Así figura en los presupuestos del Ayuntamiento para 2022, que el concejal presidente de la Junta de Hortaleza, Alberto Serrano, defendió en el Pleno como una “demanda histórica” del distrito que cerrará una “zona desagradable sin desarrollar” que supone una herida en el urbanismo de Canillas, una afirmación que ni la bancada de la izquierda ni Vox terminan de compartir.

Esta inversión, que acometerá el Área de Desarrollo Urbano, supone el 60% de los 15 millones de euros que destinan las diferentes áreas municipales a Hortaleza, y permitirá ejecutar un parque “espectacular” de 26.000 metros cuadrados –en los documentos municipales figura como “Bosque metropolitano”– con un equipamiento “que se decidirá en su día” y dos nuevas calles, expuso el edil. Las expropiaciones solo son el primer paso de una operación que todavía tardará años en ser realidad.

Lo cierto es que Josefa Herradón está enfrente del parque de Pinar del Rey, y a menos de 500 metros están el centro cultural Carril del Conde, la escuela de música Federico Chueca o el centro de salud Benita de Ávila. Como demanda histórica, no figura ni en los catálogos que elabora el movimiento vecinal desde hace años.

FAMILIAS EXPROPIADAS

Lo que no detalló Serrano, y es lo que más preocupa a la oposición, es cuál será el destino de la docena de familias que viven en el entorno de las calles Josefa Herradón, Desagüe del Canal y Leira. Se trata de casitas en diferente situación jurídica: el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 1997 calificó la zona como verde básico, pese a que ya había viviendas. Desde entonces, las expropiaciones planean en el vecindario.

Algunos inmuebles tienen su título de propiedad, otros carecen de él, por lo que sus residentes no tendrían derecho a cobrar la expropiación. “Se valoraría el realojo y se daría alternativa habitacional”, respondió Serrano a las preguntas de Más Madrid y el PSOE, que piden, además, que se respete el arraigo de las familias con niños escolarizados en el barrio.

Esta inversión, que acometerá el Área de Desarrollo Urbano, supone el 60% de los 15 millones que destinan las áreas municipales a Hortaleza

La pega es que en Hortaleza no hay vivienda pública vacante: la última parcela municipal calificada para este fin, en Valdebebas, se vendió recientemente para un residencial privado y las que se prevén en 2022, 773 pisos del Plan Vive regional, tienen alquileres un 40% por debajo del precio de mercado –800 euros– y también están en Valdebebas.

A estas alturas, este periódico pudo contrastar que nadie se ha dirigido a los afectados para informarles del proyecto. “Nadie nos ha convocado a ninguna reunión, pero se empieza a escuchar ruido en el barrio”, apunta Víctor Parra, uno de los residentes en la zona.

Tanto él como otra vecina confirman que personas que decían venir “del Ayuntamiento” estuvieron llamando a las puertas en noviembre pasado “preguntando cuántas personas vivían en la casa, que era para el Registro”. La actuación indigna a estos vecinos, ya que, como destacan, dieron con personas muy mayores que dieron toda la información sin más comprobaciones. “Mi madre, que tiene 83 años, me llamó llorando para contármelo”, denuncian.

ANTECEDENTES EN 2018

La alarma, sin embargo, viene de lejos, de primavera de 2018. En la legislatura de Manuela Carmena, el grupo de Ciudadanos preguntó por un documento de Madrid Regenera, que proponía modificar el PGOU del 97 en este ámbito para incluir viviendas de realojo para quienes iban a ser expropiados en la zona.

“Nadie nos ha convocado a ninguna reunión, pero se empieza a escuchar ruido en el barrio”, Víctor Parra, residente

Su intervención devino en una revuelta vecinal, porque alguien fue por el barrio “diciendo que los de izquierdas nos querían quitar las casas”, cuentan los afectados. Incluso se pegaron carteles, asegurando que el objetivo oculto era realojar a familias de la Cañada Real, y se les azuzó a ir a un multitudinario Pleno de la Junta de Hortaleza que acabó con los ánimos encrespados.

Mientras se pone en marcha la maquinaria municipal (que el concejal presidente Alberto Serrano reconoció que es “complicada” y “agresiva”), los afectados se plantean ponerse de nuevo en marcha “por el bien común” para ver cuál es la mejor solución, aunque cada uno tiene circunstancias diferentes. “Si te dan dinero, te puedes comprar algo en el barrio, pero si te dan una mierda, ¿dónde vas? Desde luego nosotros querríamos quedarnos en el barrio”.

Josefa Herradón

Carteles que se pegaron en la zona en 2018, asegurando que el objetivo del plan Madrid Regenera del Ayuntamiento era realojar a familias de la Cañada Real.

(Visited 1.047 times, 1 visits today)