Los vecinos y vecinas de Valdebebas han pedido una reunión urgente con la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid para pedir información sobre el proyecto de ampliación del Metro anunciados en los últimos meses, la prolongación de la línea 11, la nueva ‘Línea Diagonal’, que llegaría hasta Valdebebas, tras la unión de Conde de Casal con Mar de Cristal, pasando por 20 estaciones y 33 kilómetros de la zona este de la capital.

Este proyecto invalida la opción anunciada por la Comunidad de Madrid el verano pasado de dotar de servicio a Valdebebas mediante un ramal de la línea 8, que en principio ya estaba presupuestado y con fecha de funcionamiento, 2023, aunque a día de hoy la Comunidad sigue sin aprobar unos presupuestos regionales que lo respalden.

Como lamenta Mirta Veiga, presidenta de la asociación vecinal de Valdebebas, no han conseguido cita con Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad, o Ángel Garrido, consejero de Transportes, a quienes querían recordar “la cantidad de temas pendientes” que Valdebebas tiene con la Comunidad de Madrid “y que vemos cómo siguen retrasándose, todo es prometer”.

Esperan al menos reunirse con el director general de Infraestructuras de la Consejería de Transportes, para que les proporcione detalles de plazos de ejecución y ubicación exacta de las estaciones que conformarán la línea Diagonal, en su camino desde Conde de Casal hasta Valdebebas, pasando por Moratalaz, Ciudad Lineal o Barajas.

De momento, habrá que esperar hasta junio de 2021 para saber si Bruselas financia esta obra, cuyo coste estimado es de 2.000 millones de euros, a cuenta de los Fondos de recuperación Next Generation.

La ampliación de la Línea 11, cuyo coste asciende a 2.000 millones, dependerá de la financiación de la Unión Europea y no culminará hasta 2016

TRAMOS POR FASES

“Ya sabemos que la Diagonal se hará en cuatro tramos -apunta Veiga- pero queremos saber plazos y dónde irán las bocas de metro, que no las hagan tan lejos como la de Cercanías, que hay que coger el coche para llegar”. Mantienen por otra parte la esperanza de que, si se acomete la Ciudad de la Justicia con la urgencia que muestra el PP madrileño, “nos hagan el Metro antes, si no, a ver cómo piensan que van a acceder al barrio”.

Lo cierto es que, hasta ahora, por lo que explicó en la sesión de control de la Comisión de Infraestructuras regional, celebrada el 19 de febrero, el director general de Infraestructuras de la Consejería de Transportes, Miguel Núñez Fernández, en respuesta a la pregunta del diputado socialista Agustín Vinagre, lo único claro que que la Diagonal se hará por que están en “distintas fases de maduración”.

El tramo más avanzado sería el túnel de siete kilómetros que uniría Plaza Elíptica con Conde de Casal añadiendo cinco estaciones, que ya tiene proyecto terminado e informe de impacto ambiental – se aprobó en agosto, tras dos años de trabajo y una década de reivindicaciones vecinales-, mientras el tramo de Mar de Cristal-Valdebebas, de seis kilómetros, aún está “en licitación” la asistencia para el contrato de “servicios de redacción del proyecto constructivo”, aseguró Núñez, un contrato subvencionado a su vez por el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico.

En cuanto al tramo más largo, el túnel de diez kilómetros que uniría Conde Casal con Mar de Cristal, también están en redacción los pliegos para contratar la asistencia técnica. La línea al completo, según las previsiones regionales, no estaría terminada hasta 2026.

El diputado socialista Agustín Vinagre mostró su temor a que estos planes de ampliación se acometan a “golpe de anuncio electoral” en lugar de basarse previamente en estudios técnicos, a lo que el director general de Infraestructuras replicó que la línea 11 o Diagonal, sería, gracias a su conectividad, la más atractiva y con mayor potencial de la red, situando la demanda en 250.000 viajeros al día, cifras parecidas a las de la línea 10, convirtiéndola en “un verdadero eje estructurante”.

EL CENTRO DE SALUD, TAMBIÉN PENDIENTE

Por otra parte, los vecinos de Valdebebas también querían recordar al vicepresidente Aguado el compromiso de Ciudadanos de hacer un centro de salud. La presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, presentó la semana pasada sus planes para invertir en Madrid 22.300 millones de euros de estos fondos Next Generation, acometiendo 200 proyectos, entre los cuales, además del Metro, se encuentran la Ciudad de la Justicia, con un coste de 422 millones, o 18 centros de salud para 2023, incluyendo el del nuevo barrio.

Veiga apunta que la asociación ya pidió a los responsables de la Consejería de Sanidad madrileña que “reservaran unas salas para médico de familia, enfermería, pediatra y matrona” en el hospital Isabel Zendal, para atender a la infinidad de niños de este barrio joven, pero a día de hoy, con el hospital de pandemias lleno de pacientes Covid, “no tiene sentido reclamarlo, habrá que esperar a que todo esto pase”. De momento, conseguir cita para pediatría en Mar Báltico, centro de salud al que muchos vecinos de Valdebebas van, “te dan para 15 días, y está en un sitio donde es imposible aparcar”, a pesar de que en el barrio llevan ocho años pidiendo su propio centro.

Los planes de Ayuso, mientras, han vuelto a generar polémica con el gobierno de Pedro Sánchez, pues aún no se ha constituido el organismo que coordinará la inversión de los 140.000 millones de Bruselas, que dependerá del gobierno central, pese a lo cual la presidenta regional ya ha dado por aprobados el centenar de proyectos para Madrid.

(Visited 1.823 times, 1 visits today)