Tres años le han bastado al festival Río Babel para posicionarse entre los festivales más reconocidos del panorama musical internacional, gracias a su amplia diversidad musical, que ha mezclado a 17 artistas de la escena iberoamericana y española.

Como novedad, esta edición contó con un día más tras añadir a las fechas de actuaciones el jueves 4, día en el que el festival daba el pistoletazo de salida. A partir de las 20.00 horas de la tarde, miles de jóvenes se aglutinaban en una inmensa cola que se extendía por los alrededores del recinto Ferial de Madrid para asistir a la primera jornada del festival, en la que Puerto Rico se impuso con las actuaciones de PJ Sin Suela, Pedró Capó y Bad Bunny.

En la primera jornada del festival, la presencia puertorriqueña se impuso con las actuaciones de PJ Sin Suela, Pedró Capó y Bad Bunny

PJ Sin Suela fue el primero en subirse al escenario, mientras, poco a poco, la gente iba llegando al recinto. También fue el encargado de poner el toque reivindicativo al festival con las letras de algunas de sus canciones, como “Acho Puñeta”, en las que, a ritmo latino, fusionado con reggae y rap, no tiene miedo a tratar temas políticos y sociales, poco presentes en la escena musical urbana latina.

Entorno a las diez de la noche, daba comienzo la actuación de Pedro Capó en el escenario colindante, mientras la organización ya empezaba a preparar el escenario que había ocupado PJ Sin Suela para el concierto de Bad Buny, lo que hizo que mucha gente disfrutara del concierto del intérprete de “Te olvidaré” desde el otro lado del escenario para no perder posiciones.

Así, Capó dio un concierto algo más tranquilo en el que consiguió hacer bailar a la gente con versiones de algunos grupos como “Atrévete” de Calle 13. El momento de mayor apogeo de su actuación fue, sin duda, el final, en el que puertorriqueño empezó a cantar su tema más reconocido, “Calma”, ante lo que el público alzó sus móviles y empezó a cantar al unísono.

Bad Bunny cerró el primer día de conciertos del festival Río Babel. JAVIER PORTILLO

Minutos más tarde, cambio de escenario de nuevo. El rey del trap entraba en escena con su particular estética, imitada por el público, entre los que había incontables diademas con orejas de conejo en honor al artista.

Bad Bunny se convirtió en el protagonista ineludible de la noche, en la que, durante una hora de intenso espectáculo con confeti, pequeños fuegos artificiales y fuego en el escenario, el boricua hizo botar a su público al ritmo de sus temas más reconocidos, como “Chambea”, “Estamos bien” o “Te boté”.

El público, mayoritariamente latino según demostraron las manos en alto ante la pregunta del artista sobre quiénes de ellos venían de Puerto Rico, entre otros lugares, lo dio todo hasta el final del espectáculo, que culminó con “Ella es calladita”, uno de los últimos lanzamientos del artista.

UNA JORNADA DE SORPRESAS

Cartel completamente distinto para el segundo día del festival, una jornada mucho más indie y alternativa, que incluyó a grupos como Los Espíritus, que fueron los primeros en actuar a las 18.30 horas, seguidos de Muerdo; Mon Laferte, que no gozó de muy buena suerte con la acústica durante su actuación, y Jorge Drexler, que contó con la colaboración de PJ Sin Suela, que fue el encargado de inaugurar las actuaciones del festival el día anterior.

Los pesos pesados de la noche llegaron de la mano de Dorian, que destacó por una fantástica puesta en escena bajo la que, mientras cantaba canciones como “Tormenta de arena” o “A cualquier otra parte”, Marc, vocalista del grupo, consiguió emocionar al público. Pero no tanto como lo hizo cuando anunció: “por primera vez en la historia de la humanidad, Santi Balmes, de Love of Lesbian cantando con Dorian”, dando así paso al cantante con el que interpretó “Los amigos que perdí”.

Santi Balmes, cantante de Love of Lesbian, durante su concierto. JAVIER PORTILLO

Escasos minutos más tarde, Santi volvía a subirse al escenario, pero esta vez con el resto de su grupo, con quien dio un concierto lleno de palabras de agradecimiento por los diez años del lanzamiento de su álbum 1999 (o cómo generar incendios de nieve), por lo que gran parte de las canciones que sonaron en el Río Babel fueron de este disco.

No contento con su cameo anterior, Santi cantó con Marc Dorian “Cuando no me ves” y se metió al público en el bolsillo cuando subió al escenario a Silvana Estrada, de quien dijo que es una de las mayores promesas mexicanas, para que le acompañara a cantar “Incendios de nieve”.

El buen rollo y la diversión llegaron para poner fin al segundo día de conciertos de la mano de La Pegatina. Pero antes de cerrar con su mítica canción “Mari Carmen”, la banda puso a bailar y a saltar a los asistentes con temas como “Olivia”, “Lloverá y yo veré”, “Y volar” o “Mama”.

El ska y la rumba catalana de La Pegatina pusieron a bailar a todo el festival. JAVIER PORTILLO

VARIEDAD DE ELECTRÓNICA EN EL CIERRE DEL RÍO BABEL

El pabellón 5 de IFEMA abría el sábado 6 sus puertas con menos público que las jornadas anteriores, denotando con ello el cansancio de los días anteriores y las altas temperaturas de la tarde.

Sin embargo, eso no fue un obstáculo para los fans de la banda de indie-rock Él Mató a un Policía Motorizado, que no quisieron perderse sus temas favoritos de la banda argentina, como “El tesoro” o “Chica de Oro”. Tampoco los seguidores de los uruguayos Cuarteto de Nos faltaron a la cita, con la que la banda de rock inauguraba su gira por España.

Según caía la tarde, el recinto del festival se iba llenando de gente para ver a Chef’Special o al robot de Trending Tropics, un proyecto caribeño y muy experimental que no dejó indiferente a nadie.

Tampoco lo hizo Bomba Estéreo, una de las cabezas de cartel del día, que puso a bailar a todo el mundo gracias a la energía de su cantante Li Sauvent y a sus pegadizas canciones de electro cumbia. No faltaron los grandes éxitos del grupo como “Fuego” o “To’ my love”, pero también hubo tiempo para presentar su último lanzamiento: “Carnavalera”.

Concierto especial para Fuel Fandango, que subía al escenario a continuación de Bomba Estéreo para celebrar con sus seguidores su décimo aniversario y el próximo lanzamiento de su cuarto disco. Nita y Ale Acosta deleitaron al público con temas como “Salvaje” o “Toda la vida”, un público al que consideraron un regalo; “aún no nos acostumbramos”, se despidieron.

La electrónica fue la auténtica protagonista en el concierto de Fatboy Slim, que pinchó algunas de las canciones más reconocidas de este género

El volumen de la música subió con “Eat, sleep, rave, repeat”, uno de los temas del DJ Norman Cook, alias Fatboy Slim, que desde su mesa de mezclas consiguió levantar a todos aquellos que a la 1.15 horas de la mañana ya andaban tumbados en el suelo.

La electrónica fue la auténtica protagonista en el concierto de Fatboy Slim, que pinchó algunas de las canciones más reconocidas de este género, como “Loosing it”, “Rockafaller Skank” o “Right Here, Right Now”, que pusieron el punto y final a este festival que, sin duda, ha conseguido superarse un año más, y que ya ha dejado al público pensando en quiénes serán los artistas que compongan el cartel del año que viene.

 

(Visited 124 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada