Hoy 13 de febrero, Hortaleza Periódico Vecinal está triste. Nos ha llegado este mensaje:

“Estoy tristísima. Me he enterado de que ha muerto Miguela.

Dos años enferma tras jubilarse y, sin embargo, no paró hasta leer la tesis doctoral.

¡Mujer admirable donde las haya!”

Esas cuatro frases hablan de Miguela del Burgo. El pasado 10 de septiembre a las cinco de la tarde, Miguela nos abría la puerta de su casa y nos dejaba entrar un poquito en su vida, en sus emociones y en su lucha contra el cáncer. Aquella conversación se publicó en la contraportada número 43 del periódico.

El homenaje de las AMPAs de los colegios públicos había sido una inyección de ánimo y esa semana Miguela volvía a enfrenarse al monstruo que quería crecer en ella. Fue la lucha feroz de una heroína que sembró alegría en infancias que aprendieron a quererse y crecer sin miedo, la de una mujer que, con la sonrisa en la boca, conquistó a quienes la conocieron porque era sinónimo de algo bueno.

En nuestra tristeza sentimos, sin embargo, la satisfacción de haber compartido sus palabras y haber estado ahí a tiempo. No siempre ocurre.

Adiós, Miguela, y gracias por tu enseñanza, por tus cuentos, por tus libros, por esa tesis a vida o muerte en la que ganaste…; gracias por tu recuerdo, Miguela del Burgo.

 

(Visited 5.094 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada