El pasado miércoles 2 de febrero, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (Partido Popular), dio la primera palada en la operación Plan Alcorques Cero en el distrito de Hortaleza, plantando un ejemplar de roble en el número 374 de López de Hoyos, “la calle con el arbolado viario más afectado por la borrasca Filomena”. Tras las podas de marzo de 2020, han desaparecido 128 pinos tan solo en el tramo de la calle López de Hoyos desde el cruce con Arturo Soria dirección Hortaleza.

Después de la histórica nevada del año pasado, desde el Servicio de Conservación de Zonas Verdes se procedió a la revisión individualizada de 22.274 árboles en los parques del distrito y 17.233 árboles situados en sus calles. Hubo que podar más de 1.500 árboles en parques y casi 600 en calles y se produjo la pérdida de 2.273 ejemplares en total. El parque más afectado fue el Pinar de Barajas, situado al sur del distrito, con más de 1.000 pinos caídos.

Desde la Dirección General de Zonas Verdes, se puso en marcha antes del verano un estudio sobre los alcorques de la ciudad para dar comienzo al nuevo plan municipal de Alcorques Cero y se han identificado 11.216 alcorques vacíos susceptibles de albergar nuevos árboles en Madrid (cuya plantación va a contar con un presupuesto de 9 millones de euros).

En el distrito de Hortaleza, serán 588 los alcorques que pronto lucirán nuevos árboles. Además, en la actual campaña de plantación, que comenzó en noviembre, está prevista la plantación de 333 ejemplares en los parques y 190 en las calles (la mayoría ya han sido plantados). No solo el arbolado se vio afectado por la borrasca Filomena, también se produjo la pérdida de arbustos debido a que muchos se quedaron enterrados en la nieve y no soportaron las heladas. Está prevista la plantación esta primavera de 18.736 arbustos en Hortaleza.

árboles

Árboles tronchados y ramas caídas en el centenario Pinar del Rey tras el paso de Filomena. JULIA MANSO

INSTALACIONES DEPORTIVAS

Tan solo un mes después de la borrasca, ya se estimaba que la reparación de las instalaciones deportivas más afectadas del distrito superaría el millón y medio de euros. La reconstrucción de las cubiertas de las instalaciones deportivas básicas de Machupichu y Villa de Pons, ambas muy deterioradas, comenzaron a mediados de 2021, con un presupuesto estimado de más de un millón de euros (600.000 euros la primera y 428.000 euros la segunda), y se estima que la ejecución de estas obras termine el próximo verano.

Sin embargo, en el polideportivo Luis Aragonés solo se acometieron actuaciones temporales en el pabellón de verano, previamente a la temporada de piscinas, y aún siguen sin arreglarse los desperfectos que afectan a la sala de musculación, el tatami y la sala de actividades dirigidas, dejando sin servicio a cerca de 2.500 usuarios.

En el Luis Aragonés, siguen sin arreglarse los desperfectos de la sala de musculación, el tatami y la sala de actividades dirigidas, dejando sin servicio a cerca de 2.500 usuarios

Según informan desde el Área de Obras Públicas y Equipamientos, “está previsto intervenir en el exterior (fachada, suelos…), en los vestuarios y en el porche del centro deportivo”. Esta segunda parte de las obras se ha previsto que empiece en verano y la inversión se ha cuantificado en 486.000 euros.

También se vieron afectadas, al igual que en el centro deportivo municipal Hortaleza, las cubiertas de las pistas de pádel del Luis Aragonés, que siguen sin repararse, aunque indican desde el área que “se ha asegurado la cubierta”, con una inversión de 48.700 euros.