Después de cinco años de abandono absoluto por parte de la SAREB, en el pasado mes de noviembre, gracias a la juventud hortalina, el local situado en el número 15 de la calle Mar del Japón empezó a tener una nueva vida.

Cuatro meses y medio en los que hemos transformado esta infraestructura en un centro social, el primer centro social okupado de la historia de Hortaleza: La Animosa. Dos salas deterioradas se han transformado en la Biblioteca Popular de Hortaleza, donde se desarrolla un grupo de lectura, un curso de programación orientada a la inserción laboral y clases particulares de apoyo escolar para quien las necesite.

Una habitación diáfana, tras mucho trabajo de acondicionamiento, se ha convertido en un acogedor Gimnasio Popular que ofrece clases colectivas de diferentes disciplinas (pole dance, boxeo, muay thai y grappling) a más de medio centenar de personas que ahora disfrutan en nuestro barrio de un ocio popular y accesible al margen del control de empresas e instituciones.

El movimiento vecinal de Hortaleza lleva reclamando lugares así desde siempre, muestra de ello es la lucha por la Casa de las Asociaciones de Hortaleza, que las instituciones ignoran desde hace 12 años. Desde la organización de la juventud obrera del barrio hemos conseguido responder a esta necesidad de las vecinas, frente a unas instituciones públicas que demuestran servir a otros intereses.

Desde noviembre, se han realizado charlas, encuentros, talleres, actos lúdicos, presentaciones de libros y actividades deportivas o culturales

Desde noviembre, no solo vecinas de Hortaleza, sino decenas de colectivos de la ciudad de Madrid, de la Comunidad y de todo el territorio que abarca el Estado español han disfrutado del espacio para realizar cientos de asambleas, charlas, encuentros, talleres, actos lúdicos, presentaciones de libros, eventos antirrepresivos, actividades deportivas o culturales…

Pero el CSO La Animosa está siendo algo más, está siendo un punto de organización y militancia revolucionaria de muchos y muchas. Un lugar muy importante en la vida política de Hortaleza, que está poniendo a nuestro barrio en el mapa. Un lugar donde la clase obrera de aquí y de otros lugares nos juntamos, compartimos reflexiones, nos solidarizamos en nuestras diferentes luchas y pensamos estrategias. Un lugar que entiende que nuestra política está aquí, y no en el Parlamento. Esto, claro está, no le gusta nada ni al poder económico ni a su Estado, que se están dando prisa por acabar con este proyecto.

La Animosa

A lo largo de estos meses, en el CSO La Animosa se han realizado diversas actividades que pretenden cubrir las necesidades del vecindario.

Actualmente, el CSO La Animosa se enfrenta a un proceso judicial para su desalojo. El jueves 24 de marzo, los Juzgados de Plaza de Castilla albergarán un juicio a un compañero, iniciando un proceso judicial por usurpación que no sabemos cuánto se alargará y que pretende conseguir nuestra expulsión. Más allá de las formalidades legales de la justicia capitalista, la realidad es que este proceso tiene como objetivo algo bastante injusto: poner este inmueble de nuevo al servicio de la especulación y hacer que deje de ser un espacio común.

Este proceso judicial tiene como objetivo poner este inmueble de nuevo al servicio de la especulación y hacer que deje de ser un espacio común

Pero, además, este caso es aún más escandaloso porque quien denuncia es la SAREB, el banco malo, como suelen llamarlo en las noticias, que se creó en 2012 para gestionar y vender los activos tóxicos de los bancos que recibieron ayudas públicas tras la crisis de 2008. Una entidad cuya única función ha sido desahuciar a familias que no podían pagar su hipoteca y tener espacios como las casas de esas familias y como el nuestro abandonados para especular con ellos.

Una entidad que ya era en parte pública y, como todos pudimos saber a principios de este año, va a pasar a ser pública de manera mayoritaria. Esta transformación parece que no va a facilitar que se pongan las viviendas y espacios de SAREB a disposición de un uso común, sino que, y nuestro proceso judicial lo demuestra, va a intentar que sigan estando a disposición del negocio.

Desde CSO La Animosa vamos a luchar. Por ello, hacemos un llamamiento a la solidaridad para consolidar esta trinchera de lo común en Hortaleza. Este es un lugar para la comunidad y es responsabilidad de la comunidad defenderlo. Somos muchos más. Acude a los actos, ayuda económicamente y difunde. Invitamos a todas las vecinas y compañeras a estar atentas a la información que vayamos teniendo sobre el proceso judicial que, desde mañana, se inicia contra el espacio.

Que vuelva a la comunidad lo que de la comunidad saliera.

(Visited 305 times, 1 visits today)