Una de las promesas del Gobierno municipal formado entre Partido Popular y Ciudadanos en 2019, bajo el liderazgo de José Luis Martínez-Almeida, era la construcción de hasta 14 centros deportivos municipales (CDM), empleando un modelo donde no se gastase ni un euro público y concediendo su explotación privada durante décadas (concretamente, 25 años), dentro de su plan de equipamientos para la ciudad de Madrid hasta 2027.

Todos los centros planificados tienen el mismo diseño, en el que se priman las piscinas cubiertas y las salas de musculación y de máquinas, potenciando las actividades dirigidas, y se eliminan las pistas para deportes colectivos, a pesar de que son una de las mayores demandas del vecindario. Además, se incluye la construcción de plazas de aparcamiento, que ocupan una buena parte de los metros cuadrados que se prevé que tengan las citadas dotaciones. Razón por la que, desde Más Madrid, los definieron ya en 2021 como “parkingyms al dictado de las empresas”.

Desde que se sacaron a concurso las concesiones de obra, solo han salido adelante los polideportivos de Cuatro Caminos y de Ricardo Damas

Desde que empezaron a salir a concurso las concesiones de las obras, solo dos han salido adelante: los polideportivos de Cuatro Caminos (distrito Tetuán) y de Ricardo Damas (Arganzuela). El pasado mes de noviembre quedó desierta la licitación del centro deportivo municipal de Valdebebas; en junio, la de Mistral, y, en julio, las de Sanchinarro, Montecarmelo y Las Tablas.

El Ayuntamiento de Madrid achaca esta situación al encarecimiento de los costes de los materiales debido a la crisis de inflación por el conflicto en Ucrania, así como a la importante inversión inicial hasta su puesta en funcionamiento. No obstante, la portavoz municipal y vicealcaldesa Inmaculada Sanz (PP) aseguró, en rueda de prensa, que están valorando “las soluciones posibles” en cada caso para construir todos los equipamientos que se han prometido.

(Visited 5.120 times, 3 visits today)