El último libro publicado por la escritora hortalina Eva Losada Casanova, El último cuento triste, presenta un formato poco común: una narrativa breve, pequeñas historias alejadas de la novela y recopiladas en una antología, un género no muy habitual en nuestro país.

“Es una pena que en España no haya tradición de narrativa breve”, nos confiesa Eva Losada Casanova (quien también colabora con Hortaleza Periódico Vecinal desde hace un par de años escribiendo la columna de opinión A Través de mi Ventana), sin embargo, asegura que, cuando la editorial Huso le dio la oportunidad, todo fue realmente muy rápido. Entre sus novelas y el día a día, habían fluido las ideas, había ido escribiendo cuentos, solo había que recopilarlos para dar forma a la antología.

“Este libro se ha escrito a lo largo de 20 años”, según nos cuenta Eva, que ha estado firmando ejemplares de su obra a principios de junio en la Feria del Libro de Madrid. Las historias dan respuesta a preguntas cotidianas. Un ramo de flores, una pareja feliz o la estampa de un pueblo bajo un pantano llevaron a la autora a tratar de imaginar cómo sería la vida ante ciertas situaciones. Cada historia esconde un pensamiento, una reflexión y un trasfondo que, empleando la mirada correcta, transmite mensajes sobre la existencia y el paso de los años, de la vida.

‘EL ÚLTIMO CUENTO TRISTE’, ANTOLOGÍA TERAPÉUTICA

Aunque inicialmente el libro pudiera parecer que es inconexo, sin un hilo argumental o unos personajes fijos, queda unido por un estilo y, sobre todo, por la manera única que tiene cada autor de observar el mundo que nos rodea.

“Siempre miramos de una manera diferente, cada artista o cada creador de una forma, eso, al final, se plasma en lo que hacemos”, asegura Eva, quien nos revela también que muchas historias son su propia terapia, su manera de buscar respuestas a las cosas que ve y que siente. “Todas nacen cuando intento responderme a preguntas… siempre tienen un gran componente psicológico”. El paso del tiempo y la pérdida a la que va atada nuestra existencia son los hilos conductores de la obra; la verdad y la ausencia de artificio generan una crudeza que pone los pelos de punta.

El paso del tiempo y la pérdida a la que va atada nuestra existencia son los hilos conductores de la obra

Todas las ideas de los relatos publicados en El último cuento triste nacen de una semilla plantada en la realidad, a pesar de lo cual muchas de las historias que lo conforman tienen un alto componente de ficción. Hablando precisamente de este tema, la autora revela que, por ejemplo, dos de los relatos incluidos nacen de la que será su próxima novela. Los protagonistas de este futuro libro fueron la idea de partida para crear esas historias, en las que se planteaba más en profundidad cómo era cada uno de esos personajes que le rondaban por la mente.

Por último, además de en las habituales plataformas de venta online y de las grandes cadenas de librerías, Eva Losada Casanova nos recuerda que sus libros se pueden encontrar en dos de las bibliotecas hortalinas de referencia: la Librería Francesa El Bosque (ubicada en la calle de Añastro, 15) y la Librería Papelería Mar Negro (en la calle Mar Negro, 6).

El último cuento triste

Portada de ‘El último cuento triste’.

(Visited 152 times, 1 visits today)