La Comunidad de Madrid ha prorrogado hasta el próximo 1 de febrero los cierres perimetrales de las zonas básicas de salud de Sanchinarro, Virgen del Cortijo, Benita de Ávila y Silvano (estas dos últimas correspondientes a Canillas) por la alta incidencia de casos de coronavirus. Esta medida impide entrar o salir de estas zonas salvo para realizar desplazamientos justificados, aunque no existe un control efectivo de los movimientos del vecindario y su cumplimiento depende únicamente de la responsabilidad individual. La semana pasada el distrito de Hortaleza batió su récord de contagios desde que empezó la pandemia, con 1.478 casos confirmados en 14 días.

De este modo, Sanchinarro, que fue el primer barrio de Hortaleza donde se aplicaron estas restricciones, suma su sexta semana consecutiva con cierre perimetral, aunque los contagios no han dejado de aumentar durante este tiempo. El pasado 21 de diciembre, cuando entró en vigor esta medida, la incidencia acumulada en este barrio era de 396,83 casos por cada 100.000 habitantes, la peor de la ciudad de Madrid por entonces. Un mes después, la tasa se ha duplicado y se sitúa en 803,91 casos por 100.000 habitantes.

Virgen del Cortijo fue la siguiente zona básica de salud con restricciones de movilidad en el distrito de Hortaleza, y como ha sucedido en Sanchinarro, el cierre perimetral no ha logrado controlar la propagación del virus. El confinamiento en Virgen del Cortijo comenzó el pasado 4 de enero, cuando presentaba una incidencia de 497,94 casos por 100.000 habitantes. Según los últimos datos de la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, actualizados la semana pasada, la tasa ha ascendido en este barrio a 1.059,89 casos por 100.000 habitantes.

Las dos zonas básicas de salud de Canillas, Benita de Ávila y Silvano, tienen restricciones desde el pasado 11 de enero. Entonces, presentaban unas tasas de contagios de 494,23 y 487,01 casos por 100.000 habitantes respectivamente. Una semana después, la incidencia acumulada en Benita de Ávila se había incrementado a 906,10 casos por 100.000 habitantes, y en Silvano a 763,55.

En las últimas semanas, la Comunidad de Madrid ha elevado el umbral para aplicar restricciones de 400 a 1.000 casos por 100.000 habitantes

Las zonas correspondientes a los centros de salud de Mar Báltico y Monóvar son las únicas en las que todavía no se han decretado restricciones en ningún momento, aunque la semana pasada también registraban cifras elevadas de incidencia acumulada: 658,42 y 806,76 casos por 100.000 habitantes, respectivamente.

La Comunidad de Madrid activaba estas restricciones cuando una zona básica de salud sobrepasaba los 400 casos de coronavirus por 100.000 habitantes, pero ha ido elevando el umbral en las últimas semanas y el pasado viernes anunció que, a partir de ahora, aplicará los cierres perimetrales cuando se supere una incidencia acumulada de 1.000 casos por 100.000 habitantes durante 14 días. Este martes, la Comisión Europea ha recomendado aislar todas las zonas que superen una tasa de 500 casos por 100.000 habitantes.

ADELANTO DEL TOQUE DE QUEDA

El gobierno regional presidido por Isabel Díaz Ayuso ha decidido adelantar tanto el toque de queda como el horario de cierre de los establecimientos de toda la Comunidad de Madrid. Desde este lunes 25 de enero, no estarán permitidos los desplazamientos entre las diez de la noche y las seis de la mañana salvo por causa justificada. Los comercios tendrán que cerrar a las 21 horas, también los negocios hosteleros, donde no podrán compartir la misma mesa más de cuatro personas. Estas medidas se mantendrán en vigor hasta, al menos, el próximo 8 de febrero.

(Visited 7.875 times, 1 visits today)