En junio acabó el mandato de Partido Popular y Ciudadanos al frente del Ayuntamiento de Madrid (y del PP al frente de la Comunidad) con cuatro años más perdidos para dar un nuevo uso a las abandonadas instalaciones del antiguo colegio público Pedro de Alvarado, y sin atender la necesidad de ceder un espacio para la Casa de las Asociaciones de Hortaleza, que fue el colectivo que dio la voz de alarma sobre el estado del edificio y reclamó su cesión.

Esta incongruencia de tener espacios públicos cerrados mientras existe demanda de locales por parte de muchos colectivos del distrito no se ha solucionado en el mandato anterior y no tiene pinta de que se vaya a solucionar en los próximos cuatro años, ya que el PP siempre ha sido reacio a la cesión de espacios a estas asociaciones.

Y ello, a pesar de que entre esos colectivos los hay juveniles, como el Grupo Scout Proel 334, que ofrece ocio saludable a niños, niñas y jóvenes, o Jóvenes del Parque, que trabaja con personas con diversidad funcional; culturales (como Radio Enlace o en su día La Catrina de Esperanza) y sociales (El Olivar trabaja con personas desfavorecidas), entre otras muchas.

Durante el anterior mandato de PP y Ciudadanos, PSOE y Más Madrid han presentado todo tipo de iniciativas para corregir esta situación

Durante el anterior mandato de PP y Ciudadanos, PSOE (hasta en seis ocasiones) y Más Madrid han presentado todo tipo de iniciativas en el Pleno del distrito para corregir esta situación: proposiciones, mociones de urgencia, preguntas…, y algunas de ellas fueron aprobadas, pero nada ha cambiado.

El propio concejal presidente de los últimos cuatro años, Alberto Serrano (Ciudadanos), reconoció que el abandono del antiguo colegio Pedro de Alvarado es una “situación lamentable”, “da vergüenza ver cómo está”, y que “hacen falta espacios para asociaciones” porque hacen “una labor imprescindible” y que, por tanto, son ”una demanda lógica”.

En esos Plenos del distrito, sin embargo, se han dado todo tipo de excusas para que al final no se haya hecho nada

En esos Plenos, sin embargo, se han dado todo tipo de excusas para que al final no se haya hecho nada: que el antiguo colegio sigue dependiendo de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, pese a que lleva 15 años sin darle un uso educativo, y se ha calculado en un millón de euros el coste mínimo que tendría volver a poner el edificio en funcionamiento.

También se anunció que se iba a reclamar a la Comunidad su cesión al Ayuntamiento para que la Junta Municipal pudiera darle algún uso público, incluso, si no fuera posible para asociaciones, se habló de crear un centro de atención a personas enfermas de alzhéimer, pero nada de eso ha ocurrido.

En el mandato de Ahora Madrid, se permitió su uso, sin luz ni agua, al Espacio Vecinal de Hortaleza durante unos meses, pero la Comunidad de Madrid, entonces presidida por Cristina Cifuentes, remitió una carta a la presidenta del distrito, Yolanda Rodríguez, en la que negaba su autorización para la cesión del antiguo colegio a colectivos del distrito. Y desde ese momento el edificio volvió a cerrar sus puertas y así se ha quedado.

(Visited 324 times, 1 visits today)