Los presupuestos participativos no parece que vayan a sobrevivir a la legislatura de Manuela Carmena. Puestos en marcha en 2016, su objetivo era destinar 100 millones de euros a proyectos propuestos por los ciudadanos de los 21 distritos en la web Decide Madrid, donde sus vecinos apoyarían con sus votos los más interesantes. La plataforma participativa obtuvo un premio de la ONU en 2018, y la fórmula se extendió a otras ciudades españolas.

Aunque la Corporación de Almeida y Villacís prometió ejecutar parte de las ideas ya aprobadas, descartando un total de 232 –nueve de ellas en Hortaleza– por ser “inviables”, no se ha vuelto a realizar otra convocatoria desde 2019, y nada se sabe de futuras citas. Begoña Villacís, vicealcaldesa y responsable del Área de Participación Ciudadana, avanzó que primero había que deshacer “la bola” de mil proyectos atascados que dejó Ahora Madrid y evitar la “frustración de las expectativas” generada en los participantes.

Pero Nacho Murgui, concejal de Más Madrid y titular del área que los puso en marcha, afirma que lo que hay es “intención de desmantelar el modelo, dejarlo morir y languidecer, como el resto de la participación ciudadana”. Aunque el PP nunca fue fan declarado de la democracia participativa, “Ciudadanos sí la apoyaba en la anterior legislatura, pero ahora han cambiado”, apunta Murgui.

NUEVAS DIRECTRICES PARA SU DESARROLLO

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento aprobó el pasado 24 de junio nuevas directrices para lograr un mejor desarrollo de los presupuestos participativos, “de manera que respondan a un proceso ordenado, eficaz y realista, con una visión a medio y largo plazo”, que esperan que contribuya a una mejor planificación, ejecución y seguimiento de los proyectos.

Entre las novedades destaca el refuerzo en la fase de evaluación de los proyectos con carácter previo a su votación final para evitar que se tramiten proyectos inviables. Otra incorporación es la posibilidad de una convocatoria bienal que dé cabida a proyectos con perspectivas de ejecución a dos años vista. También se incluye una fase para que las madrileñas y madrileños puedan presentar alegaciones en el caso de emitirse un informe de inviabilidad de los proyectos.

De la inversión total para presupuestos participativos, se dedicará un 30% a proyectos que redunden en mejoras de la ciudad en su conjunto y un 70% a proyectos que beneficien a los distritos, siendo su distribución directamente proporcional al número de habitantes.

En los próximos meses, desde el Área Delegada de Coordinación Territorial, Transparencia y Participación Ciudadana que dirige Silvia Saavedra, se lanzará una convocatoria para que los madrileños puedan presentar sus propuestas a partir de septiembre.

ESTADO DE LOS PROYECTOS

A día de hoy, el balance de los proyectos votados por los vecinos de Hortaleza en las cuatro ediciones celebradas es desigual: hay 15 actuaciones “pendientes”, tres “solicitadas” en 2020, cinco en ejecución y otras seis previstas para 2021, según los datos facilitados por la Junta de Hortaleza.

El proyecto de mayor envergadura convertido en realidad fue, precisamente, el más votado de Madrid en la primera edición de 2016, el campo de fútbol Oña-Sanchinarro, con casi un millar de apoyos: Hortaleza ha sido en estas ediciones campeona en implicación. Presupuestado en 1,8 millones de euros, acabó siendo inaugurado por Almeida.

También son ya realidad otras propuestas menos complejas como la apertura 24 horas de la sala de estudio del centro cultural Sanchinarro, la cesión de un almacén-taller para la Cabalgata Participativa en Carril del Conde, la adquisición de un equipo de sonido e iluminación para organizar eventos o un Taller de Autodefensa Feminista que siempre cuelga el cartel de completo. Pavimentada está la Carretera de Canillas, y se remodeló la pista deportiva de El Querol, proyectos de las convocatorias de 2017 y 2018.

Según la Junta Municipal, hay 15 actuaciones “pendientes”, tres “solicitadas” en 2020, cinco en ejecución y otras seis previstas para 2021

En ejecución, según la Junta, y con cargo a diferentes áreas municipales, se hayan otros proyectos como la plantación de árboles en el Parque Forestal de Valdebebas, de 2017, la unión de este y el Juan Carlos I con un corredor ecológico o la extensión del proyecto de Compostaje Comunitario “La Basura No Existe, Residuos 0”.

En el apartado de solicitadas, están la creación de una Filmoteca Municipal y la instalación de pérgolas para dar sombra en el colegio Alfredo Di Stefano de Valdebebas y de cubiertas en las pistas de petanca de Esperanza.

También están en diferente estado de tramitación el rocódromo de Valdebebas, que se ejecutará junto a unas pistas de fútbol y baloncesto –recién sacadas a concurso–, un nuevo campo de rugby en Sanchinarro o la mejora de las instalaciones deportivas del parque Juan Pablo II y del gimnasio del polideportivo Hortaleza.

Descartadas, pese a que en su momento los técnicos municipales las consideraron viables, están ideas como un mediador distrital para atender a personas con discapacidad; sombras para los parques infantiles de Valdebebas, Sanchinarro y Santa María; mejoras para los mayores en el parque de la Cornisa; una pérgola en la colonia Esperanza; ludotecas públicas; un circuito de calistenia en Valdebebas, o un piso de urgencia para acoger a familias desahuciadas en el barrio.

(Visited 166 times, 2 visits today)