Cualquier residente en Hortaleza podrá volver a moverse sin restricciones por todo el distrito desde este lunes 15 de enero, algo que se no podía hacer desde finales del año pasado. La Comunidad de Madrid ha decidido levantar los cierres perimetrales que mantenía en las zonas básicas de salud de Sanchinarro, Virgen del Cortijo y Silvano por la alta incidencia de contagios de coronavirus. Sin embargo, y a pesar de estas medidas, las cifras de casos de covid-19 en estas tres zonas son muy superiores a los que presentaban cuando se decretaron los confinamientos, que nunca han tenido un control efectivo real y dependían de la responsabilidad individual del vecindario.

Sanchinarro se convirtió en el primer barrio de Hortaleza confinado el pasado 21 de diciembre, cuando sus cifras de contagios eran las peores de la ciudad de Madrid: 396,83 casos por cada 100.000 habitantes en dos semanas. Casi dos meses después, y a pesar de un leve descenso en los primeros días de febrero, la incidencia acumulada en Sanchinarro se situaba esta semana en 807,33 casos por 100.000 habitantes, más del doble que entonces.

En este tiempo, la Comunidad de Madrid ha cambiado su criterio para imponer estas restricciones que impiden salir o entrar de las zonas básicas de salud confinadas salvo para desplazamientos justificados. En diciembre, el umbral era de 400 casos por 100.000 habitantes durante dos semanas. A finales de enero, con el pico de contagios por la tercera ola, el Gobierno regional lo elevó a 1.000 casos por 100.000 habitantes. El 25 de enero, la Comisión Europea recomendaba aislar todas las zonas que superasen una tasa de 500 casos por 100.000 habitantes.

La incidencia del coronavirus en Sanchinarro duplica a la que presentaba el barrio cuando fue confinado el 21 de diciembre

Las restricciones en Virgen del Cortijo comenzaron el 4 de enero, cuando la incidencia del coronavirus en este barrio era de 497,94 casos por 100.000 habitantes. Esta semana, su tasa era la más elevada del distrito, con 882,06 casos por 100.000 habitantes. El cierre perimetral de la zona básica de salud de Silvano, en Canillas, entró en vigor el 11 de enero con una incidencia de 487,01 casos por 100.000 habitantes, y un mes después de las restricciones la tasa sigue siendo superior, situándose en 668,10 casos por 100.000 habitantes.

Benita de Ávila, la otra zona básica de salud del distrito donde hubo cierre perimetral por la propagación del coronavirus, dejó de tener restricciones el pasado 1 de febrero, y actualmente la incidencia de la pandemia en esta zona de Canillas es de 540,57, la menor de todo el distrito de Hortaleza, que en conjunto presenta una tasa de 733,84 casos por 100.000 habitantes. Junto a las tres zonas básicas de salud de Hortaleza, otras dos de la capital, Barajas y Mirasierra (Fuencarral-El Pardo), dejan este lunes las restricciones.

(Visited 533 times, 5 visits today)