La jornada de limpieza de este pasado domingo es una de las iniciativas que han surgido de la asamblea vecinal impulsada por la asociación vecinal La Unión y por el Sindicato del Barrio de Hortaleza para trabajar un plan para la UVA de Hortaleza en tres líneas: limpieza y mantenimiento, realojos y diseño participativo del barrio. La cita era al mediodía en el Espacio Asociativo de la UVA, en la calle Abarzuza, y se animó a acudir con guantes, mascarillas y bolsas de basura. “Si tienes material de limpieza, carretillas, escobas o palas serán de gran ayuda”, se leía en la convocatoria. Durante dos horas, los voluntarios recogieron del suelo unos 200 kilos de basura y desperdicios que después retiraron empleados municipales con un camión.

En los últimos meses, la incremento de suciedad en las calles de la UVA es notorio. También en la gran parcela resultante del derribo de las antiguas casas cuyos residentes han sido realojados a lo largo de las tres últimas décadas. Un terreno que algunas personas han convertido en una escombrera plagada de residuos de todo tipo: además de la basura habitual (muebles, calentadores, tambores de lavadoras, carros de la compra…) también se han arrojado planchas de uralita, un material altamente contaminante.

El 17 de mayo del año pasado, un coche aparcado en el cruce de las calles de Abizanda y Acebedo quedó calcinado por un incendio en esta parcela, que estaba sin desbrozar. “Tardaron una semana en retirarlo”, comentaron entonces los vecinos al periódico vecinal. La parcela es propiedad de la Agencia de la Vivienda Social de la Comunidad de Madrid y, según fuentes del Ayuntamiento de Madrid, “no se encuentra incluida dentro de los planes de limpieza” municipales.

Limpieza UVA 4

Los participantes en la batida de limpieza recogieron unos 200 kilos de basura.

Las UVA, acrónimo de Unidades Vecinales de Absorción, fueron barriadas provisionales levantadas por la dictadura en diferentes zonas de Madrid, y la de Hortaleza, levantada en 1963, es la única que sigue en pie. La Comunidad de Madrid asumió su remodelación en los años noventa, con el compromiso de realojar a todas las familias. Sin embargo, el Gobierno regional nunca ha cumplido sus plazos.

En 2023 tendría que haber finalizado nuevas viviendas para las 57 familias que todavía residen en los envejecidos edificios de la UVA, que no estaban previstos para durar más de 15 años. En total, la Comunidad de Madrid (a través de la Agencia de Vivienda Social) debe construir todavía 428 nuevas viviendas en la UVA de Hortaleza para cumplir con la remodelación comprometida con el vecindario. En este tiempo, muchas personas han fallecido esperando el realojo, y otras tantas han desistido ante el retraso de la Administración.

(Visited 272 times, 1 visits today)