El impacto de la pandemia del coronavirus había dejado en un lejano recuerdo todo aquello que quedó interrumpido por el confinamiento y la crisis sanitaria. En febrero, antes del decreto del estado de alarma, en Hortaleza comenzaba a gestarse un movimiento vecinal contra el enigmático aparcamiento disuasorio que el Ayuntamiento de José Luis Martínez-Almeida anunció en la gran parcela municipal insertada entre las calles Ayacucho y Arequipa. La misma donde el vecindario del distrito decidió en 2017, a través de una votación en la que participaron casi 9.000 personas, construir una gran zona verde que reduciría además el espacio al tráfico rodado.

La desescalada ha reactivado con fuerza la oposición al aparcamiento y ya son más de 2.200 las personas que han firmado (500 en las últimas 24 horas) contra un proyecto del que apenas se conocen detalles, salvo que el Ayuntamiento pretende licitarlo este mismo verano. Por ese motivo, el PSOE reclamará este próximo miércoles en el Pleno de Hortaleza, el primero que se celebra desde febrero, la paralización de cualquier proyecto en esta parcela de Mar de Cristal hasta que no se informe a partidos políticos, asociaciones y entidades del distrito de los planes del Consistorio.

A finales de septiembre del año pasado, el alcalde Martínez-Almeida presentó su plan de movilidad Madrid 360, una sustitución del proyecto Madrid Central del anterior gobierno municipal de Manuela Carmena para reducir la contaminación en la ciudad. El nuevo plan incluía actuaciones más allá del centro de la capital, como el incremento de aparcamientos disuasorios en diferentes barrios fuera de la M-30. El Consistorio gobernado por Partido Popular y Ciudadanos anunció entonces que ubicarían uno de ellos en el descampado de Mar de Cristal.

En el centro comercial de Mar de Cristal, una planta completa de su aparcamiento gratuito permanece cerrada por falta de demanda

En el último Pleno celebrado antes de la pandemia en Hortaleza, el grupo Más Madrid pidió más información al concejal del distrito, Alberto Serrano (Ciudadanos). El edil recordó que el Área de Medio Ambiente y Movilidad quería licitarlo en verano, y poco más. “Me dirán que soy opaco, pero de momento no hay más concreción sobre el tema”, aseguró Serrano, que se mostraba partidario de completar el proyecto con una zona de aparcamiento para residentes, un parque o “una pequeña instalación deportiva”.

“Esto va para adelante, pero estamos abiertos a las ideas que tengan”, concluyó el concejal en febrero. El vocal vecino de Más Madrid José Manuel Muñoz, cuestionó la necesidad de construir este aparcamiento disuasorio. “Llevar un parking al centro del distrito no disuade a nadie”, dijo recordando que al otro lado de la glorieta de Mar de Cristal, en el centro comercial Gran Vía de Hortaleza, permanece cerrada de forma permanente una planta completa de su aparcamiento gratuito subterráneo por falta de demanda. “Crear más plazas de aparcamiento en superficie nos parece peregrino”.

En aquel debate, el representante de Más Madrid recordó que el vecindario de Hortaleza ya había decidido en qué quería que se convirtiera el descampado de Mar de Cristal que se prolonga hasta la sede del Comité Olímpico Español. El proyecto ‘Green Fingers‘ se impuso en una consulta ciudadana promovida por el Ayuntamiento de Carmena en 2017 para crear una plaza cívica con dotaciones deportivas y culturales, aunque todos los partidos de la oposición rechazaron la idea ganadora por su impacto en la movilidad de la zona.

Un informe del Ayuntamiento justifica el parking de Mar de Cristal para "absorber" estacionamientos de larga duración del aeropuerto de Barajas

El concejal Alberto Serrano ha asegurado a este periódico vecinal que no le importaría rescatar parte del proyecto elegido por el vecindario, mientras en Hortaleza se multiplican las voces contra cualquier tipo de aparcamiento que lleve más humo a este céntrico enclave del distrito, escoltado por el instituto público Gabriel García Márquez y el centro de salud Emigrantes.

“No queremos ser el parking de otros, así de claro”, proclaman desde la plataforma vecinal contra el “macroparking” de Mar de Cristal, advirtiendo de que esta instalación atraería al barrio cientos de vehículos a diario “con las implicaciones que esto tiene a nivel medioambiental, de salud y de pérdida del espacio público”. La plataforma ha denunciado también que el Ayuntamiento pretende utilizar este aparcamiento para “absorber” parte de los estacionamientos de larga duración del aeropuerto de Barajas, conectado por Metro con Mar de Cristal, como señala un informe de la empresa Prointec encargado por el Consistorio.

(Visited 881 times, 1 visits today)