La dimensión del festival de música Mad Cool, considerado el más grande de España, es cuantitativa: el año pasado recibió a 80.000 personas procedentes de 86 países diferentes en cada una de las tres jornadas del evento, que por primera vez se celebraba en Hortaleza, en la ampliación de los recintos feriales en Valdebebas al este del barrio de Las Cárcavas, tras trasladarse desde su anterior emplazamiento, La Caja Mágica.

El poder de convocatoria del festival se encuentra en un cartel galáctico repleto de estrellas internacionales de la música popular. The Cure, Lauryn Hill, Iggy Pop, The Smashing Pumpkins, Noel Gallagher, The Chemical Brothers, Wolfmother o The National son algunos de los artistas que protagonizarán los más de 70 conciertos programados en los seis escenarios del macrofestival, que celebra su cuarta edición y este año se prolonga durante cuatro jornadas añadiendo una fiesta de bienvenida este miércoles 10 de julio con un reclamo nacional, Rosalía.

La cantante y compositora catalana, que actúa sobre las 21 horas (consulta aquí los horarios del Mad Cool), es la protagonista de la jornada inaugural de un festival que culminará la noche del sábado al domingo, cuando el trío británico de música electrónica Years & Years ponga el colofón al Mad Cool sobre las 4.30 de la madrugada.

Recinto del Mad Cool durante la edición del año pasado. JAVIER PORTILLO

MÚSICA A LOS CUATRO VIENTOS

El cartel de actuaciones del Mad Cool hará vibrar a los asistentes, pero también al vecindario del distrito, que el año pasado ya comprobó la potencia de los equipos de sonido del festival, que desperdigaron decibelios a los cuatro vientos provocando que la actuación de los estadounidenses Pearl Jam se escuchara con nitidez en el interior de viviendas de Hortaleza.

Las pantallas antirruido que se pretenden instalar en el recinto del Mad Cool no estarán listas hasta el próximo año

Hace unos meses, en la presentación del cartel del Mad Cool 2019, el entonces coordinador general de la alcaldía, Luis Cueto, admitió «la burrada de decibelios» del festival, aunque precisó que la instalación de pantallas antirruido en el recinto que alberga el festival no se producirá hasta el próximo año.

«Mientras el viento se quede quieto no pasará nada», vaticina Mirta Veiga, presidenta de la asociación vecinal de Valdebebas, el barrio que acoge el Mad Cool y al que el evento le altera hasta el tráfico, con calles cortadas y otras restringidas solo a residentes.

El año pasado, la jornada inaugural del festival generó atascos y esperas interminables en el acceso al recinto. Los directores del Mad Cool, Javier Arnáiz y Farruco Castromán, anunciaron hace meses que enviarían a los domicilios de los asistentes las pulseras que permiten el acceso al festival para facilitar la entrada a los conciertos.

También una ligera reducción del aforo, la creación de zonas de esparcimiento y la eliminación de la polémica ‘zona vip’ ubicada al lado de los principales escenarios (algo que denunciaron el año pasado bandas como Queens Of Stone Age o Franz Ferdinand) para mejorar la estancia del público, que paga más de 150 euros para asistir a todo el festival.

MENOS TRANSPORTE PÚBLICO

A diferencia del año pasado, la línea 8 de Metro no abrirá durante toda la noche para conectar a los asistentes desde la estación de Campo de las Naciones con Nuevos Ministerios sin paradas intermedias.

El festival anuncia en su web que el público dispondrá de un servicio gratuito de autobuses lanzadera desde la avenida de las Fuerzas Armadas hasta Plaza de Castilla desde medianoche hasta las seis de la mañana, aunque sólo el jueves, viernes y sábado.

Además, el Mad Cool ha reducido las plazas de aparcamiento, y reserva algunas alternativas de transporte a clientes del banco Santander, a los que ofrece un «servicio exclusivo» de lanzaderas por la noche con destino a las Cuatro Torres del paseo de la Castellana.

 

(Visited 294 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada