

El Ayuntamiento, a pesar de todo, mantiene sus planes. Desde el Área de Movilidad y Medio Ambiente aseguran que actualmente hay 279 vehículos aparcando a diario en la parcela “que se quedarían sin lugar donde estacionar si se urbaniza el terreno”, según una portavoz del departamento de Borja Carabante, que tilda como “una valoración subjetiva” que el aparcamiento vaya a traer más tráfico y contaminación al barrio.

“El Ayuntamiento de Madrid ofrece la solución de crear en ese punto un aparcamiento intermodal para dar respuesta a las necesidades de esas personas que dejan su vehículo y adecentar el espacio. Además se erradicarían las ocupaciones y asentamientos irregulares de caravanas y camiones”, añaden desde el Consistorio, que el año pasado valló la parcela, lo que impide desde entonces el acceso de cualquier vehículo al descampado.

(Visited 358 times, 1 visits today)