Llegó a La Animosa presentándose como una activista climática. Días después comenzó a participar en las actividades del gimnasio del centro social de Hortaleza. Se involucró tan rápido, y con tanto ímpetu, que no tardó en levantar sospechas. Mavi, como decía llamarse la joven, era en realidad funcionaria de la Policía Nacional, como ha desvelado este miércoles el diario El Salto. Una agente infiltrada en los movimientos sociales de Madrid que se suma a los casos de dos policías camuflados como activistas en Valencia y Barcelona que ha destapado en los últimos meses la revista La Directa.

Tal y como publica El Salto, Mavi L. S. contactó con La Animosa el 5 de noviembre de 2022 para proponer la celebración de un evento, y lo hizo presentándose como activista de Extincion Rebelion, un movimiento por la justicia climática con implantación en varios países de todo el mundo. Una semana después, la joven empezó a entrenar artes marciales en el gimnasio del centro social ubicado en la calle Mar de Japón del pueblo de Hortaleza. El comportamiento errático de Mavi puso en alerta a miembros del colectivo de La Animosa, que acabaron comprobando que algunos detalles sobre su procedencia e identidad eran falsos. El diario El Salto ha confirmado que Mavi fue nombrada personal funcionario de la Policía Nacional el 9 de mayo de 2022, meses antes de que entrara en contacto con La Animosa.

madrid infiltrada

Ilustración sobre policía infiltrada publicada por el diario El Salto.

La joven, que supuestamente trabajaba como teleoperadora, vivía en un piso del barrio de Villa Rosa y procedía de la localidad granadina de Albolote, dejó de frecuentar el centro social de Hortaleza hace unas semanas, cuando La Directa publicó la exclusiva sobre un policía infiltrado en los movimientos sociales de Barcelona. En ese momento, según han confirmado a este periódico vecinal desde La Animosa, la supuesta activista eliminó fotos y perfiles con su identidad falsa en las redes sociales.

El colectivo que gestiona La Animosa ha convocado a diferentes colectivos del distrito para preparar una respuesta a la infiltración policial en su espacio, un inmueble de la calle Mar de Japón propiedad de la SAREB, el también conocido como ‘banco malo’, que fue okupado en noviembre de 2021 tras años de abandono: desde entonces, se ha convertido en sede de actividades deportivas, culturales y solidarias abiertas al vecindario. “Esta noticia no sólo afecta a los colectivos implicados, sino que consideramos este hecho como parte de una ofensiva contra los movimientos sociales y la militancia a nivel estatal”, denuncian desde el centro social en un comunicado, con el que convocan una concentración de repulsa este jueves 16 de marzo, a las 19 horas, en la plaza de Chabuca Granda de Hortaleza, frente al centro de salud Mar Báltico.

Asociaciones vecinales de Hortaleza, como La Expansión de San Lorenzo y La Unión, ya han mostrado públicamente su apoyo a La Animosa. Además, medio centenar de colectivos de Madrid respaldan el comunicado de La Animosa, que se rubrica con la frase «Nos quieren controladas, nos tendrán organizadas».

(Visited 5.085 times, 1 visits today)